Mostrando entradas con la etiqueta Ningún Amor es Ilegal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ningún Amor es Ilegal. Mostrar todas las entradas

5 de diciembre de 2017

5 propuestas para acabar con la violencia machista






1. Educación en Igualdad, Diversidad, Sexualidad y Emociones. 

No sirve de nada que enseñemos a poner condones a la gente joven, si no les enseñamos a tratarse bien cuando se juntan en pareja. No sirve de nada que les enseñemos en un gráfico cómo son los genitales masculinos y femeninos, si no les explicamos que hay niñas con pene y niños con vagina. No sirve de nada que se aprendan la lista de los reyes godos si luego no saben cómo gestionar un duelo romántico y cómo separarse con amor y cariño. 

Si, los niños y las niñas necesitan aprender a respetar y a valorar la diversidad: sólo así podríamos acabar con el acoso escolar hacia las personas raras que no se adaptan a los cánones de la "normalidad" patriarcal y hegemónica: todos somos únicos y diferentes, pero tenemos los mismos derechos. Ningún amor es ilegal, y todos tenemos derecho a amar a quien queramos: sólo con estos principios podríamos acabar con la violencia hacia gays, lesbianas, personas transexuales, y gente diversa e inclasificable. 

También necesitan aprender a gestionar sus emociones: sus miedos, su rabia, su deseo sexual, su alegría y su euforia, su tristeza, su ira, sus frustraciones. No es justo que sólo les ofrezcamos una solución terapéutica cuando ya han sufrido y están sufriendo horrores: los y las psicólogas están ahí no sólo para ayudar cuando estamos viviendo situaciones dolorosas, sino para ayudar a la gente a construir sus propias herramientas y estrategias para gestionar sus sentimientos.

También es fundamental enseñar a los niños y a las niñas lo que es el feminismo y para qué sirve y la importancia de los derechos humanos de las mujeres, para ello es preciso que todas las asignaturas estén atravesadas por una perspectiva de género de manera que las mujeres que se borraron del mapa, vuelvan a estar presentes. matemáticas, políticas, gobernantes, poetisas, artistas, astrónomas, doctoras, guerrilleras, filósofas, novelistas, químicas, físicas, periodistas han de ser rescatadas del olvido para que los niños y las niñas entiendan por qué fueron borradas e invisibilizadas. 


14 de julio de 2017

El Laboratorio está en Internet





El Laboratorio del Amor está en Internet, en mi escuela on line "Otras formas de quererse". 

Ya somos 70 mujeres dentro, y me siento super orgullosa y feliz de haber creado esta comunidad internacional para trabajar el tema del amor romántico. Antes trabajaba sola, pensaba sola, escribía sola: ahora me siento super acompañada por tantas mujeres diversas. Nos acompañamos unas a otras en nuestros procesos personales, nos enriquecemos mutuamente con las reflexiones en los foros y los materiales que subimos a la Biblioteca, nos damos calorcito humano, nos empoderamos colectivamente, nos deconstruimos desde la autocrítica amorosa, desmontamos el romanticismo patriarcal, y nos inventamos juntas otras formas de organizarnos, de relacionarnos y de querernos. 

Es alucinante las relaciones tan hermosas que construimos entre nosotras: es un espacio de libertad y de confianza en el que ninguna nos sentimos juzgadas por las demás. Más bien, desnudarnos en el Laboratorio nos hace sentir menos marcianas, menos raras, y menos avergonzadas. Porque sabemos que no es fácil llevar la teoría a la práctica, que todas tenemos contradicciones, que tenemos que trabajarnos muchas cosas, que somos mujeres imperfectas y que despatriarcalizarse y aprender a gestionar las emociones no es nada fácil. 

Pero sin duda se hace mucho mejor en compañía que a solas, así que si queréis uniros a esta red de mujeres, ¡sois todas bienvenidas!

Coral

Podéis apuntaros desde cualquier país y conectaros a cualquier hora: no hay horarios fijos excepto el chat que celebramos una vez al mes en directo. 

Ahora estamos de oferta porque andamos celebrando el segundo aniversario, y he lanzado un paquete de 3 meses por 15 euros, o sea, la mitad de precio. El momento ideal para unirse a este espacio de investigación y acompañamiento con más de 70 mujeres de todo el mundo. 


Tenéis toda la información y el botón de inscripción en mi web: 


http://otrasformasdequererse.com/laboratorio-del-amor/


11 de julio de 2017

Oferta Aniversario del Laboratorio del Amor


Este mes el Laboratorio del Amor está celebrando su segundo aniversario. Más de 300 mujeres de España y Latinoamérica de todas las edades han pasado por este espacio creativo, de investigación, reflexión y acompañamiento. Es una red social y un grupo de estudio en el que hemos trabajado muchos temas bajo el lema "Lo Romántico es Político". Nuestra Biblioteca del Amor se ha llenado de materiales (entrevistas, artículos, libros en pdf, documentales, música, citas, bibliografía), hemos inaugurado un espacio de Cine-Fórum para recomendar y comentar películas y series de televisión, seguimos entrenando con nuevos ejercicios, y seguimos celebrando nuestro chat mensual en directo.
Para celebrar este aniversario, he lanzado una oferta super especial: un paquete de
 3 meses x 15 euros
Inscribirse es muy fácil y se hace en dos pasos, aquí tienes toda la info. 
¿Qué es el Laboratorio del Amor?
Preguntas Frecuentes 
Testimonios 

Esta oferta es válida hasta el 30 de julio, aprovecha y uneté a nosotras. 
¡acompañada se desaprende mejor!

28 de junio de 2017

Listado de mis privilegios desde la autocrítica feminista



1. Derecho a la educación pública y de calidad: estudié hasta los 30 años en instituciones públicas y pude estudiar una carrera universitaria y un doctorado. No pude estudiar Periodismo pero si pude estudiar Humanidades y Comunicación. Nunca tuve ninguna beca pero mis padres pudieron costearme las tasas universitarias porque en aquel entonces eran muy baratas y se permitía el acceso masivo de la clase obrera a la Universidad.

2. Derecho a la sanidad pública y de calidad: antes de que empezaran los recortes, pude ir al médico cuando enfermé. Nunca tuve que ir al hospital, siempre gocé de buena salud, pero viví en un país en el que tener pocos ingresos no ponía en riesgo tu vida. Hablo en pasado porque cuando emigré perdí mi derecho a la sanidad pública y porque ahora las listas de espera son tan largas que tienes que pagar para hacerte las pruebas fuera si no quieres morirte.

3. Derecho a una vida libre de violencianunca me han pegado, ni me han violado, ni he sufrido agresiones de ningún hombre de mi entorno, de mi pareja, ni de hombres desconocidos. Mis parejas nunca me han maltratado ni psicológica ni emocional ni físicamente. Tampoco he sufrido violencia por mi color de piel, ni mi nacionalidad, ni por no tener religión, ni por mi orientación sexual, ni por mi clase socioeconómica.

4. Derecho a comer todos los días de mi vida y a no pasar hambre. Cuando no he tenido dinero, he tenido mucha gente solidaria a mi alrededor que me ha dado de comer, y yo siempre he hecho lo mismo: grandes olladas de comida para alimentar a amigos, amigas y gente cercana.

5. Derechos sexuales y reproductivos: he tenido derecho a la educación sexual (no en la educación pública, sino en mi casa), y a los anticonceptivos. He vivido en un país donde abortar era posible aunque no lo necesité nunca. He tenido las parejas que he querido, me he juntado y me he separado cuando he querido, he probado todas las formas de relación y de amor que me ha apetecido, sin tener que esconderme, sin sufrir violencia en mi familia o en la calle por emparejarme con hombres y mujeres. He sido madre cuando he querido, nadie me lo ha impedido, nadie me ha obligado a serlo, y no he tenido que separarme de mi bebé ni pedir a nadie que me lo cuide, me siento muy privilegiada porque puedo cuidarlo junto con mi compañero ya que trabajo en casa.

6. Derecho a una vida libre de discriminación: la única discriminación que he sentido en la vida ha sido por ser joven, y por ser mujer. Me he sentido tratada como una niña, me he sentido acosada en la calle, en bares y discotecas, y en el entorno laboral. He trabajado mucho gratis a gente que se ha aprovechado de mí, todos hombres que me han prometido mejores condiciones en el futuro hasta que me he hartado. He tenido que aguantar mucho baboso asqueroso en mi vida laboral, tanto en España como en Costa Rica, de gente que tras recibir mi cv me llamaba para ofrecerme un contrato: me sacaban de la oficina para invitarme a un café, e insinuarse, y en esos momentos yo no tenía herramientas para entender que es mejor morirse de hambre que aguantar a este tipo de gentuza. Mi color de piel y nacionalidad me han puesto las cosas muy fáciles en muchos sitios, excepto con gente que odia a las personas que nacen en países desarrollados y de tradición colonialista, y gente que odia o desprecia a las personas blancas porque las considera opresoras. 

7. Derecho a trabajar y recibir un salario: empecé a trabajar a los 18 años mientras estudiaba. Todos mis trabajos han sido extremadamente precarios, incluso los de universidades y organismos internacionales. He sido cajera de supermercado, he repartido publicidad en la calle, he pintado las rayas de las sendas montañeras, he vendido cerveza y mojitos en los conciertos y las manifestaciones, he sido profesora de inglés y ciencias sociales, he sido cocinera en una cadena de comida basura, he sido actriz de teatro y cortometrajes, he sido profesora de teatro infantil, he trabajado en dos editoriales, y siempre sin contrato, sin seguro social y con salarios de mierda, excepto en el supermercado, época en la que fui mileurista. He sufrido todo tipo de abusos por parte de mis contratadores: me pagaban tarde y mal, me pagaban cuando querían, o no me pagaban: una empresa se esfumó en el aire y nos dejó a todos sin tres meses de salario, pero no podía denunciar porque no tenía contrato ni recursos para meterme en juicios. No tendré jubilación jamás porque apenas he cotizado en la seguridad social.

8. Derecho a la libertad de expresión, de reunión y asociación, derecho a la huelga: he nacido en un país en el que he podido manifestarme con libertad y he podido trabajar en movimientos sociales y políticos sin miedo a morir. Si que he tenido miedo a ser detenida pues en varias ocasiones he tenido a la policía encima y he tenido que correr cuando había cargas policiales para disolver las manifestaciones. En mi país se tortura a gente y he tenido la suerte de no ser torturada, ni golpeada, ni detenida de forma arbitraria.

9. Derecho a viajar y a emigrar: mi pasaporte español me permite viajar sola o acompañada a casi todos los países del mundo. Con 34 años emigré a Costa Rica y tuve el privilegio hacerme pasar por turista. Salía y entraba cada 3 meses del país. Solo en dos ocasiones las autoridades me humillaron tratando de entrar. Debido a mi origen español, no he sufrido apenas xenofobia, aunque siempre te encuentras gente que te acusa de llegar "a robarle el trabajo a los de aquí", o que te considera una colonizadora que viene a robar el oro del país. No he podido trabajar en el país durante tres años en los que estaba de ilegal, pero mi compañero me mantuvo durante todo el tiempo, monté mi propia escuela on line sobre amor y feminismo, y he podido hacer pequeñas colaboraciones en algunas instituciones costarricenses.

10. Derecho a techo: estuve okupando durante cinco años de mi vida en edificios comunitarios y fuimos desalojados por la policía. Luego he podido alquilar pisos con más gente hasta que me fui del país. En Costa Rica he podido hipotecarme y comprarme una casa: el banco nos consideró, a mi compañero y a mí, sujetos aceptables para comprar una casa y endeudarnos de por vida.

11. Derecho a no sufrir violencia obstétrica: disfruté de una buena atención durante todo mi embarazo, parto y postparto, y un excelente trato humano. Mi privilegio consistió en pedir prestado dinero para poder parir en un hospital privado en el que me permitieron intentar el parto natural, pude imponer mis condiciones,  y no me separaron de mi bebé al nacer.

12. Derecho a la libertad de movimientos, y a la libertad de elección: mi libertad siempre se ha visto limitada por mi necesidad y mi precariedad permanente. Pero soy privilegiada porque actualmente me gano la vida en lo que me gusta: escribir y comunicarme, aunque no sea autónoma aún. He pasado (mucho) miedo al volver a casa por las noches durante años, pero nunca quise renunciar a mi derecho a moverme con libertad por la calle. Me atracaron dos veces, sin agresión física por parte de los asaltantes. Puedo viajar sola sin problemas por muchos países, y lo disfruto mucho. Aguanto el acoso callejero como todas las mujeres de este planeta (a ratos con rabia profunda, a ratos con dolor, a ratos con resignación), y desde que vivo en Costa Rica no puedo caminar sola de noche por las calles. Por el día, sufro riesgo de sufrir acoso sexual (como todas) y a morir atropellada porque no hay aceras ni semáforos ni pasos de cebra en mi barrio, lo que limita mi libertad de movimientos.

Estos son, creo, todos los privilegios que he tenido y tengo. Los he planteado desde la perspectiva de los derechos humanos fundamentales, porque creo que comer o ir a la Universidad son derechos fundamentales, no privilegios que sean necesario abolir o renunciar a ellos.

Como creo que todo el mundo debería poder tener los mismos derechos, lucho día a día contra la discriminación, la desigualdad, la violencia y todas las formas de odio que perpetúan el fascismo, el machismo, la xenofobia, el clasismo, el racismo, la homolesbotransfobia, etc.

Probablemente me dejo unos cuantos privilegios o derechos en el tintero, son bienvenidos todos los aportes que alimenten esta lista de privilegios basados en las etiquetas con las que me definen: "blanca", "hetera", "cisexual", "europea", etc. 

Yo me siento más identificada con otras etiquetas como: “obrera”, “migrante”, “mujer que lucha”, “honesta”, “solidaria”, “trabajadora”, “comprometida”. Supongo que porque las etiquetas anteriores me sitúan en el grupo de las malas, y no me gusta que me definan desde esas dicotomías patriarcales según las cuales hay feministas opresoras que se dedican a oprimir a otras feministas a diario. 

Ahora que está de moda lo de competir a ver quién está más oprimida, en lugar de señalar a la estructura económica, política, social, etc, se etiqueta, se clasifica, se jerarquiza y se culpa a las compañeras. Se las señala con nombres y apellidos para que todo el mundo sepa quienes son. Yo me he atrevido a criticar estos concursos y he recibido mucho desprecio por parte de algunas compañeras. Por eso he escrito este listado para copipegarlo todas las veces que me regañen porque no me paso el día enumerando mis privilegios y no hago autocrítica. 

En mi vida personal y en mi grupo de trabajo feminista el Laboratorio del Amor, me trabajo los patriarcados que me habitan día a día, porque creo que ninguna de nosotras estamos libres de patriarcado, ni las bisex, ni las heteras, ni las lesbianas, ni las personas trans, ni la gente queer: todes tenemos que trabajarnos muchas cosas, porque vivimos en una cultura patriarcal que también impregna a la lucha feminista en sus formas de organizarse y relacionarse. 

Los discursos de odio no son exclusivos del machismo y la misoginia: están por todos lados, brotan en todos los sitios a diario, desde todos los frentes: hacia el enemigo, y hacia las propias compañeras de lucha. 

No me identifico como opresora y siento mucho que a algunas compañeras feministas les moleste, pero no me considero una persona violenta, ni explotadora, ni abusadora, y no me relaciono en base a jerarquías ni alimento luchas de poder con la gente.

Me solidarizo con las mujeres y la gente que sufre más opresiones, más violencia y discriminación que yo. Trato de combatir las opresiones que yo no sufro desde donde estoy, trato de apoyar y ayudar en lo que puedo, intento dar lo mejor de mí en mi día a día, en la interacción con todas las humanas con las que me cruzo a diario.

Me niego a considerar opresoras a las personas que disfrutan de más privilegios o más derechos que yo. Para mí las mujeres feministas son mis compañeras de lucha, y los hombres feministas son mis compañeros de lucha, y no me siento ni por encima ni por debajo de nadie: yo sólo sé relacionarme horizontalmente, y organizarme en redes.

Trato de ser honesta, solidaria, sensible, y coherente con mi discurso, mi forma de pensar, mis sentimientos, mi comportamiento, mis ideas, y mis acciones. A veces me equivoco porque soy imperfecta y humana, pero me lo trabajo para ser una buena persona. Trato de llevar la teoría a la práctica, de despatriarcalizarlo todo, de desaprender, desmitificar y desmontar el patriarcado en mi día a día.

Creo en el compañerismo feminista, en la sororidad y la solidaridad, en el trabajo en equipo, y creo que unidas somos mucho más fuertes. Creo que hay que evitar el odio y apostarle al amor y a la ternura social. Creo que otras formas de quererse, de organizarse y de relacionarse son posibles, y por eso trato de aportar lo mejor de mí para crear mucho amor del bueno, amor compañero, amor feminista y libertario.

Coral Herrera Gómez 

12 de junio de 2017

Consultorio Sentimental en Revista Cáñamo



Desde hace un año llevo un Consultorio Sentimental en la Revista Cáñamo, y ya tenemos lista la versión web con un formulario para que envíes tus preguntas. Si dejas tu mail, te envío la respuesta a tu correo antes de publicarla:

https://www.canamo.net/cultura/consultorio-sentimental

28 de marzo de 2017

La deconstrucción del amor romántico: cada vez somos más

Me hace muy feliz ver que el tema del amor romántico se ha puesto de moda, que cada vez hay más gente pensando, hablando y escribiendo sobre ello. Me encanta que ya no se considere parte del ámbito privado de cada cual y que por fin se vea que lo romántico es un tema social y político. Aún recuerdo la sorpresa con la que la Academia recibió mi deseo de estudiar el amor romántico en el año 2000 para mi investigación doctoral, y lo importante que fue para mi, al terminarla, poder convertir mi tesis feminista en un libro y compartir mis ideas en un blog que pudiese leer todo el mundo. 

Porque lo que yo quería era sacarla a la calle, y fabricar colectivamente herramientas con las que poder sufrir menos y disfrutar más del amor. Hoy recibo cientos de mails de estudiantes de master o doctorado que están investigando sobre el tema, feministas y activistas LGBTIQ que lo trabajan en sus asambleas, movimientos sociales y políticos que se sienten atraídos por la idea de que hay otras formas de quererse y organizarse. 

Creo que lo estamos logrando: somos cada vez más trabajando en la deconstrucción del romanticismo, en la tarea de separar amor y sufrimiento, de liberar al amor del machismo, y de buscar fórmulas para querernos bien y para inventarnos otras formas de relacionarnos afectiva, sexual y sentimentalmente.

#QuererseBien #OtrasFormasDeQuererse #NingúnAmorEsIlegal #LoRománticoEsPolítico 

6 de marzo de 2017

Feminismo sin etiquetas, ni dicotomías, ni jerarquías

No sé a quién se le ha ocurrido etiquetar a la gente monógama como reaccionaria y a la gente poliamorosa como subversiva y feminista. Cualquier dicotomía es patriarcal: cis-trans, hetero-lesbiana, poliamorosa-monógama. La poliamoría puede ser tan patriarcal o más que la monogamia. 

Ser cis no te convierte en machista. Las lesbianas pueden ser tan patriarcales o más que las heteros. 

Ser feminista no tiene que ver con tu orientación sexual, ni con tus apetencias, sino con tu capacidad para ser coherente, para ser honesta, y para llevar la teoría a la práctica. 

Despatriarcalizarse es un trabajo personal y colectivo que puede hacer todo el mundo, y consiste precisamente en no juzgar a las demás ni utilizar etiquetas para discriminar a la gente por su origen, nacionalidad, color de piel, orientación sexual o por su forma de amar. 

Ser poliamorosas no nos hace más modernas ni más transgresoras, ser lesbianas no nos quita automáticamente la educación patriarcal que hemos recibido ni el pensamiento binario con el que entendemos el mundo y nos relacionamos con los demás. 

El feminismo consiste precisamente en poder liberarnos de las etiquetas, las dicotomías y las jerarquías que establecen quién es mejor, quién trasgrede más, quién es más o menos feminista o qué modelo amoroso es el más subversivo. 

Vamos a liberarnos de estas nuevas opresiones, vamos más allá de las etiquetas.

15 de febrero de 2017

Que viva el amor compañero y el compañerismo amoroso

El capitalismo patriarcal nos quiere celosas, monógamas, posesivas, amargadas, miedosas,
 con complejos e inseguridades, y sumergidas en las guerras románticas. Pero el amor se
puede despatriarcalizar, descapitalizar, deconstruir, desmitificar, colectivizar y re-inventar,
y además tiene un hermoso y noble potencial revolucionario escribe, Coral Herrera.
“Somos cada vez más las que estamos apostando por el amor solidario y por el amor
compañero”, añade.
Aquelarre de osas. / Emma GascóAquelarre de osas. / Emma Gascó
Aquelarre de osas. / Emma Gascó
Publicado en Pikara Magazine

Somos cada vez más las personas que creemos que otras formas de desearse y amarse son posibles, el amor se está poniendo de moda: ya no es un asunto del que avergonzarse, ya por fin la gente entiende que no es un asunto tuyo que pertenece a la esfera de tu intimidad y privacidad. Es un asunto colectivo: lo romántico es político. Aprendemos a amar a través de la familia, la socialización, y la educación. Nos meten el romanticismo patriarcal en vena a través de la cultura: con mitos, estereotipos y roles sublimados nos explican qué es lo anormal y qué es lo normal, cómo son las mujeres y cómo son los hombres, y cómo se relacionan entre ellos.
Nuestra cultura es patriarcal, nuestra forma de relacionarnos es, pues, patriarcal. La ideología de la construcción social y cultural del amor es patriarcal y capitalista, por eso amamos todos así, y no de otra manera. La buena noticia es que el amor se puede despatriarcalizar, descapitalizar, deconstruir, desmitificar, colectivizar y re-inventar, y además creo que tiene un hermoso y noble potencial revolucionario.
En un mundo en el que la gente está presa del miedo y el odio, amarse es una forma de resistencia frente a la barbarie. Es el único remedio para luchar contra la soledad del individualismo, y es la única cura posible ante las enfermedades de transmisión social (homofobia, lesbofobia, transfobia, xenofobia y racismo, misoginia, machismo, clasismo, gordofobia, etc.).o, somos muchas los que seguimos deseando alcanzar la utopía colectiva, aquella en la que todos nos salvamos creando redes de cooperación y ayuda mutua.



Seguir leyendo: 
- See more at: http://www.pikaramagazine.com/2017/02/que-viva-el-amor-companero-y-el-companerismo-amoroso/#sthash.Jupt17aZ.dpuf

22 de diciembre de 2016

Foros del Laboratorio del Amor



En el Laboratorio del amor trabajamos muchos temas y en todos mezclamos lo personal con lo teórico, porque creemos que lo romántico es político, es decir, que podemos desmitificar, desaprender y despatriarcalizar el amor, e inventarnos nuevas formas de querernos. A nosotras mismas, a nuestras parejas, y a nuestra gente. Nuestro objetivo es fabricar colectivamente herramientas que nos ayuden a llevar la teoría a la práctica, a ser realistas, a elegir buenos compañeros o compañeras, a hacernos la vida más fácil y más bonita.

Los foros que tenemos abiertos en estos momentos son:

- Autoamor y autoestima
- Los celos.
- ¿Te estás enamorando?
- La poliamoría y los polidramas.
- Ligar en tiempos de Internet
- La convivencia en pareja.
- El sexo en la pareja.
- Desamor y rupturas
- Dinero y amor.
- Cómo aprendí a amar: amor y familia.
- Violencia y malos tratos en la pareja.
- Infidelidades (propias y ajenas).
- Las solterías y las soledades.
- Autoboicot y autocastigo
- Micromachismos y macromachismos.
- El Ego romántico.
- Relaciones con narcisos, marichulos y psicópatas.
- ¿Son mejores las relaciones entre nosotras?
- Amar sin miedos
- Termómetro del amor
- Maternidades
- Espiritualidad, energías, y feminismoç
-Mindfullness
- Herramientas para disfrutar más del amor




También tenemos un Foro de Acompañamiento en el que nos contamos las batallas del dia a día, los ligues, los enamoramientos, las separaciones... es nuestro espacio más personal, el lugar en el que compartimos alegrías y penas, nos escuchamos y nos apoyamos, nos damos buenos consejos, nos acompañamos, nos reímos y lloramos. Es un espacio de confianza, sororidad y amor del bueno en el que vamos pensando el amor a la vez que lo vivimos, y en el que no nos sentimos tan raras al escuchar a las demás.

Somos mujeres muy diversas de todas las edades y países. Heteros, lesbianas, bisexuales, casadas, solteras, monógamas, poliamorosas, ilusionadas y desengañadas, y a todas nos une el deseo de sufrir menos, y disfrutar más del amor.

Nos reunimos una vez al mes para chatear en directo, y tenemos una Biblioteca del Amor con muchos recursos (libros, videos, artículos, documentales, reportajes, entrevistas, etc) para estudiar el amor romántico.




Si decides unirte a nosotras, ¡eres bienvenida!

Más info e inscripciones en mi web:



15 de diciembre de 2016

El Laboratorio del Amor





El Laboratorio del amor es una red social y una plataforma de formación continua en torno a los estudios sobre el amor, un espacio para reflexionar individual y colectivamente sobre nuestra cultura amorosa bajo el lema "Lo romántico es político" y con la filosofía basada en la idea de que "Otras formas de quererse son posibles"
El Laboratorio, coordinado por Coral Herrera Gómez,  es una red social para gente diversa: somos mujeres de todas las edades, nacionalidades, profesiones, orientaciones sexuales y a todas nos une el deseo de sufrir menos, y disfrutar más del amor. Trabajamos desde una perspectiva crítica, para analizar y desmontar nuestra cultura, para elaborar conjuntamente una ética amorosa basada en el buen trato, en la igualdad y la libertad, en el compañerismo y las redes de cuido y apoyo mutuo.
Actividades 
Chat
Todos los meses tenemos un chat mensual en directo con un tema específico, y también tenemos un chat de acompañamiento para compartir las experiencias personales con las compañeras. Lo activamos cuando necesitamos desahogarnos, cuando tenemos dudas, cuando nos entran ganas de pecar, cuando nos de el bajón, cuando nos invada el miedo, cuando necesitemos un hombro sobre el que llorar las penas, cuando queramos desdramatizar y tener otros puntos de vista, cuando necesitemos echarnos unas risas o pedir consejo.  
Cine- Fórum
Una vez al mes nos reunimos para ver una película y comentarla, compartimos con las compañeras las películas que más nos gustan, y analizamos juntas los mitos románticos que hay en ellas. 
Foros
Foros del Laboratorio: son foros temáticos en los que charlamos y compartimos material para estudiar y analizar juntas: la poliamoría y las relaciones abiertas, los celos, la sexualidad en pareja, los micromachismos en pareja, historias con finales felices, el amor y el feminismo, las infidelidades,  las dependencias, las contradicciones, las nuevas masculinidades, espiritualidades feministas, dimensión económica de la pareja, solterías... y una caja de herramientas para llevar la teoría a la práctica.   
Foro de Acompañamiento: es el espacio más íntimo en el que compartimos nuestras vivencias personales, nuestro día a día, buenas y malas noticias... nos escuchamos unas a otras, nos acompañamos y nos damos consejos. 
Ejercicios: es como el gimnasio en el que nos entrenamos, un espacio de trabajo individual que compartimos con las demás compañeras. 
Además tenemos una Biblioteca del Amor con muchos recursos (artículos, libros en pdf, videos, reportajes, audios, documentales, entrevistas, canciones, etc) y un Blog para compartir nuestros textos y producciones artísticas o intelectuales: poemas, ensayos, relatos, microcuentos, videos, canciones, ilustraciones, fotografías, collages, blogs o webs.... es el espacio para expresarnos y para compartir nuestras creaciones y nuestro trabajo.   


30 de noviembre de 2016

Sexualidad Queer: gente "rara" y amores diversos



Este artículo forma parte de la Revista del Instituto de la Juventud de EspañaINJUVE, en la que encontraréis material didáctico para trabajar con gente joven el tema de las identidades, las TIC, lo queer y la sexualidades diversas. 

Mi aportación es el capítulo 4 que podéis leer y descargar aquí: 

Sexualidad Queer, de Coral Herrera


25 de septiembre de 2016

Se vive mejor sin religiones del amor


En el trabajo que llevo a cabo con mujeres de toda España y América Latina en el Laboratorio del Amor, trabajamos mucho el tema de las nuevas formas de querernos, y en concreto hablamos mucho de las relaciones abiertas, el anarquismo relacional, la agamia,y el poliamor. Algunas lo están disfrutando mucho, especialmente las que ya eran poliamorosas antes de leer sobre el tema, las que nunca disfrutaron  en relaciones cerradas con pactos de fidelidad rígidos, las que se han atrevido por fin a relacionarse como siempre habían soñado: sin miedos, sin culpas, sin normas ajenas.
Sin embargo, muchas otras están llevando a cabo un esfuerzo titánico para convertirse en poliamorosas, y se preguntan si este esfuerzo merece la pena. Unas han llegado a la poliamoría de la mano de sus parejas masculinas, y otras han  llegado leyendo y debatiendo con amigas o en asambleas o foros virtuales. Sin darnos cuenta, casi todo el mundo mitifica la poliamoría como la práctica amorosa ideal que acabará con el sufrimiento, las mentiras, las peleas, las luchas de poder, la infidelidad, la violencia romántica.. y sin embargo al vivirlo nos damos cuenta de que las nuevas religiones del amor pueden ser tan tiranizantes como las antiguas. 
Casi todas coincidimos en que la fase teórica es lo mejor: hablar sobre relaciones abiertas es liberador y transgresor, y no es difícil entusiasmarse con esta forma de amar que nos liberará del patriarcado para siempre. Lo difícil es llevar la teoría a la práctica, porque la mayor parte de nosotras carecemos de herramientas para gestionar nuestras emociones: no nos han enseñado a manejarlas, y no podemos obligar al cuerpo a no sentir. Se  requiere de mucho tiempo y entrenamiento para cambiar nuestras estructuras emocionales: no se pueden borrar siglos de patriarcado de un plumazo.
Lo ideal sería encontrar la fórmula mágica para convertirnos en poliamorosas de la noche a la mañana, pero eso se les da mejor a los chicos, que llevan siglos simultaneando relaciones y ahora pueden hacerlo a la luz del día, sin mentir, sin sentirse culpables y sin miedo a que les descubran. 
En nuestro análisis colectivo hemos descubierto que la poliamoría puede ser tan patriarcal (o más) que la monogamia, y que por lo tanto la poliamoría tiene que ser feminista para que sea revolucionaria, y para que podamos disfrutarla nosotras también. Durante siglos y siglos hemos tenido que reprimirnos, mentir y jugarnos la vida para poder tener varios amores. Cuando nos han descubierto, los castigos han sido, y siguen siendo en muchos países del mundo, extremadamente crueles: se nos etiqueta como adúlteras, y luego se nos dilapida, se nos quema vivas o se nos tortura hasta la muerte.  
En el mundo desarrollado, sin embargo, ahora la imposición viene del lado contrario: lo que mola y lo que se lleva ahora es ser poliamorosa, y si no lo eres puedes ser etiquetada como una antigua, una conservadora o aún peor, una mujer machista que no se abre a las tendencias más "transgresoras". 
Como la mayoría quiere evitar estas etiquetas, nos adaptamos a las modas del amor y muchas veces nos machacamos tratando de seguir con fidelidad los nuevos esquemas y modelos amorosos. Lo hacemos para que la manada y la tribu nos acepten, pero también para que nos quieran y nos elijan como pareja. 
Sin embargo, someternos a las nuevas normas duele, porque no es nada fácil hacer la transición desde el romanticismo tradicional y monógamo al romanticismo poliamoroso y abierto. De hecho, puede llegar a ser una tortura que nos machaca la autoestima y la salud emocional, porque no toda la gente que practica el poliamor sigue una ética poliamorosa. Hay mucha gente cruel que miente, que no cuida a sus compañerxs, que hace daño para alimentar su Ego, que jerarquiza y minusvalora a sus amantes para reafirmarse y demostrar su poder y su capacidad de seducción.

Pensando sobre todo esto, nos dimos cuenta de que entonces es fundamental cuidarse a una misma, no permitir que nadie nos haga daño, no traspasar los límites propios, no tener miedo al "qué dirán". Es importante, pactar con una misma, respetar los acuerdos, conocerse bien, saber qué es lo que nos hace bien y lo que no, y querernos tanto como queremos a las personas con las que nos relacionamos. Es importante, también, tener la libertad para cambiar de opinión, para atrevernos o para quedarnos donde estamos: el poliamor no es la salvación, ni es la solución a todos los problemas del amor patriarcal. 
Otra conclusión a la que hemos llegado juntas es que la monogamia es una forma de relacionarse como otra cualquiera y que forma parte de la diversidad sexual y amorosa. Es decir, la monogamia ha de ser una opción libre que cualquiera de nosotrxs pueda elegir. Finalmente, sucede lo mismo que con la poliamoría: la monogamia ha de ser igualitaria, feminista y diversa. 
Todos los modelos amorosos se pueden desmitificar y despatriarcalizar.  En el Laboratorio vamos viendo que no merece la pena sufrir ni sacrificarse para alcanzar el paraíso del poliamor. Al mundo de las relaciones abiertas se ha de llegar disfrutando, sin imposiciones externas o internas, sin mitos ni normas que nos obliguen a adaptarnos al modelo hegemónico poliamoroso. 
Lo bueno de la poliamoría es que podría llamarse de otra manera, y puede vivirse y practicarse como a una le apetezca, de la manera en que a una le convenga, customizando o personalizando la experiencia como deseemos. Esto es practicar el feminismo desde una misma: sentirse libre para elegir, para entrar o salir, y para construir nuestros vínculos desde donde queramos.  
Hemos descubierto que no hay que culpabilizarse si una no es tan poliamorosa como las demás, que no pasa nada si no podemos tener varias relaciones a la vez, que no tenemos porqué torturarnos reprimiendo las emociones o tratando de disimularlas pensando en que nos van a juzgar y a etiquetar con los términos más abyectos (antiguas, mojigatas, estrechas, conservadoras, reaccionarias, patriarcales).
Hay que ser valienta y no tener miedo a las opiniones de la gente. Lo que de verdad es transgresor es disfrutar de tu vida sin pensar en los demás, sin seguir las modas, sin someterse a normas ajenas. Para las chicas del Labo, al final lo importante es sufrir menos, y disfrutar más del amor. 

Si sufres tratando de adaptarte a un nuevo esquema, no merece la pena hacer tanto esfuerzo: es legítimo intentarlo y abandonar, es legítimo probar otras formas de quererse, y es válido negarse a someterse a las nuevas o a las antiguas religiones del amor
Es importante reivindicar nuestro derecho a ser poliamorosas y a dejar de serlo cuando nos apetezca, pues nunca somos las mismas, cada pareja es un mundo, cada etapa de nuestras vidas es diferente, y lo que te apetece en un momento puede no apetecerte en otro. 
Por eso la etiqueta "poliamorosa"  debería ser como una prenda de vestir: me la pongo o me la quito cuando me apetezca, y no soy mejor o peor persona. Sigo siendo estupenda amando de una manera o de otra: lo importante es sentirnos completamente libres a la hora de relacionarnos y de construir nuestros vínculos con lxs demás.
Lo mismo sucede con la heterosexualidad: si es lo que me sale del coño y del corazón, no me hace menos feminista el amar y follar con hombres deliciosos. Si no es impuesta, la heterosexualidad es una opción tan transgresora como otra cualquiera: las lesbianas no son más feministas que las heteros. 
Quien esté libre de patriarcado, que tire la primera piedra. El patriarcado afecta lo mismo a gays, trans, lesbianas y heteros, por eso es tan importante hacer autocrítica amorosa continua, y por eso es tan importante cuestionar cualquier estructura amorosa, emocional, sexual y sentimental.
Todas las religiones y modas del amor pueden ser analizadas, repensadas, desmitificadas, despatriarcalizadas y desmontadas. La poliamoría es una liberación y un espacio de gozo para la gente poliamorosa, pero puede ser un infierno para la gente que no lo es. Por eso hay que probar y ver cómo nos sentimos, si es o no para nosotras, si nos apetece quedarnos un tiempo o para siempre, si nos sentimos nosotras mismas, si estamos a gusto, si tenemos la suerte de encontrarnos con gente linda en el proceso. 
Lo esencial para amar con alegría es poder ir más allá de las etiquetas, no arrodillarnos frente a las religiones del amor (las tradicionales o las nuevas), y sentirnos libres a la hora de elegir con quién y cómo queremos amar. Esto es el feminismo diverso: poder construir la estructura amorosa que queremos cada una, porque todas las formas de quererse son igual de válidas. Lo importante es vivirlas libremente y poder disfrutarlas.
Coral Herrera Gómez

Si quieres saber más sobre el Laboratorio del amor, visita mi web: 
laboratorio del amor final - TEXTO 3

1 de abril de 2016

El amor te cambia la vida: el mito romántico de la transformación mágica






Uno de los mitos románticos más potentes de nuestra cultura patriarcal es la idea de que la magia del amor nos cambia la vida, nos salva de todos los males, y nos soluciona los problemas. El amor convierte a los sapos asquerosos en príncipes azules,  deshace el hechizo a las bellas durmientes, rescata de su encierro a las muchachas, transforma a la criada que limpia chimeneas en una princesa,  y en su versión moderna, convierte a periodistas también en princesas.

El mensaje que nos lanzan las historias de Blancanieves y Cenicienta, por ejemplo, es que el amor te libera de las tareas doméstica, del abuso de madrastras malvadas y enanitos tiranos, de la pobreza y la explotación del mercado laboral. Sólo tienes que saber esperar y confiar ciegamente en que un día el amor llamará a tu puerta y te cambiará la vida. 




El amor convierte a los malos en buenos, como por ejemplo, la Bestia, que es un secuestrador y un maltratador cuyo corazón se va ablandando gracias al amor de la Bella. Él es un monstruo, pero la ternura de ella le convierte por fin en un apuesto príncipe azul. El ogro se libera de su maldición, deja de ser un amargado, abandona su agresividad y su violencia, y se casa con la chica linda que ha sido capaz de aguantar los malos tratos y la privación de libertad por su inmensa capacidad para amar. 

13 de noviembre de 2015

¿Cómo es el Laboratorio del Amor?



¿Quién quiere ver el Laboratorio por dentro? 

Me acabo de grabar un vídeo casero para enseñaros las entrañas de nuestra plataforma, nuestros foros, nuestro blog, la Biblioteca del Amor... 

y animaros a todas a uniros a nuestro espacio para compartir los procesos individuales con mujeres de todos los países que también creen que otras formas de quererse son posibles, y que se puede sufrir menos, y disfrutar más del amor:








Más info e inscripciones en mi web: 


12 de noviembre de 2015

Conferencia en México: La construcción sociocultural del amor romántico desde una perspectiva Queer. Coral Herrera Gómez



Aquí tenéis el audio de mi conferencia en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, México, impartida el día 19 de Octubre de 2015. Fue la conferencia magistral con la que se abrió el VI Congreso Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, 
 un poco más abajo tenéis el texto completo para descargar o leer on line: 





6 de noviembre de 2015

¿Cómo amamos las feministas?



¿Cómo amamos las feministas? Todos los primeros de mes imparto una videoconferencia y luego hacemos un chat grupal en el Laboratorio del Amor, esta vez tocó hablar del tema de cómo amamos las feministas, y cómo nos relacionamos con los hombres y las mujeres, en el entorno laboral, en el familiar, en el social... aquí os dejo el vídeo que grabé sobre el tema por si os apetece verlo y opinar. 

Si quieres unirte al Laboratorio con nosotras, participar en el chat grupal y en los foros, y ver más vídeos de Coral, puedes inscribirte aquï: 



http://otrasformasdequererse.com/







Uneté al Laboratorio del Amor 
por 100 euros al año o 9.95 euros al mes

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en la Escuela del Amor

Regalate un curso en la Escuela del Amor
Visita mi tienda de regalos

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier aportación a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *