23 de junio de 2021

Cómo me trabajo el arte de la no violencia


Yo no voy al gimnasio, pero entreno todos los días. Una de las cosas que más me trabajo es el arte de la no violencia. Cuando me enfado, cuando me invade la ira o la rabia, me cuido en tres niveles: 

-cuido la emoción para no hacerme daño ni hacer daño a nadie, 

-cuido mis palabras y mi forma de expresarme, 

-cuido el trato contra las personas que me enfadan o que me caen mal. 

Soy consciente de que yo no puedo gustarle a todo el mundo, y que no todo el mundo opina como yo, pero sí puedo exigir que me traten bien y no me hagan daño. 

Y al revés: no tengo derecho a tratar mal a nadie sólo porque yo sienta rechazo o emociones negativas hacia esa persona. 

Mi entrenamiento consiste en: 

- Tomar conciencia del dolor que siento o que puedo hacer sentir a los demás, 

-Evitar darle un tono de desprecio a mis palabras, evitar los ataques personales, los insultos, las burlas, los sarcasmos, y las humillaciones. 

- Uso los mejores argumentos que tengo para defender mi postura, y cuido el tono y el volumen de mi voz. 

-Si la otra persona empieza a atacarme e insultarme, me retiro de la conversación. Jamás me pongo a su altura, jamás intento machacar a la otra persona, aunque pueda hacerlo, porque no soporto la violencia. Ni la mía, ni la de los demás. 

-Jamás me subo al ring cuando me invitan a pelear. Esta postura no violenta le pone muy furiosa a la gente violenta: no hay nada más frustrante que intentar obligar a alguien a subirse al ring, y quedarse solo pegando puñetazos al aire.

-No malgasto mi tiempo en defenderme, porque no quiero entrar en el terreno al que quiere llevarme la otra persona.

- Tomo conciencia del daño que me hace a la autoestima y mantengo el ego a raya para que la emoción no me lleve al ring. 

-Lo importante es que las palabras no me revuelvan por dentro, porque lo que busca la persona violenta es una reacción emocional fuerte

- No me lo tomo a lo personal cuando me invitan a subirme al ring. Me digo a mí misma que el problema no soy yo, porque si yo no acepto, se aburren y buscan a otra persona. 

-Solo converso con gente que tiene el nivel suficiente para hablar sin agredir y sin hacer daño, y con gente que conversa para aprender y para disfrutar. 

-Utilizo el método de la autocrítica amorosa para identificar las violencias y los patriarcados que me habitan, y soy consciente de que la mayor parte de la gente no se identifica como violenta, ni identifica el maltrato psicológico y emocional como violencia. 

-Mi postura política ante el mundo como mujer feminista y pacifista es el NO a la guerra. 

No quiero sufrir ni ejercer violencia. 

No me gusta pelear, no soporto que me ataquen, y jamás participo en ataques colectivos. 

Me lo trabajo mucho porque quiero ser consecuente con la filosofía de los cuidados, del quererse bien, y de los buenos tratos que promuevo en mis libros y mi blog. 

La verdad que no es fácil cuidar las palabras y no caer en provocaciones, pero en las redes sociales podemos entrenar a diario. Yo he sufrido dos o tres ataques muy fuertes en redes sociales y desde entonces me auto censuro mucho y cuido mucho mis palabras, y j

También es fundamental, para entrenar, hacerlo en buenas compañías: yo practico con mis compañeras del Laboratorio del Amor cada día. Así no me siento tan rara, ni tan sola buscando la manera de ser asertiva y de evitar la violencia.  

Desde que trabajo el arte de la no violencia tengo más tiempo libre y más energía para mí, y para trabajar en las herramientas que necesitamos para tratarnos bien y para dejar de normalizar la violencia. 

Mi sueño es que algún día podamos aprender el arte de la no violencia, el arte del quererse bien y el arte de los buenos tratos en la escuela, y ahí es donde pongo las energías. 

Me ayuda mucho pensar que no estoy sola en esto, y cada vez somos más las que queremos trabajar en #elartedelanoviolencia #elartedequerersebien #elartedelosbuenostratos 

Coral Herrera Gómez

22 de junio de 2021

La doble vida de los hombres: ¿cómo nos afecta a las mujeres?



La doble vida de los hombres es perjudicial para todas las mujeres, pero a quienes más afecta es a las mujeres más vulnerables de nuestra sociedad: las víctimas de la trata y la esclavitud sexual. 

Las infidelidades masculinas son una forma de violencia machista, sólo que hasta ahora el patriarcado ha justificado la doble vida de los hombres con la doble moral que nos culpa a nosotras, y les disculpa a ellos. Nos ha hecho creer que nosotras no tenemos necesidades sexuales y que en todo caso, tienen prioridad las de ellos: su "desmedido" apetito sexual hace inevitable que necesitemos una reserva de sirvientas sexuales porque, nos dicen, si no existieran ellas, nosotras sufriríamos violaciones a todas horas. 

Sin embargo, ahora sabemos que el apetito sexual es el mismo en mujeres y hombres, que los hombres no son violentos por naturaleza, y que las violaciones no tienen tanto que ver con el deseo sexual como con el poder y la dominación.  

La monogamia no es un pacto entre parejas, es un mito para tenernos controladas a las mujeres, y es una ficción colectiva en la que participamos todos y todas. Frente al mito, la realidad: los aparcamientos de los burdeles están a reventar de hombres emparejados y casados durante las 24 horas, todos los días de la semana, todos los días del año. En España un 39% de los hombres son clientes de los más de 1.200 burdeles que existen, y se gastan entre todos 5 millones de euros al día. Es uno de cada cuatro hombres: es difícil que nuestras parejas y familiares no pertenezcan a este grupo tan inmenso. 

España es el segundo país del mundo en el negocio de alquiler de mujeres: hay cientos de miles de víctimas de la trata. Están al alcance de todas las edades y todos los bolsillos. Y existen porque los hombres pagan, y el resto de la sociedad mira para otro lado.  

A las mujeres nos han engañado, pero también nos auto engañamos creyendo que aunque "casi todos" los hombres van al burdel, el "nuestro" no. 

Los hombres que acuden a los burdeles no son monstruos: son nuestros maridos, nuestros padres, nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros amantes, nuestros amigos. 

No podemos seguir viviendo como si esos centros de esclavitud no existieran, porque hay uno en cada barrio y cada pueblo, y se distinguen claramente por sus luces de neón. Van los pobres, los ricos, los de derechas, los de izquierdas, los conservadores y los progres, los machistas y los deconstruidos, los curas y los diputados, los hombres de familia: cualquiera de ellos puede vivir la experiencia de subir a los cielos para entrar en el paraíso del patriarcado, ese espacio sin leyes ni restricciones lleno de mujeres de todas las edades y países. 

En el Paraíso (un nombre que eligen muchos dueños de burdeles para sus negocios) hay barra libre a los deseos masculinos: se puede beber, bailar, cantar, comer, esnifar y hacer lo que uno quiera (pagando). No hace falta usar mascarilla ni  respetar la distancia social, no hay policía ni tratados internacionales de derechos humanos, no hay esposas con ganas de aguarte la fiesta. En el Edén hay mujeres jóvenes, guapas y disponibles para todos: es el sueño de los machos, el reino de la libertad y la felicidad masculina. 

No podemos seguir dando la espalda a la realidad más tiempo, porque hay muchas mujeres sufriendo una vida de explotación, miseria y violencia a escasos metros de nuestros hogares. La misión de las mujeres no es aguantar los cuernos, ni mirar para otro lado: las mujeres no hemos nacido para sufrir, ni para ver sufrir a las demás.

Por fin se nos está cayendo la venda, y estamos comprendiendo que la doble vida de los hombres nos daña a todas, pero especialmente a las mujeres de los países pobres que son secuestradas y traídas a España en contra de su voluntad. No son las "otras" con las que se divierten nuestros maridos, son nuestras hermanas. 

La doble moral nos ha hecho creer que las mujeres nacimos para servir a los hombres, y que somos libres para elegir si queremos servir a uno solo, o a varios. Y lo peor: nos han hecho creer que las que sirven a un solo hombre merecen respeto, y las demás no. Que unas valen más que otras, que unas somos buenas y las otras malas, que unas valemos para ser señoras y las otras, no.

Pero ya no nos engañan más: estamos todas de rodillas ante el Señor, y es hora ya de acabar con el pacto patriarcal que nos oprime a todas, de diferentes maneras y en diversos grados. 

Es hora de que nos sentemos a hablar con los hombres sobre la estafa de la monogamia femenina, sobre cómo nos afectan sus privilegios, y decir en voz alta de una vez por todas que no es justo que para que ellos puedan disfrutar, haya tantas mujeres que tengan que sufrir. 

Los hombres que se hacen ricos traficando con mujeres son financiados por sus clientes. La mayor parte de ellos no se sienten cómplices del sistema de explotación patriarcal, pero todos sabemos que si no hubiera demanda, no habría esclavitud sexual.   

Ha llegado la hora de sacar a la luz el problema: esta es una de las conversaciones más difíciles y más duras que nos toca tener con maridos, hijos, padres, hermanos, amigos, compañeros de trabajo o de estudios. Tienen que entender que ya no cuentan con nuestra resignación, ni con nuestro silencio, y que les toca analizar la dimensión ética de su forma de relacionarse con las mujeres, especialmente con las mujeres más vulnerables de la sociedad: las víctimas de la trata y la esclavitud sexual. 

Por supuesto, también les toca a los hombres que se dicen aliados del feminismo, defensores de los derechos humanos y la igualdad: el silencio y la indiferencia nos hacen cómplices a todos. 

Aquí algunas preguntas que os pueden ayudar para hacer autocrítica y para abordar el tema:

- ¿Tienes amigas especiales o amantes?, ¿tus relaciones son gratis, o pagando?
- ¿ Prefieres ir a hostales, moteles, burdeles, o a casas particulares? 
- Si vas al burdel, ¿vas solo, o prefieres ir con tus amigos?, ¿prefieres ir temprano en la mañana, a medio día, o mejor en las noches cuando sales de fiesta con hombres? 
- ¿Cuánto dinero gastas cada mes en tus "escapadas"? 
-¿Qué método de protección utilizas con las mujeres con las que tienes sexo?, ¿alguna vez has pagado más para no tener que usar preservativo? 
-¿Tienes relación con las mujeres fuera del burdel?, ¿te has encaprichado alguna vez con una de ellas?, ¿te has enamorado de alguna? 
-¿Tienes alguna favorita, o prefieres variar y estar cada vez con una diferente?
- ¿Son todas mayores de edad? Si la respuesta es sí, ¿cómo estás seguro de que lo son?
-¿Sabes si están ahí porque quieren, o si están presas en el burdel, o prefieres no preguntar?
-¿Te sabes sus nombres, les ofreces tu ayuda por si la necesitan para salir de ahí? 
-¿Sabes si tienen familia, si tienen hijos, si tienen libertad para moverse? 
-¿Con cuántos hombres están cada día ellas, y cómo hacen para soportarlo?, ¿toman medicación, toman drogas, cómo aguantan? 
-¿Sabes si pueden ir al médico cuando enferman?
-¿Sabes cómo abortan cuando se quedan embarazadas?
-¿Sabes cuantos días o meses vuelven al burdel después de sus partos, y quién cuida a sus bebés? 
- ¿A ti también te gusta pagar por tener sexo con mujeres embarazadas? 
- ¿Te gusta estar a solas con ellas o prefieres tener sexo con una entre varios?, ¿os tocáis también entre vosotros cuando cumplís la fantasía de las violaciones colectivas? 
-¿Cómo sabes si son o no víctimas de la trata?, ¿sabes de qué países vienen, cómo llegaron hasta ahí, sabes si tienen su pasaporte o documentación consigo?, ¿te ha preocupado alguna vez este tema? 
-¿Sabes cuál es la deuda que tienen las mujeres con sus proxenetas, y el dinero que les queda a ellas después de pagar a otros hombres por usar la habitación, las sábanas y las toallas limpias? 
-¿Les preguntas por el trato que reciben por parte de los hombres que hacen negocio con ellas?, ¿cómo las tratan los demás clientes? 
-¿Por qué ni tú ni tus amigos habláis de vuestras escapadas con vuestras parejas, y en las reuniones sociales o familiares?, ¿te avergüenzas de tu doble vida?, ¿crees que yo como pareja tuya puedo sentirme avergonzada?
-¿Con quién te encuentras en el burdel: has visto a mi padre, a mi abuelo, a mi hermano, a mi mejor amigo, a mi profesor, a mi jefe?, ¿Os saludáis, compartís copas y mujeres con ellos, o cada uno va por su lado? 
 -¿Sabes cuánto duran las mujeres en los burdeles y en los pisos? Una media de tres años, ¿sabes lo que hacen con ellas cuando ya no sirven?, ¿sabes a donde van?, ¿lo saben ellas?
-¿Qué sientes cuando ves en la televisión noticias sobre redes de trata y esclavitud sexual?, ¿te has planteado alguna vez cómo contribuyes tú a este negocio de hombres? 
- ¿Sabes a qué clase social pertenece la inmensa mayoría de las mujeres que están en los burdeles?, ¿has leído algo sobre el porcentaje de mujeres se dedican a la prostitución por cuenta propia, y el número de mujeres que son traídas a España en contra de su voluntad?
-¿Crees que la doble vida es un privilegio que únicamente podéis tener los hombres?, ¿por qué crees que no existen burdeles para que las mujeres puedan hacer lo mismo que vosotros? 


¿Qué puede ocurrir al tener esta conversación? Que tu pareja niegue que él tenga una doble vida, como hacen todos, o que te hable con sinceridad. 

Pero seamos realistas: es difícil que tu pareja sea sincero contigo porque la mayoría de los hombres no hablan de sus dobles vidas con mujeres, solo con hombres. Saben muy bien que para mantener su "libertad" y su corona de rey, tienen que mentir todo el tiempo. Las mentiras no les hacen sentir malas personas: creen que mentir es "normal" en los hombres, normal y necesario para poder sostener sus privilegios. 

La mayor parte de los hombres no son honestos con sus parejas porque no quieren que nosotras también disfrutemos de una vida sexual y amorosa diversa. Es egoísmo y es machismo puro y duro.
 
Los hombres tienen que hacer autocrítica, renunciar a sus privilegios, y empezar a salir del armario ya. Nosotras tenemos que romper el pacto de silencio que protege a los hombres desde hace siglos, y que hace sufrir a tantas mujeres. 

Hay que sacar a la luz lo que ahora permanece en la oscuridad. Aunque nos duela reconocer que la monogamia es una estafa romántica, y aunque a ellos les cueste reconocer que están sosteniendo la esclavitud y la violencia con su dinero (y con nuestro dinero) 

La única forma de acabar con el patriarcado es acabar con los privilegios masculinos y con la esclavitud doméstica, laboral, sexual y reproductiva de las mujeres: al patriarcado para derribarlo hay que mirarlo de frente, y mostrarlo al mundo tal cual es. 
    
Coral Herrera Gómez 

16 de junio de 2021

Seis años de amor en el Laboratorio

 



Hoy cumplimos 6 años juntas en el Laboratorio del Amor, 

y para celebrarlo, hemos activado 10 becas 

y hemos lanzado una oferta para que podáis suscribiros 

a la Comunidad de Mujeres por solo 15 euros al mes.


 ¡Hasta el 3 de julio!





¡Quiero información! 


¡Quiero suscribirme!


9 de junio de 2021

3 consejos para trabajar la autoestima desde la autocrítica amorosa



3 consejos para trabajarte la autoestima desde el método de la autocrítica amorosa:  

1) El trabajo de la autoestima, mejor en buenas compañías. Aprender a cuidarse a una misma es un trabajo personal, pero también es colectivo: somos muchas mujeres tratando de construir una relación bonita con nuestro propio yo, y si nos juntamos, es más fácil que podamos disfrutar del viaje. Podemos aprender mucho unas de otras, y compartir nuestros aprendizajes y saberes para que todas avancemos juntas. 

Además, es importante que entendamos que la autoestima se construye en relación con la gente. Nos han hecho creer que la autoestima es un trabajo que hacemos en soledad, pero en realidad sólo podemos poner en práctica la teoría interaccionando con los demás. 

Son tus relaciones con la gente las que te permiten analizar si tu trabajo avanza, si te estás tratando bien a ti misma, si te tratan bien, y si sabes tratarles bien. Porque trabajamos la autoestima no sólo para aprender a querernos bien y para cuidarnos a nosotras mismas, sino también para aprender a querer bien y para cuidar nuestras relaciones. 

El objetivo es tener una buena relación contigo misma, y a la vez poder también construir relaciones igualitarias, sanas, equilibradas con los demás. La única forma de construir relaciones libres de sufrimiento y violencia es que todos y cada uno de nosotros y nosotras nos lo trabajemos a fondo para fabricar las herramientas que necesitamos.  

En la medida en que aprendes a cuidarte más y mejor, también aprendes a cuidar las relaciones que te hacen feliz, y a alejarte de aquellas que te hacen sufrir. En la interacción social es donde podrás darte cuenta de muchas cosas: si florecen las semillas que has ido sembrando en tu trabajo personal, si tienes una relación bonita contigo misma, y si estás aprendiendo a cuidarte a ti misma. 


2) No hay trabajo de autoestima sin trabajo de autocrítica amorosa: no es fácil asumir la responsabilidad que tenemos sobre nuestra salud mental, emocional y física, pero es la primera tarea cuando empiezas a trabajar tu autoestima. 

No sólo tenemos que ser responsables de nuestro bienestar, sino que además tenemos que ser honestas con nosotras mismas para evitar el auto engaño, y comprometernos en serio con nuestro auto-cuidado. 

Los cambios empiezan cuando aprendes a identificar los patriarcados que te habitan, qué te duele y te hace sufrir, qué cosas de ti hacen daño a los demás. Porque así puedes identificar qué necesitas trabajarte para vivir mejor, y para que la vida de los demás también sea más fácil y más bonita. 

Una vez que identificas qué necesitas trabajar para ser mejor persona y para cuidarte a ti misma, puedes elegir las estrategias que vas a utilizar para tu trabajo, y elaborar tus pactos para cuidar la relación contigo misma. 


3) La autoestima se trabaja a la vez que el ego: tu ego quiere sentirse única y especial, quiere aplausos y suspira por los "me gusta" en redes sociales, pero en realidad no los necesitas para nada. 

La autoestima es la relación que construyes contigo misma, y para sentirte bien contigo misma, no necesitas el aplauso y la envidia de los demás, ni necesitas sentirte importante, necesaria, o imprescindible. 

Tampoco necesitas compararte con otras mujeres, ni sentirte diferente a ellas, ni sentirte superior a  ninguna de ellas. 

No necesitas el reconocimiento ni el deseo masculino: sólo necesitas conocerte bien a ti misma, aceptarte a ti misma, y trabajarte todo aquello que crees que puedes mejorar. 

Puedes levantar tu autoestima sin necesidad de compararte con otras mujeres, ni de querer ser la mejor, ni situarte como reina o diosa de tu mundo: en realidad, lo único que necesitas es sentirte aceptada por tu comunidad, y sentirte querida y cuidada por nuestra gente. 

No necesitas sentir que vales más que las demás y que eso te hace más respetable, porque todas nosotras nos merecemos ser respetadas y bien tratadas por igual. 


Si quieres aprender el método de la autocrítica amorosa y trabajarte la autoestima en buenas compañías, vente a la Comunidad de Mujeres del Laboratorio del Amor. Al entrar recibirás 4 packs para trabajar a tu ritmo, y encontrarás mucho material, foros, ejercicios y herramientas. Además, nos reunimos en directo cada mes para trabajar juntas desde todos los rincones del mundo, ¿te apuntas? 

Aquí tienes toda la información y el botón de inscripción, ¡te esperamos!

Coral Herrera Gómez 


Artículos relacionados: 

Ser "normal", o ser tú misma: la rebelión contra la tiranía de la normalidad





Autoestima y resistencia política 





PODCAST: 


6 de junio de 2021

Ponte una fecha


 Ponte una fecha.

A mí me ha ayudado mucho pactar conmigo misma una fecha de liberación. Sirve para cuidarte, para poner límites a los demás, para ponértelos a ti misma. Es muy útil para empezar o terminar algo que pospones indefinidamente, para dejar de perder tu tiempo y de malgastar años de tu vida, y para atreverte a hacer cambios. Muy útil también para terminar relaciones que no funcionan, para evitar el autoengaño, para liberarte de una adicción, para que no te esclavice la esperanza en un cambio que no llega, para arrancar un proyecto, para cerrar una etapa de tu vida, para empezar otra nueva. También nos ayuda a resolver situaciones que se alargan y de las que no sabemos salir. Ponerte fecha o ponerle fecha a los demás te ayuda a pensar en las estrategias que necesitas para salir de ahí, y también te ayudan a imaginar tu liberación: ¿cómo va a ser todo después de ese día? 

Para respetar este pacto tienes que confiar en tí misma y tener claro que no puede haber prórrogas: has de comprometerte en serio para respetar los acuerdos contigo. 

Ponte una fecha de liberación en el calendario, verás como te ayuda a tomar decisiones, a empezar los cambios que necesitas, y a poner en marcha tu plan para vivir mejor y para disfrutar de una buena vida.

 #tufechadeliberación

26 de mayo de 2021

Cómo dejé de trabajar gratis gracias al feminismo

Revista Con la A. Número 75


El día 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, propuse a las mujeres en mi muro un sencillo ejercicio que consistía en calcular las horas que han trabajado gratis para su marido y su patrón (o patrones). Encontré una herramienta muy útil para calcularlo, pero cuando me puse yo a hacer el ejercicio, me di cuenta de que no era tan sencillo como parecía.

En mi caso, calcular la cantidad de horas que he trabajado gratis para hombres en sus universidades, empresas, medios de comunicación, etc. desde el año 2010 se me antojó una tarea imposible. Porque no es sólo calcular lo que dejé de cobrar, sino también el dinero que me gasté en desplazamientos, alojamiento, comida, etc.

Trabajar gratis es muy caro, pero tardé mucho en darme cuenta.

El día en que decidí que sólo trabajaría de un modo altruista para causas sociales y políticas, para proyectos culturales y para colectivos sin ánimo de lucro, mi vida cambió por completo.

Pero me llevó 10 años llegar a este momento.

¿Y cómo llegué a este pacto solemne conmigo misma? Pues gracias al feminismo, gracias a mis compañeras feministas.

Con ellas empecé a entender que lo de trabajar gratis no era un problema mío, sino un problema colectivo, que además afecta muchísimo más a las mujeres que a los hombres. Entendí que la precariedad y el abuso que sufría no se debían a mi forma de ser, sino a un sistema basado en la explotación.

A las mujeres nos explotan en todos los ámbitos: laboral, doméstico, sexual, reproductivo, emocional. Y el sistema capitalista se sostiene sobre esta explotación: sin nuestro trabajo gratis, sin nuestra energía y nuestro tiempo, nada funcionaría, y los hombres no podrían hacerse ricos.

Con mis compañeras feministas entendí por qué lo personal es político: porque lo que nos pasa a una, nos pasa a todas.

Trabajar gratis es un acto insolidario que hace mucho daño a todas las compañeras que se dedican a lo mismo que tú

Nos hemos hecho muchas preguntas a lo largo de estos años que nos han ido ayudando a tomar conciencia de que trabajar gratis es un acto insolidario que hace mucho daño a todas las compañeras que se dedican a lo mismo que tú. Porque si tú escribes e impartes formación gratis, impides que contraten a otras mujeres, y por supuesto que te contraten a ti misma. Devalúas completamente tu trabajo y el de tus compañeras.

Es duro cuando te das cuenta, pero es super necesario hacerse preguntas y confrontar la realidad, aunque duela. Os comparto algunas de estas preguntas que nos ayudaron:

¿Cómo consiguen los hombres que trabajemos gratis para ellos? A casi todas nosotras nos dicen lo mismo: “así te das a conocer”, “así te engorda el currículum”, “trabajar para nosotros aumenta tu prestigio”.

Pero lo cierto es que con prestigio no se puede pagar el alquiler, el agua y la luz. No puedes comprar pan ni pagar el teléfono, ni ir al dentista, ni puedes comprar alimentos. 

¿Por qué nadie le dice a un fontanero, a un dentista, a un electricista o a un ingeniero que trabajen gratis?

Porque todos valoramos su trabajo, sus habilidades técnicas, sus conocimientos y su experiencia.

¿Por qué los hombres cobran más por su trabajo que nosotras las mujeres? Porque ellos también valoran su trabajo.

Mi amiga María Martín Barranco, que es una mujer muy sabia, nos puso un ejercicio: empezar a fijarnos en cómo negocian los hombres, cómo defienden el valor de su tiempo, y lo bien que exhiben sus competencias para venderse a sí mismos.

Me quedé maravillada al darme cuenta de que cuanto más se valoran a sí mismos, más les valoran las empresas, las universidades y las instituciones. Es decir, que se crea un efecto espejo: si yo tengo claro que soy valiosa, los demás me valoran más.

¿Por qué a la gente le gusta gastarse mucho dinero en algunas cosas, y otras las quiere gratis?

Porque la gente valora las cosas caras y no da valor a las cosas baratas. Asocian lo caro a lo bueno. Vean este experimento: una empresa de calzado barato en Nueva York se inventa una marca nueva, saca los zapatos a la venta con precios desorbitantes, y hace una exitosa campaña publicitaria. Lograron que la gente hiciese filas enormes para pagar 400 dólares por zapatos que en realidad costaban 20 dólares. 

Más preguntas dolorosas: ¿quién me mantiene mientras yo trabajo gratis? ¿quién paga mis facturas? ¿cómo afecta a esa persona que yo no tenga ingresos? ¿qué tipo de relación puedo tener con alguien desde la dependencia económica? ¿es justo que alguien tenga que sostenerme mientras yo trabajo gratis con la excusa de que así me voy haciendo conocida?

¿Qué pasa cuando eres conocida? Que te siguen ofreciendo trabajo gratis....

¿Quieres seguir leyendo? En este enlace de la Revista Con la A puedes acceder al post entero. 


25 de mayo de 2021

Próximos eventos Coral Herrera

                                                                      GIRA 2021


3 de Junio en Cabra, Córdoba





28 de mayo, Universidad de Cádiz, presencial






27 de mayo en la UNAM, México
Masculinidades y amor romántico, conferencia magistral en el 
Formato: virtual 




23 de mayo de 2021

EDUCACIÓN PARA QUERERSE BIEN



No logramos avanzar en la lucha contra el terrorismo machista porque la Educación sigue siendo patriarcal y machista, sigue sin haber apenas mujeres en los libros de texto, los niños y niñas no reciben educación emocional ni estudian la historia del movimiento de liberación de las mujeres, no les explican cómo nació, como funciona y cómo se perpetúa el patriarcado, no trabajan las masculinidades no violentas, y no saben qué es el feminismo. 

Seguimos educando a las niñas en la adicción al amor romántico, y deberíamos explicarles cómo los mitos románticos nos llevan a todas a asumir los roles de género y a obedecer los mandatos del patriarcado.

Deberíamos contarles por qué y para qué los medios nos invitan a soñar con el paraíso romántico, por qué nos siguen haciendo creer que la felicidad está en el matrimonio y la familia feliz, por qué nos engañan con la idea de que si no estamos en pareja somos unas fracasadas. 

Deberíamos enseñarles a desmitificar el romanticismo y a relacionarse desde los cuidados y el buen trato. 

Deberíamos darles las herramientas que necesitan para aprender a usar su poder y a gestionar sus emociones para que no hagan daño a nadie. 

Deberíamos explicarles que el amor no es una cárcel, que no tienen por qué trabajar gratis para los hombres, que amar no es sufrir ni sacrificarse.

Deberíamos contarles que el amor es una construcción y que podemos transformarlo y reiventarlo para acabar con la explotación, el sufrimiento y la violencia. 

Deberíamos dejarles imaginar otras formas de querernos diferentes para que todas y todos podamos disfrutar del amor en igualdad y en libertad. 

Hay que enseñarles a ver los valores ocultos en los mensajes que consumen a diario, y a entender por qué y para qué los dueños de los medios insisten tanto en normalizar y romantizar la violencia, y en perpetuar esta sociedad de reyes y sirvientas que creyeron que el amor las iba a convertir en princesas.

Necesitamos otras historias, otros héroes y heroínas, otros finales felices, y otras formas de quererse.

Necesitamos que sepan que lo personal es político, que lo romántico es político, y que cambiando nuestra forma de relacionarnos podemos cambiar nuestra forma de organizarnos: es única vía para transformar nuestra sociedad, nuestra economía y nuestra política. 

Necesitamos, entonces una revolución educativa y cultural, y un sistema que garantice la libertad, los derechos humanos, y la autonomía emocional y económica de las mujeres. 

Y esto lo sabemos desde hace décadas: ¿cuándo formará parte de los planes de estudio esta filosofía de los cuidados y del buen trato?  

Las semillas de la revolución amorosa tienen que sembrarse en las aulas, para que el arte de quererse bien florezca en las nuevas generaciones. 

#LoRománticoEsPolítico #QuererseBien #AmarEsCuidar #OtrasFormasDeQuererseSonPosibles

20 de mayo de 2021

Cien Becas en el Laboratorio del Amor



Estoy muy feliz de contaros que ayer alcanzamos las 100 becas en el Laboratorio del Amor. Durante este año, cien mujeres de países diferentes han obtenido herramientas para negociar con sus parejas, o para dejar relaciones en las que no eran felices, para salir de relaciones tóxicas y violentas, para vivir el duelo acompañadas, y para ampliar sus redes afectivas y amorosas.

Quiero daros las gracias a todas las madrinas por el apoyo, aún quedan 50 mujeres en lista de espera, pero este año seguro que conseguimos otras cien becas más, ¡vamos a por ello! Gracias de todo corazón

❤

Si necesitas una beca o quieres amadrinar a una mujer, entra en este enlace

12 de mayo de 2021

Puedes desenamorarte cuando quieras

by Cécile Desserle



Una de las mentiras más grandes que nos hemos creído las mujeres es que no podemos hacer nada para desenamorarnos, y eso nos condena a quedarnos relaciones en las que no somos felices o en las que no somos correspondidas. 

Sin embargo, ahora que hemos descubierto cómo usan el mito romántico para someternos y ponernos de rodillas, ya no nos engañan más. Sabemos muy bien que las relaciones sin reciprocidad ni cuidados no funcionan. 

Sabemos que no estamos condenadas a sufrir por amor, que nosotras podemos elegir y tomar decisiones, que podemos cuidarnos a nosotras mismas, y entre nosotras, 

Ya sabemos que somos dueñas de nuestro amor

Es más, ya descubrimos que estar enamorada no es una excusa para quedarnos en relaciones en las que no hay reciprocidad y en las que no nos sentimos bienqueridas ni cuidadas. Sabemos que las mujeres, aún estando profundamente enamoradas, podemos hacer cualquier cosa que nos propongamos

¿Cómo empezamos? 

Primero vamos a tomar conciencia: ¿por qué hay que desenamorarse cuando no nos quieren? 

1) Desenamorarse es el principio de una nueva vida. Sólo tienes que convertir el presente en pasado, es decir, cambiar de etapa vital mirando hacia el futuro. La vida humana está constituida por diferentes etapas, y en cada una de ellas adquirimos nuevos conocimientos, vivimos nuevas experiencias, dejamos atrás algunos amores, llegan otros nuevos... parece que es la vida la que nos marca el final y el inicio, pero resulta que nosotras también podemos cerrar etapas de nuestra vida y empezar otras nuevas. 

2) Desenamorarse es una elección, y una decisión: eres libre puedes elegir si quieres quedarte junto a una persona, o si quieres dejar de compartir tu vida con ella. Bien porque ya no la amas, bien porque que no te quiere, o porque ambos estáis sufriendo mucho y no merece la pena vivir así. Lo importante es no sentirse culpable: hay que priorizar el bienestar propio. Y a nosotras las mujeres nos han educado para pensar más en las necesidades de los demás que en las nuestras. 

3) Desenamorarte es una demostración de amor hacia ti misma: si te quieres bien, te cuidas bien. Sufrir innecesariamente deteriora tu salud mental y emocional, y no hay medicina que repare los daños en tu cerebro, y en tu corazón. Así que para que el mito romántico no te destroce por dentro, tienes que cuidarte mucho y alejarte de las relaciones en las que no eres feliz. 

4) Desenamorarte te va a servir para vivir mejor, y para disfrutar más de la vida: una vez que tomas conciencia de que no naciste para servir ni para sufrir, entonces es más fácil que defiendas tu derecho a vivir una buena vida, y que dejes atrás todas las relaciones que te están amargando la existencia. 

5) Desenamorarte implica ser honesta y responsable: tienes que cuidarte mucho, mantener a raya el auto engaño y dejar de poner excusas. Puedes desvincularte de la persona a la que amas si logras conectar contigo misma y si logras comprometerte de verdad con tu auto cuidado. Basta con que te des cuenta de que exponerte al sufrimiento innecesariamente es maltrato contra ti misma, y que no te lo mereces.

Recuerda todo el tiempo cuáles son las palabras mágicas para cuidarte: honestidad, responsabilidad afectiva, y compromiso contigo misma. 

¿Cómo desenamorarte? 

Una vez que has tomado conciencia de que se vive mejor sin sufrir por amor, el siguiente paso para desenamorarte es pasar de la teoría a la acción: 

1) Tienes que dejar la relación. Estás sufriendo, y para dejar de sufrir y empezar una nueva vida, tienes que desvincularte. Ten presente todo el tiempo que el amor no es eterno y que tú lo que quieres en realidad es disfrutar del amor.

2) Puedes separarte con amor, sin necesidad de montar una guerra. Puedes romper la relación sin hacer sufrir a tu pareja, con honestidad y cariño, sin dramas ni tragedias. Cuanto más amorosa sea la ruptura, menos duele. Si no se está portando bien contigo, corta de raíz, y contacto cero.

3) Para separarte es necesario desengancharte. Y desengancharse requiere empezar con un proceso de desintoxicación, como cuando decides dejar cualquier droga o cualquier adicción. El amor es una droga muy potente y tu cerebro te va a pedir más, pero tú puedes controlar tus emociones, porque sabes cuidarte.  Lo primero siempre es tu salud y tu bienestar: cuando pasas el síndrome de abstinencia empiezas a sentirte mucho mejor.

4) Para desintoxicarte lo esencial es el contacto cero, es decir: no saber nada de la otra persona, no verla ni en pantalla. Lo mejor es desvincular tus redes sociales de las suyas durante un tiempo para no saber nada de tu ex: cuanta menos información tengas de su vida, mejor. 

5) Para pasar el duelo, hay que comer bien, dormir bien, beber mucha agua, cuidarte, y pedir apoyo emocional a tu gente. Puede que te apetezca estar tranquila en tu cueva, o al revés, que el cuerpo te pida salir y hacer cosas. Unas personas necesitan estar distraídas con muchas actividades, otras necesitan estar centradas en su duelo y hablar sobre ello con su gente: mira a ver cómo te sientes, y qué te apetece en cada momento. 

6) Diversidad afectiva y emocional: vuélcate en tus pasiones, y en la gente a la que amas. No te olvides de que el amor está en todas partes: en todas las relaciones que tienes con la gente, con los demás seres vivos, con los espacios, con los objetos, con el planeta, y contigo misma. Tienes mucho amor que dar y recibir: desmitifica el romanticismo y rompe con la idea de que la felicidad está en la pareja. 

7) Trabaja para liberarte del auto engaño y pierde del todo la esperanza: los milagros románticos no existen más que en las películas de final feliz. Tu duelo puede ser corto o largo: elige duelo corto. 

8) Intenta ser práctica y realista: se vive mejor soltera que mal acompañada, te mereces disfrutar del sexo, de la vida y del amor, y te mereces una buena vida, libre de sufrimiento. Tu sentido común puede ayudarte mucho: nadie mejor que tú sabe lo que te viene bien y lo que te hace feliz. Conecta contigo y cuídate.

9) El duelo se pasa mejor en buenas compañías: permanece cerca de la gente que te quiere y te cuida mucho. Juntate con las mujeres de tu vida: unidas lo pasamos mejor, y el olvido llega más rápido. Las mujeres nos apoyamos y nos contagiamos unas a otras de alegría de vivir y de energía positiva.

10) Mira hacia el futuro: imagina cómo va a ser la nueva etapa que comienza, cómo te gustaría que fuese tu vida, qué cosas nuevas y que gentes nuevas están por venir. Expande tu creatividad para diseñar tu nueva vida, y sé valiente para hacer frente a los miedos que surgen ante lo desconocido. 

Atrevéte a ser feliz y a abrirte a los cambios, imagina que después de un largo invierno, está llegando tu propia primavera, y que tú estás a punto de florecer. 

Tenlo presente todo el tiempo: de todas las drogas se puede salir, y el patriarcado se va a caer. 

Tú eres dueña de tus emociones, tus afectos y tus sentimientos, de tu cuerpo y de tu vida, y que nadie te diga que no puedes hacer nada: tú no naciste para ser una prisionera del amor.

Los muros de la cárcel romántica parecen de titanio, pero son de humo. Las puertas y las ventanas están abiertas: sal afuera sin miedo, eres una mujer libre que ya no quiere sufrir por amor.

Puedes desenamorarte cuando quieras. Confía en ti misma, aprende a usar tu poder, y ponte en acción.


Coral Herrera Gómez




Artículos relacionados: 



Coral Herrera Gómez Blog

Quiero que me escribas cada vez que publiques nuevos contenidos en el Blog:

Únete al Laboratorio del Amor

Únete al Laboratorio del Amor
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
Visita mi tienda de regalos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.