12 de julio de 2022

Cómo evitar hacer daño a tu pareja cuando te enfadas




Después de publicar el post de ayer sobre lo importante que es dejar una relación cuando tu pareja te insulta, te humilla, te menosprecia o te hace sentir un basura, porque es violencia emocional y psicológica, me escribieron muchas chicas contándome que ellas son violentas cuando discuten con sus parejas, y me preguntaban si es posible pelearse sin violencia, y cómo dejar de usarla cuando se sienten mal.
Solo mujeres las que piden ayuda.

Lo más importante para entrenar en las artes de la comunicación no violenta, es entender que la violencia es todo aquello que decimos o hacemos para hacer daño a alguien y para beneficiarnos personalmente del sufrimiento del otro o la otra.

Por ejemplo, cuando hacemos daño para divertirnos, para sentir que hemos ganado una pelea, para dejar claro que llevamos razón, o que somos superiores a nuestra pareja. Cuando hacemos daño para ser obedecidos o para obligar a alguien a que haga lo que queremos.

En nuestra cultura parece que "lo normal" cuando te enfadas con alguien es intentar hacerle daño usando las armas que más duelen: comentarios cargados de desprecio, bromas humillantes, insultos, acusaciones falsas, ataques y amenazas.

Es más, creemos que tenemos derecho a hacerlo cuando nos sentimos mal. Creemos que la gente que nos quiere tiene que aguantar nuestra ira, nuestra frustración, nuestra rabia, y que sólo con pedir perdón se soluciona todo hasta la siguiente vez.

Lo primero es darnos cuenta de que no tenemos derecho a hacer daño a los demás por muy dolidos o dolidas que estamos, y que este es el principal motivo por el cual se nos acaba el amor en todas las relaciones, pero sobre todo en las de pareja.

Lo segundo es tomar conciencia de que el objetivo de una pelea no es machacar a tu "enemigo/a", en realidad discutimos porque queremos arreglar el problema, así que hay que centrarse en llegar a acuerdos y buscar soluciones. Las lluvias de reproches "es que tú..." no sirven de nada si no hablas de ti, de la parte que te toca en el conflicto.

Lo tercero es que tomar conciencia de cómo usas tus palabras cuando discutes con tu pareja o con tu gente querida. Si cuidas cada palabra que sale de tu boca, y a pesar de ello notas que estás muy intentando hacer daño a la otra persona, tienes que parar inmediatamente. 

Si no logras controlarte, tienes que salir del espacio de discusión y no volver hasta que te hayas calmado y puedas hablar sin herir y son hacer sufrir a la otra persona.

A veces es suficiente con media hora, otras veces hacen falta varias horas o varios días, hasta que puedas sentarte a escuchar con amor a la otra persona y puedas hablar de cómo te sientes sin atacar.

"Pelearse con amor "es todo un reto, sobre todo en la pareja. A la gran mayoría de las personas nos cuesta tratar con amor a nuestra gente cuando nos enfadamos, pero sin duda es un hermoso desafío en el que podemos entrenar a diario: tratarnos bien mutuamente, en las buenas y en las malas. 

Cuando tú tratas bien a tu pareja y haces autocrítica amorosa es más fácil que tu pareja también cuide sus palabras, su tono, su volumen, y sea capaz de pedir disculpas y buscar soluciones al problema.

Si tu pareja no es capaz, tienes que ponerle límites y no permitir que te hable o te toque hasta que se calme. 

Una buena estrategia para parejas es tener en la mesa papel y lápiz y apuntar en el papel todas las expresiones verbales y actos que nos hagan daño del otro. Si al cabo de una semana nos juntamos a leerlos y esos papeles están cargados de insultos y comentarios humillantes, entonces es que algo está yendo muy mal. 

Ten en cuenta que toda la violencia verbal tiene como objetivo minar tu autoestima, y que por muy fuerte que seas, no es posible aguantar mucho tiempo cuerda junto a alguien que te demuestra tanto desprecio en las discusiones.

Si es tu pareja la que no puede tratarte bien por mucho que lo intente, o si eres tú la persona que maltrata, entonces hay que alejarse y pedir ayuda profesional. 

Coral Herrera Gómez 



Coral Herrera Gómez Blog

Únete al Laboratorio del Amor

Únete al Laboratorio del Amor
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
¡Vente con nosotras!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.