30 de septiembre de 2018

Nosotras hacemos la revolución

Los hombres sueñan con la revolución, las mujeres estamos haciendo la revolución. Estamos luchando en las calles y en las casas, en la cama, en los parlamentos y en los medios, en la Ciencia y en el deporte, en las instituciones y en las fábricas, en los barrios de las ciudades y en el campo, en las aulas y en los sindicatos, en los movimientos sociales y en los partidos políticos, en las universidades y en las redes sociales. 

Estamos cambiando la vida de millones de personas, y damos pasos gigantescos cada vez que logramos convertir nuestros derechos en leyes, y luego en realidades. 

Hombres, tenéis el cambio delante de vuestras narices, pero no lo veis porque no tenéis las gafas violetas que os permitan solidarizaros con nuestra lucha, y uniros a ella. Y porque no sois los protagonistas y os cuesta perder privilegios.


Probad a empezar por vosotros mismos #Masculinidades #Autocrítica #DeconstruyeATuMacho
#LiberatéDelPatriarcado #RevoluciónFeminista #UtopíasParaTodas #NosVemosEnLasCalles

14 de septiembre de 2018

Curso de Otoño en la Escuela del Amor





¿Dónde, cómo, cuándo....? 


Duración: 12 semanas

Inicio:  21 de septiembre de 2018

Formato: en línea

Dirigido a: Mujeres, hombres y gente diversa de todas las edades y países.

Precio: 90 euros

El precio del curso incluye:

- dos chats en directo con Coral Herrera,
- materiales,  ejercicios y una caja de herramientas
- acceso a la Biblioteca del Amor, el Blog y el Cine-Fórum
- pasar a ser miembro permanente de la Escuela del Amor



Temas del Curso


1. Autoestima, autoamor, autocrítica amoroso y empoderamiento personal y colectivo.

2. El romanticismo patriarcal: desmitificando el amor.

3. Feminismos y masculinidades, ¿otras relaciones son posibles?

4. Soledades, rupturas, y duelos.

5. Nuestras utopías amorosas: pactos, estrategias y herramientas para sufrir menos, y disfrutar más del amor. 



Objetivos del Curso


En este curso trabajamos la autoestima y el autoamor, el empoderamiento personal y colectivo, la autocrítica amorosa y el auto-reconocimiento. Vamos a desmontar y desmitificar colectivamente el romanticismo patriarcal de nuestra cultura, y de nuestro interior. Vamos a aprender y debatir sobre los feminismos, la identidad femenina, la masculinidad patriarcal, y las relaciones heterosexuales en la era posmoderna de los amores líquidos. Vamos a hablar de nuestras soledades, de nuestros duelos y nuestras rupturas. Vamos a terminar imaginando otras formas de querernos, estableciendo pactos con nosotras mismas y con las compañeras, trabajando en todo aquello que queremos eliminar, añadir o transformar de nuestras vidas. Diseñaremos nuestra propia utopía amorosa colectivamente, y compartiremos herramientas para gestionar nuestras emociones, para llevar la teoría a la práctica, y para sufrir menos, y disfrutar más del amor.

El trabajo se divide en cinco módulos que duran dos semanas, en cada uno de ellos haremos ejercicios para trabajar individual y colectivamente. Además, dispondremos de materiales, un foro de acompañamiento y una caja de herramientas colectiva para trabajar durante todo el cuatrimestre juntas.

Vente con nosotras a trabajarte el amor, ¡en compañía se desaprende mejor!


Coral Herrera Gómez



Tienes toda la información y el botón de inscripción en mi web: 

10 de septiembre de 2018

El Mercado del Amor




Publicado en mi blog de la Revista Mente Sana:

El mercado del Amor es ese espacio en el que la gente se mueve cuando empieza la adolescencia, hasta la llegada de la madurez. Es un espacio en el que nos movemos seduciendo a los demás para elegir y ser elegidos, para conocer gente nueva, para probar el acople con los otros y las otras, y ver si se puede empezar una historia de amor. 

De este espacio queda mucha gente excluida: los feos y las feas, los hombres viejos
 y pobres, las mujeres ancianas, la gente con discapacidades y malformaciones, la gente con con enferemedades crónicas, los y las enfermas mentales, los y las disidentes del género, los pobres, los extranjeros, las mujeres en la prostitución, la gente rara, diferente, y no normativa. 

En el mercado del amor triunfan los más guapos y las más guapas: en la cúspide del éxito sexual y amoroso se encuentran los personajes más sexys y famosos del planeta, casi todos blancos y jóvenes, atractivos y millonarios, con talento y energías. A todos ellos los amamos de lejos: actrices, actores, futbolistas, cantantes, modelos, directores de cine, personajes de televisión que inundan nuestras pantallas con su belleza y su felicidad. 

A ellos los admiramos, los amamos, los envidiamos, y todos los demás nos parecen poca cosa a su lado. Nos gusta este modelo porque los medios nos seducen con hombres y mujeres con unas medidas corporales muy concretas, gente rica que ha triunfado, gente que tiene a su alcance todo lo que desee a golpe de tarjeta, gente por la que millones de personas suspiran en silencio. 

Cuando nos relacionamos entre nosotros, buscamos ese modelo. Y claro, todas las personas de carne y hueso con las que nos relacionamos nos parecen imperfectos: demasiado bajo, demasiado alta, demasiado delgado, demasiado gorda, demasiada nariz, pocas tetas, poco culo, muchas caderas, demasiadas orejas, demasiados lunares y cicatrices, demasiadas arrugas y michelines, demasiados pelos, poca plata, poco éxito en la vida…

A nosotras también nos ocurre que nos cuesta mucho emparejarnos con personas que sufren las burlas de toda la sociedad por su tartamudez, por su obesidad, por su sordera, por su voz gangosa o su cojera, por miedo a sentir vergüenza en espacios públicos. El éxito de la gente se mide por las personas que logra seducir y enamorar, por eso los hombres muy poderosos siempre tienen a su lado mujeres guapas y jóvenes. Y por eso a todos se nos baja la autoestima si no tenemos éxito en el mercado del amor: todos queremos sentirnos deseables, pero no hay sitio para todos. El triunfo es sólo para los que cumplen con los estándares de la belleza patriarcal, para los que tienen éxito en la vida, para los que acumulan poder, recursos y mujeres, para los guapos y las guapas.

El Mercado del Amor es un espacio injusto y cruel porque unas pocas personas reciben todo el amor y el deseo, y las mayorías viven suspirando por esos pocos. Nos emparejamos con mucha torpeza los unos con los otros, presas del miedo a quedarnos solos, sin conocernos, sin saber cuidarnos y querernos bien. Chocamos en el espacio, pero no logramos la fusión con el otro para siempre. Vamos probando a ver qué tal, pensando que nuestra media naranja tiene que estar ahí en el mercado esperando a que le encontremos, y que cuando nos veamos nos reconoceremos mutuamente. 

Es como si estuviéramos todos en un gran centro comercial viendo escaparates, deseando sólo a los modelos que nos proponen las tiendas, sin vernos entre nosotros, sin interactuar entre nosotros, buscando a alguien que no existe, sin ver lo que tenemos delante. 

Las mujeres dedicamos mucho dinero y muchas energías a adaptarnos a los cánones de belleza patriarcal para poder entrar en el mercado del amor y encontrar a nuestra media naranja. El mensaje que nos mandan los medios deja una huella profunda en nuestra psique: “si no eres bella, nadie te amará”

Y bajo esta  amenaza nos sometemos a cirugías que ponen en peligro nuestra salud y nuestras vidas, a dietas de tortura para adelgazar, a depilaciones dolorosas para estar más guapas, a sesiones de machaque en un gimnasio para perder grasa, a tratamientos de belleza carísimos cuyos efectos se evaporan con el tiempo, a estar siempre a la moda en ropa, calzado y accesorios, a cuidar nuestras uñas y cabellos con esmero, a invertir nuestros recursos y nuestro tiempo en estar guapas y resultar deseables. 

Este despilfarro de medios y recursos lo abandonamos el día en el que se nos expulsa del mercado laboral por la edad, y nos damos cuenta de lo bien que se vive sin estar 0ometida a la tiranía de la belleza, de lo a gusto que se está sin tener miedo a la soledad, de lo tranquila que se está sin buscar a la media naranja. Es una especie de liberación; ya no tiene una que esforzarse en gustar, ya nuestra autoestima no depende del deseo sexual que sienten los demás por nosotras, ya no hace falta centrarse en los demás sino en una misma, en nuestro placer y nuestra felicidad. 

¿Por qué esperar a que nos expulsen de ese mercado laboral para liberarnos? 

Podemos hacerlo desde la adolescencia, para vivir libres de la tiranía de la belleza y de
este espejismo romántico que nos hace creer que nadie nos querrá si no obedecemos los mandatos de género que nos exigen estar siempre bellas. Podemos transformar este mercado del amor en un espacio libre de jerarquías y de patriarcado, libre de idealizaciones y mitos, un espacio en el que podamos querernos tal y como somos, y en el que podamos compartir placeres y amor libres, tal y como somos, libres de todos los miedos que no nos dejan disfrutar de nosotras mismas, de la gente y del amor. 

Coral Herrera Gómez

7 de septiembre de 2018

Liberarnos de los patriarcados



Las mujeres tenemos que liberarnos de los patriarcados que tenemos dentro, y esto implica desmontar nuestra propia misoginia (el odio hacia las mujeres), y todas las fobias que hemos interiorizado: la gordofobia, la lesbofobia, la xenofobia, el racismo, el clasismo. Como los tenemos dentro, los utilizamos contra nosotras, por eso nos sentimos poca cosa, nos vemos gordas y feas a nosotras mismas, nos sentimos inferiores a los demás, nos comparamos con las otras, y competimos con ellas, sostenemos luchas de poder al estilo patriarcal con nosotras mismas y con las demás. 

Todas tenemos problemas de autoestima porque colaboramos con el patriarcado: nos hacemos la guerra a nosotras mismas, nos perdemos relaciones maravillosas con otras mujeres por miedo a enamorarnos, nos miramos a nosotras mismas con los ojos del patriarcado, y claro, no nos gustamos, ni por dentro, ni por fuera. Lo mismo nos pasa a las feministas, ninguna estamos libres de patriarcado, y tenemos que hacer mucha autocrítica. 

Es un trabajo que dura toda la vida, no hay una meta ni se reparten medallas: se trata simplemente de que lo personal es político, y hay que revisarse todo, desmontarse, y volverse a construir, para liberarnos de tanto machismo y patriarcado, y para aportar con nuestro cambio al cambio social y político que está teniendo lugar en muchos países del mundo. 

Los hombres apenas han empezado a trabajarse los patriarcados, nosotras ya estamos en camino, estamos aprendiendo a querernos bien, estamos reivindicando nuestro derecho a disfrutar del amor y de la vida, estamos saliendo a las calles y somos cada vez más. 

Estamos haciendo la revolución en varios frentes: por dentro, y por fuera: en la cama, en la casa, en el trabajo, en las calles, a solas y junto a las compañeras.

 #AutoestimaFeminista#TrabajarseLosPatriarcados #LoPersonalEsPolítico ##AutocríticaFeminista
#Masculinidades #RevoluciónFeminista

5 de septiembre de 2018

Pobrecitos




Una de las razones por las cuales a las mujeres nos cuesta dejar las relaciones en las que no nos sentimos amadas o en las que sufrimos malos tratos es porque nos dan pena los hombres a los que amamos. Cuando nos enamoramos, conectamos con el niño asustado que hay en su interior. Tenemos tanta capacidad para la empatía, que confundimos el amor de pareja con el maternal y por eso queremos cuidar y ayudar a ese niño inocente a superar sus traumas y sus carencias, y a cerrar sus heridas.

Creo que a muchas nos da ternura la fragilidad de la masculinidad patriarcal: de alguna forma nos compadecemos de sus miedos, de todo lo que les ha tocado sufrir para llegar a ser un macho, de su incapacidad para mostrar afecto, de su falta de habilidades para gestionar sus emociones, de su torpeza a la hora de resolver conflictos, de sus problemas con la autoestima y el Ego. Justificamos su machismo pensando que sufrió tanta violencia ese niño pequeño e indefenso, que es "normal" que la reproduzca y la vuelque sobre nosotras. Nos da por pensar que él sufre siendo violento, pero creemos que el pobrecito no puede evitarlo.

Nos consolamos pensando que nuestro amor lo curará, que nosotras somos muy fuertes y podemos ayudarle a cambiar, que cuando logre conectar con su niño interior se liberará del machismo como por arte de magia. Creemos que los hombres machistas son buenas personas y que no nos hacen daño por placer, sino porque los pobrecitos son hombres, y los hombres son así, muy limitados, violentos e inseguros. Creo que por eso muchas veces nos ponemos condescendientes cuando quieren ser el centro de nuestras vidas, cuando exigen toda la atención, cuando piden a gritos una entrega total e incondicional por nuestra parte. Sabemos que necesitan sentirse poderosos e importantes, así que muchas veces les hacemos creer que lo son, para aliviar un poco ese complejo de inferioridad y superioridad que les hace ser tan dominantes e inseguros.

Bueno, esto es una trampa mortal para nosotras: el niño mutilado no se va a curar, el hombre violento no se va a transformar en una buena persona sólo con nuestro amor. Los hombres tienen que trabajarse sus masculinidades patriarcales, sus traumas y sus miedos, su machismo y su violencia, su discapacidad emocional su necesidad de dominar, su necesidad de tener al lado una esposa-madre-criada leal que les aguante y les sostenga.

Y nosotras tenemos que tener claro que nos merecemos un compañero que nos sepa querer bien. Tenemos que dejar de ser tan comprensivas con los pobrecitos, poner la atención en nosotras, y conectar con la niña que llevamos dentro para protegerla de esos niños violentos e inseguros. ¿Por que si no la cuidas tú, quien va a cuidarla? No permitas que ningún hombre machista le haga daño, que destroce su autoestima, que se aproveche de ella y de su capacidad para amar. Esa niña que tienes dentro somos todas: cuando la cuidas a ella, nos cuidas a todas. Cuando tú te liberas, nos liberamos todas.

 #AutoestimaFeminista #MasculinidadPatriarcal #ViolenciaMachista #MachosSolos #MachosSinAmor #Pobrecitos


Coral Herrera Gómez


2 de septiembre de 2018

Tratarnos bien cuando nos enfadamos



Podemos enfadarnos y expresarlo sin usar la violencia, y sin hacer daño a la persona con la que nos enfadamos. No es fácil, pero podemos tratar bien a todo el mundo incluso en momentos de ira intensa. Es cuestión de tomar conciencia y entrenar cada vez que nos invada la rabia y el cabreo.


Uno de los grandes retos para disfrutar del amor, es aprender a expresar nuestra ira sin violencia, a gestionar nuestro enfado sin hacer daño a los demás, y tratar bien a las personas con las que nos enojamos. 

Tenemos a toda la cultura en contra: en todos los relatos los protagonistas expresan con violencia su enojo. A las niñas les permitimos llorar, pero no mostrar su enfado. Los niños varones en cambio aprenden que el único sentimiento que pueden expresar es la rabia, y les hacen creer que no hay otra forma de resolver los problemas que usando la violencia. Todos sus héroes lo hacen, lo mismo los buenos que los malos: torturan y castigan a sus enemigos, y son más eficaces si lo hacen desde la ira. 

Por eso es tan importante aprender tratarnos bien y cuidarnos en momentos de tensión y cabreo, porque los niños y las niñas nos imitan y aprenden de nuestro ejemplo. Nuestro mal humor no debería convertirse en gritos, insultos, amenazas y humillaciones, comentarios despreciativos, ni debería hacer daño a nadie: ni a desconocidos, ni a nuestros seres queridos. De hecho, el trato hacia la gente con la que nos enfadamos debería ser exquisito hasta que podamos sentarnos a hablar con tranquilidad y explicar cómo nos sentimos, y por qué. 

No es fácil porque nuestro primer impulso cuando nos sentimos dolidos es herir al otro para que reaccione ante nuestra ira: para que pida perdón, se arrepienta, sienta miedo o para que deje de hacer algo que nos molesta o nos hace daño. Y no se trata tampoco de ocultar esa rabia que sentimos: es legítimo expresarla y mostrarla, pero no utilizarla para vengarnos ni para torturar a la otra persona. No se trata de empezar una guerra, sino de que la otra persona cambie su comportamiento o reflexione sobre la situación para poder resolverla.  

Urge en la Escuela aprender a gestionar las emociones fuertes, y a resolver nuestros conflictos cuando nos cabreamos sin herir a nadie. Se trata de poder decir cómo se siente una sin ponerse agresiva ni sumisa, utilizando la asertividad, o sea, la capacidad para hablar desde la calma para negociar, pactar y resolver el conflicto.

Sólo así podremos dejar de maltratar a nuestras niñas y niños, que son los más vulnerables, y dejar de maltratarnos entre nosotros, en la casa, en la calle, y en las redes sociales.

#AmorDelBueno #BuenosTratos #Emociones #TratoExquisitoEnLosConflictos

1 de septiembre de 2018

Beneficios de trabajarse la autoestima desde el feminismo




Trabajarse la autoestima tiene múltiples beneficios no sólo para una misma, sino para todas las mujeres, y ya que nos ponemos, para la Humanidad entera. El patriarcado se hunde en la medida en que las mujeres nos cuidamos y nos queremos a nosotras mismas, y tomamos conciencia de lo importante que es querernos y cuidarnos entre nosotras.

Es un proceso de retroalimentación: cuanto mejor estamos con nosotras mismas, cuanto más nos valoramos y más nos queremos, cuanto más nos trabajamos por dentro, más fácil nos resulta relacionarnos con los demás, y sobre todo con las demás. Porque cuando tenemos seguridad y confianza en nosotras mismas es más fácil dejar de competir y rivalizar, y ponerse a cooperar. El amor de las demás mujeres nos sube la autoestima a cada una de nosotras, también, y a la inversa: el amor a una misma cuando es grande, se multiplica y se expande en todas las direcciones. 

Toda la cultura patriarcal está basada en la idea de que las mujeres no podemos. Y efectivamente, solas no podemos luchar frente a un mundo que nos explota, nos ningunea, nos tiraniza, nos invisibiliza, abusa de nosotras, nos cosifica, nos convierte en mercancía, nos somete, nos domina, nos machaca día tras día para que adquiramos conciencia de nuestra inferioridad, y para que interioricemos dentro la guerra que el patriarcado libra contra las mujeres en todos los ámbitos de nuestras vidas.

El patriarcado está fuera y está dentro de nosotras, la revolución por tanto ha de ser doble: tenemos que luchar contra la misoginia que nos habita, contra la gordofobia que nos hace rechazar nuestros cuerpos, contra el clasismo, el racismo, la lesbofobia, y todas las fobias que nos habitan y se vuelven contra nosotras mismas. Ahora mismo hay miles de mujeres luchando contra sí mismas, exigiendose a sí mismas todo lo que nos impone la cultura patriarcal para que seamos mujeres tradicionales y modernas, para que cumplamos nuestros roles femeninos, para que seamos las mejores en todo: en la cama, en el trabajo, en la casa, en nuestra comunidad.

Hay muchas mujeres sometidas a la tiranía de la belleza porque creen que así las van a querer más, gastando toneladas de tiempo, energías y dinero en ajustarse a los modelos de belleza patriarcal que te hace ver fea, gorda, vieja, y con pelo por todas partes, para que te pongas a perder kilos, aclarar o broncear la piel, estirarla para que no se arrugue, hacer sus pies pequeños o sus tetas grandes, mantener a raya la flacidez, operar para parecerse a las famosas, estar siempre sexys y disponibles a las miradas de los hombres.

Somos muchas las mujeres que sufrimos porque nos sentimos imperfectas, y nos hemos creído que nadie nos querrá si no nos esforzamos en estar bellas y en ser las mejores en todo.

Y es que no nos miramos con ojos de amor, sino con los ojos con los que nos mira el patriarcado. 

Así que hay que empezar a mirarse con buenos ojos y a liberarse de esos patriarcados que nos habitan. Una vez que tenemos identificado qué nos hace bien y qué no, cómo nos hacemos autoboicot a nosotras mismas, cómo nos sometemos y nos rebelamos a los mandatos de género, entonces hay que pasar a la acción.

Lo primero es asumir la responsabilidad que tenemos en nuestra salud, nuestro bienestar y nuestra felicidad. Somos mujeres adultas y no podemos depender de que otro adulto nos ame y nos cuide, y nos haga felices. Con una pareja podemos compartir la felicidad, pero no exigir que la otra persona tenga que cargar con su felicidad y con la tuya. No podemos cargar a nadie con algo que depende enteramente de nosotras, y no es justo, además.

Cuando asumimos plenamente esa responsabilidad de cuidarnos para estar bien, y nos ponemos a trabajar para hacernos la vida más fácil y más bonita, hay que confiar en nuestra capacidad para cuidarnos a nosotras mismas, y asumir un fuerte nivel de compromiso con una misma. Igual o más que cuando nos enamoramos y nos comprometemos con el amado o la amada. 

Ser honesta y leal con una misma es esencial para poder cuidarse y para poder llevar la teoría a la práctica. Nuestro mayor enemigo es el Ego, que cree que todo está fuera y hay que buscarlo, y exigirlo a los demás. El Ego es insaciable y siempre quiere más poder, más aplausos, más reconocimiento, más admiración, más cariño, más deseo, más  atención.

De los demás sólo necesitamos sentirnos aceptadas y queridas: despertar envidia o admiración en gente que no conocemos no nos hace sentir bien, sólo hincha nuestro Ego. Lo que de verdad nos hace felices es saber que nuestra gente nos quiere, nos valora, nos acepta tal y como somos. 

Y para que nos acepten así, tenemos que aceptarnos nosotras. Al conocernos mejor en el trabajo que estamos haciendo en torno a nuestra autoestima, detectaremos cosas que no nos gustan, que nos hacen daño, que querríamos cambiar o mejorar. Y en esto consiste el trabajo personal para que sea completo: tenemos que hacer autocrítica amorosa para poder ser conscientes de nuestros logros pequeños y grandes, para trabajar todo lo que se pueda mejorar, y para iniciar el camino hacia la transformación personal y colectiva.

Con respecto a nuestras relaciones de pareja, amar es toda una inversión de tiempo y de energía, así que hay que ver bien donde ponemos nuestro amor, con quién compartimos los trocitos de vida, qué clase de personas quieres a tu lado. El foco principal en el escenario es el nuestro: nosotras somos lo más importante. Luego está nuestra necesidad de vivir una historia de amor, y nunca debe ser a cualquier precio, hay que elegir bien a las compañías con las que compartimos la vida.

Cuesta un tiempo darse cuenta de que no basta con que te quieran mucho: tienen que quererte bien, y no todo el mundo tiene las herramientas para ello. Así que es muy importante que tu red de gente sea gente alegre, sana, generosa, con inteligencia emocional, con empatía, solidarias, en fin, buenas personas, es de lo que se trata.

Cuando te quieres mucho esto lo ves muy claro, no permites que nadie te toree ni te trate mal, aunque sea alguien que te gusta mucho o alguien a quien quieres mucho. Eres perfectamente capaz de ver si alguien te conviene o no, y tomas decisiones sensatas que te beneficien a ti siempre. Eres capaz de cortar una relación con alguien que te fascina si te das cuenta de que no hay reciprocidad o no se dan las condiciones para poder quererse bien, y disfrutar del amor. 

Otro beneficio al trabajar la autoestima es que podemos conocernos mejor a nosotras mismas, y paliar un poco la soledad, y el miedo a la soledad que nos hace tan dependientes de los demás. De alguna manera, al convertirnos en compañeras y cómplices de nosotras mismas, la soledad se aleja porque nos sentimos acompañadas de la cuna a la tumba, siempre con nosotras mismas, en los buenos y en los malos momentos.

Cuando te quieres bien, sucede también que te va mucho mejor todo, que todo parece más fácil: el examen te sale mejor, porque estás más relajada y confías más en ti misma. Te sale mejor la comida cuando cocinas, te rinde más el tiempo de trabajo o de estudio, se te ocurren grandes ideas, te vuelves más curiosa, surgen en ti nuevos proyectos, sientes ganas de aprender cosas nuevas y de conocer gente nueva, te enfadas menos con el mundo, tienes mejor humor y mejores ánimos, te apetece ser útil y ayudar a tu gente, te pones más creativa, es un proceso contagioso.

Cuando te quieres bien, la gente también aprende a quererte bien, a respetarte, a tratarte con cariño. Es más fácil poner límites a los demás, expresar tus necesidades y tus deseos, decir lo que quieres y lo que no, y negociar en todas tus relaciones para que no duelan. Cuando te quieres bien, no consientes que te manipulen, que te hieran, que te amarguen la vida más de una o dos veces: es más fácil cortar por lo sano cuando tenemos claro lo que necesitamos y lo que queremos, y lo que no queremos.

Otro beneficio de quererse bien a una misma es que tienes más tiempo para disfrutar de tus pasiones porque no gastas energía en batallar contra ti misma. Tus energías son para disfrutar, para crecer, para aprender, para compartir con los demás: la vida es más bonita cuando estás tranquila, en paz y a gusto contigo misma. Tener más energías te permite hacer muchas cosas nuevas, te permite diversificar afectos, moverte con libertad, y relacionarte también con más libertad y más alegría.

Porque al final es esto lo que necesitamos, chicas, más alegría, más tranquilidad, más placer, más orgasmos, más risas, más abrazos, más puertas y ventanas abiertas. De alguna manera cuando estamos mal estamos muy centradas en nosotras mismas, muy en nuestro ombligo, y nos cuesta salir al mundo y disfrutar de la gente, porque claro, no nos sentimos bien.

Pero cuando logramos sentirnos bien con nosotras mismas, entonces como que todo va mejorando como por arte de magia, nuestro bienestar tiene un impacto positivo en los demás: en la gente con la que convivimos, en el espacio de trabajo, en los sitios en los que estamos, en nuestras familias y grupos de gente querida, con nuestros animales y plantas domésticas.

Lo personal es político, y cuanto mejor estamos las mujeres, más nos unimos y más logros conseguimos, y la sociedad entera avanza. Todo son beneficios cuando te  trabajas la autoestima para quererte más y mejor: todo nuestro mundo late a nuestro son, se contagia de nuestras buenas vibras, nos siente felices con nosotras mismas. Y esto, no sé si os habéis parado a pensarlo, pero tiene un efecto rebote en las niñas, en las adolescentes, en tus amigas, en tus compañeras de estudios o de trabajo, y hasta en las mujeres con las que te cruzas por la calle.

Así que pongámonos generosas: cuanto mejor estamos nosotras, mejor están las demás compañeras y los demás seres queridos. Es incluso más fácil si nos lo tomamos no sólo como un proceso personal, sino más bien colectivo: al aprender a cuidarnos a nosotras mismas, estamos poniendo nuestro granito de arena para que haya cada vez más mujeres liberadas de la culpa, el miedo, la falta de confianza en una misma, el machismo, y la violencia. Todas sufrimos diversos grados de violencia en nuestras vidas por haber nacido mujeres, por eso cuando una de nosotras se libera de una relación de violencia machista, nos liberamos todas. Cuando una se va  de una relación en la que no la quieren bien, estamos todas ganando, porque lo que empodera a una, nos empodera a todas.

Y si nos cuidamos mucho a nosotras y entre nosotras, nos será más fácil acabar con el machismo y el patriarcado, porque cuando las mujeres nos empoderamos, no hay quien nos pare.


Coral Herrera Gómez



Nuevo Curso en la Escuela del Amor




Artículos relacionados


Cómo cuidarte cuando estás enamorada: salud emocional y amor romántico







Coral Herrera Gómez Blog

Quiero que me escribas cada vez que publiques nuevos contenidos en el Blog:

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
Visita mi tienda de regalos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.