Mostrando entradas con la etiqueta AMOR. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta AMOR. Mostrar todas las entradas

17 de octubre de 2018

¿Por qué hay que dejar de sufrir por amor?


De Steven Meissel



Sufrir por amor nos envejece y nos pone feas. Es justo lo contrario a lo que sucede cuando nos enamoramos y estamos felices: se nos ve radiantes, nos brilla el pelo, la mirada, la piel, y todo el mundo nota nuestras noches de amor.

Cuando sufrimos se nos marcan las ojeras, las bolsas, las arrugas, se nos borra la sonrisa, se nos opaca la mirada y se seca la piel. Estamos más cansadas siempre, porque sufrir nos roba las energías y la alegría de vivir. Sufrir no es gratis: además de envejecer, nos deteriora por dentro y por fuera. Nuestra salud mental y emocional se daña, nuestra salud física también.

Hay que dejar de sufrir por amor cuando nos hace dependientes de la droga del amor, nos aísla y nos pone sumisas, como quiere el patriarcado. Nos vuelve zombies, nos amarga la vida, nos hace perder tiempo, con lo corta que es la vida.

¿Queréis mas razones para convenceros de lo importante que es no sufrir por amor?

Nos sobran los motivos: tenemos que dejar de despilfarrar tiempo y energías en relaciones que no funcionan y no nos hacen felices. Mejor si es desde el principio.
Cuanto antes te liberes, mejor.
Cuando una se libera, nos liberamos todas.

#LoRománticoEsPolítico #MujeresQueYaNoSufrenPorAmor #AutocuidadoFeminista


En librerías y en la web de Catarata:
https://www.catarata.org/libro/mujeres-que-ya-no-sufren-por-amor_80398/

6 de octubre de 2018

Filosofía y normas del Laboratorio del Amor





Filosofía 

- El Laboratorio es un espacio de acompañamiento terapéutico basado en la sororidad entre mujeres, el auto-cuidado y los cuidados entre nosotras, la solidaridad, y el compañerismo.
- El Laboratorio es un espacio de seguridad y confianza, un lugar en el que caminamos desnudas sin miedo a ser etiquetadas ni juzgadas, sin miedo a mostrarnos tal y como somos, sabiendo que nadie va a tratarnos mal en ningún momento, y que estaremos rodeadas de mujeres que comparten el espacio con mucha empatía y amor del bueno.
- El Laboratorio del Amor es un espacio libre de violencia patriarcal, de machismo y misoginia, lesbofobia, homofobia y transfobia, racismo y xenofobia, gordofobia y clasismo. Es una comunidad de mujeres diversas en la que no tienen cabida los discursos de odio, ni los comentarios despreciativos o humillantes, ni los insultos, ni las faltas de respeto, ni el abuso, ni el acoso, ni las guerras entre personas o entre bandos enfrentados.  
- El Laboratorio es como una relación amorosa en la que todas nos sentimos libres para llegar, para quedarnos el tiempo que queramos, para irnos,y para volver las temporadas que lo necesitemos. Las fechas de entrada y salida las pones tú, las puertas del Laboratorio están siempre abiertas.

- Trabajamos desde la idea de que se puede sufrir menos y disfrutar más del amor, que lo Romántico es Político, y que Otras formas de quererse son posibles: en nuestro trabajo colectivo se mezclan lo personal y lo político, la teoría y la praxis, el análisis y el diseño de estrategias para desaprender lo patriarcal y poder disfrutar más de las relaciones sexuales y sentimentales que construimos con los demás. 
 - En el Laboratorio compartimos conocimientos: nadie imparte lecciones magistrales. Es una red horizontal en la que no hay jerarquías, trabajamos en equipo y ninguna opinión es más válida que la de las demás: no importa si llevas mucho tiempo o si acabas de llegar, si te sientes feminista o no, si eres muy joven o muy mayor, si eres hetera, lesbiana o bisexual. El Laboratorio es un espacio libre de discriminación, y alimentado con mucho amor del bueno.

- En el Laboratorio no discutimos como en las redes sociales. No hacemos debates, sino que trabajamos en un tema que siempre queda abierto a nuevas aportaciones. Cada cual comparte sus aprendizajes y sus vivencias, sus opiniones y sus ideas, y llevamos a cabo una construcción colectiva del conocimiento. Gracias a este trabajo en el que se mezclan las reflexiones con las experiencias personales, no caemos en las guerras habituales de egos para imponer nuestra postura sobre las demás. No hay necesidad de ganar batallas, ni de lucirse, ni de alimentar los Egos machacando a las demás: el Laboratorio es un espacio de trabajo e  investigación permanente en el que trabajamos con preguntas, compartimos materiales, nos contamos las vidas, escuchamos las de las compañeras, y siempre nos relacionamos en un tono respetuoso y amoroso.
- En el Laboratorio nos cuidamos unas a otras, nos tratamos con amor, y nos apoyamos las unas a las otras. Todas preguntamos antes de hacer suposiciones erróneas, y nos escuchamos con amor para evitar malentendidos. Pedimos disculpas si hemos interpretado mal las palabras de la otra compañera. Si las demás nos acompañan en un momento difícil, es importante que mantengamos al tanto a las compañeras de cómo estamos para que no se preocupen.
- En el Laboratorio no sólo compartimos las penas, también las alegrías: noches locas de amor y sexo, enamoramientos, casamientos, ligues, momentos felices, proyectos personales que salen adelante, sueños que se cumplen, trabajos que nos ilusionan, y momentos importantes de nuestras vidas.  
- El objetivo común es poder llevar la teoría a la praxis, por eso además de analizar nuestra realidad desde una perspectiva crítica, también hacemos autocrítica amorosa: para conocernos mejor a nosotras mismas, para aprender a querernos bien y a cuidarnos mucho, y para disfrutar del amor y de la vida. Queremos construir nuestras relaciones desde los principios igualitarios del feminismo desalojando los patriarcados que nos habitan, desobedeciendo los mandatos de género, y liberando al amor del machismo. 
-Nuestro trabajo es a la vez personal y colectivo: cuando una se cuida, está cuidando a todas. Cuando una se libera, nos liberamos todas. Rebelarse a la trampa del amor romántico es uno de los mayores actos de rebeldía política en contra del patriarcado, por eso no podemos separar la lucha personal en nuestro interior, en la cama y en la casa, con la lucha que estamos haciendo en las calles, en las escuelas, en los centros de trabajo, en los parlamentos, en los medios de comunicación, en las religiones, en la ciencia, en los espacios públicos. Esta transformación es contagiosa, sale de mi para las demás, y vuelve a mí: trabajar colectivamente el amor romántico es una de las experiencias más hermosas y revolucionarias que podemos vivir las mujeres.
- Las mujeres del Laboratorio nos sentimos pioneras de un cambio social, cultural, político y económico, sexual y sentimental que está teniendo lugar aquí y ahora, en la Historia de Nuestro Tiempo Presente. Lo estamos viviendo en primera persona, y ya no nos sentimos raras, ni nos sentimos solas: somos cada vez más las mujeres que ya no sufrimos (tanto) por amorTrabajamos la autoestima personal y la colectiva desde un feminismo que incorpora al análisis las diferencias de clase, etnia, origen, orientación sexual, etc. Entre todas estamos aportando a la construcción de una ética amorosa que nos permita poner en el centro de nuestras vidas y en el centro de la política el tema de los cuidados, los afectos, las emociones y el sexo. 


Normas del Laboratorio
- El Laboratorio es una comunidad y todas nosotras aportamos a la construcción, alimentación, mantenimiento y cuidado de este espacio: todas podemos abrir nuevos foros en los foros del Laboratorio, proponer Ejercicios y compartir Herramientas, subir fotos al Álbum de Fotos, publicar en el Blog o proponer una película en el Cine Forum para hablar sobre ella. Entre todas estamos haciendo una buena Biblioteca del Amor, ya tenemos muchos vídeos, entrevistas, artículos, enlaces, libros en pdf, documentales, memés, imágenes, reseñas, guías y manuales. 
- Celebramos un chat en directo al mes, dura hora y media, y cualquiera de nosotras puede proponer un tema, o bien podemos empezar a charlar desde lo personal y tocar varios temas. Cualquiera de nosotras podrá chatear en dúo con cualquier compañera en privado, o en público. Todas podéis proponer la celebración de un chat extraordinario en el Foro de Señoras si lo necesitáis para que acudan las que puedan.
- En el Laboratorio no hay límites de tiempo ni espacio: puedes escribir todo lo que desees, cuantas veces desees, sin miedo a aburrir o ser pesada. ¡No está permitido disculparse cuando una se extiende mucho!
Toda la información que aquí se comparte es confidencial, cuando entras aquí firmas una especie de  pacto en el que te comprometes a cuidar a tus compañeras, a velar por su seguridad, y a mantener lealtad al grupo respetando el derecho a la intimidad y la privacidad de todas las miembras de la comunidad. 

En tres años ya han pasado por el Laboratorio más de 300 mujeres. En la actualidad, somos más de cincuenta mujeres diversas de diferentes edades, profesiones, países, orientaciones sexuales, religiones... Cada una de nosotras está luchando desde sus trincheras, en su casa, en el trabajo, en sus relaciones sexuales y sentimentales para transformar el mundo y transformarse a sí mismas. El Laboratorio es un espacio para trabajar lo romántico en buenas compañías: nos acompañamos, nos escuchamos, nos damos buenos consejos, compartimos nuestros aprendizajes, nos apoyamos las unas a las otras, nos empoderamos juntas, compartimos herramientas y diseñamos estrategias para trabajar el amor y la autoestima juntas.

Si queréis saber más sobre el Laboratorio del Amor, podéis visitar mi web y ver el vídeo en el que os explico cómo funcionamos. Sois todas bienvenidas a este taller permanente en la Escuela del Amor: 

14 de septiembre de 2018

Curso de Otoño en la Escuela del Amor





¿Dónde, cómo, cuándo....? 


Duración: 12 semanas

Inicio:  21 de septiembre de 2018

Formato: en línea

Dirigido a: Mujeres, hombres y gente diversa de todas las edades y países.

Precio: 90 euros

El precio del curso incluye:

- dos chats en directo con Coral Herrera,
- materiales,  ejercicios y una caja de herramientas
- acceso a la Biblioteca del Amor, el Blog y el Cine-Fórum
- pasar a ser miembro permanente de la Escuela del Amor



Temas del Curso


1. Autoestima, autoamor, autocrítica amoroso y empoderamiento personal y colectivo.

2. El romanticismo patriarcal: desmitificando el amor.

3. Feminismos y masculinidades, ¿otras relaciones son posibles?

4. Soledades, rupturas, y duelos.

5. Nuestras utopías amorosas: pactos, estrategias y herramientas para sufrir menos, y disfrutar más del amor. 



Objetivos del Curso


En este curso trabajamos la autoestima y el autoamor, el empoderamiento personal y colectivo, la autocrítica amorosa y el auto-reconocimiento. Vamos a desmontar y desmitificar colectivamente el romanticismo patriarcal de nuestra cultura, y de nuestro interior. Vamos a aprender y debatir sobre los feminismos, la identidad femenina, la masculinidad patriarcal, y las relaciones heterosexuales en la era posmoderna de los amores líquidos. Vamos a hablar de nuestras soledades, de nuestros duelos y nuestras rupturas. Vamos a terminar imaginando otras formas de querernos, estableciendo pactos con nosotras mismas y con las compañeras, trabajando en todo aquello que queremos eliminar, añadir o transformar de nuestras vidas. Diseñaremos nuestra propia utopía amorosa colectivamente, y compartiremos herramientas para gestionar nuestras emociones, para llevar la teoría a la práctica, y para sufrir menos, y disfrutar más del amor.

El trabajo se divide en cinco módulos que duran dos semanas, en cada uno de ellos haremos ejercicios para trabajar individual y colectivamente. Además, dispondremos de materiales, un foro de acompañamiento y una caja de herramientas colectiva para trabajar durante todo el cuatrimestre juntas.

Vente con nosotras a trabajarte el amor, ¡en compañía se desaprende mejor!


Coral Herrera Gómez



Tienes toda la información y el botón de inscripción en mi web: 

5 de septiembre de 2018

Pobrecitos




Una de las razones por las cuales a las mujeres nos cuesta dejar las relaciones en las que no nos sentimos amadas o en las que sufrimos malos tratos es porque nos dan pena los hombres a los que amamos. Cuando nos enamoramos, conectamos con el niño asustado que hay en su interior. Tenemos tanta capacidad para la empatía, que confundimos el amor de pareja con el maternal y por eso queremos cuidar y ayudar a ese niño inocente a superar sus traumas y sus carencias, y a cerrar sus heridas.

Creo que a muchas nos da ternura la fragilidad de la masculinidad patriarcal: de alguna forma nos compadecemos de sus miedos, de todo lo que les ha tocado sufrir para llegar a ser un macho, de su incapacidad para mostrar afecto, de su falta de habilidades para gestionar sus emociones, de su torpeza a la hora de resolver conflictos, de sus problemas con la autoestima y el Ego. Justificamos su machismo pensando que sufrió tanta violencia ese niño pequeño e indefenso, que es "normal" que la reproduzca y la vuelque sobre nosotras. Nos da por pensar que él sufre siendo violento, pero creemos que el pobrecito no puede evitarlo.

Nos consolamos pensando que nuestro amor lo curará, que nosotras somos muy fuertes y podemos ayudarle a cambiar, que cuando logre conectar con su niño interior se liberará del machismo como por arte de magia. Creemos que los hombres machistas son buenas personas y que no nos hacen daño por placer, sino porque los pobrecitos son hombres, y los hombres son así, muy limitados, violentos e inseguros. Creo que por eso muchas veces nos ponemos condescendientes cuando quieren ser el centro de nuestras vidas, cuando exigen toda la atención, cuando piden a gritos una entrega total e incondicional por nuestra parte. Sabemos que necesitan sentirse poderosos e importantes, así que muchas veces les hacemos creer que lo son, para aliviar un poco ese complejo de inferioridad y superioridad que les hace ser tan dominantes e inseguros.

Bueno, esto es una trampa mortal para nosotras: el niño mutilado no se va a curar, el hombre violento no se va a transformar en una buena persona sólo con nuestro amor. Los hombres tienen que trabajarse sus masculinidades patriarcales, sus traumas y sus miedos, su machismo y su violencia, su discapacidad emocional su necesidad de dominar, su necesidad de tener al lado una esposa-madre-criada leal que les aguante y les sostenga.

Y nosotras tenemos que tener claro que nos merecemos un compañero que nos sepa querer bien. Tenemos que dejar de ser tan comprensivas con los pobrecitos, poner la atención en nosotras, y conectar con la niña que llevamos dentro para protegerla de esos niños violentos e inseguros. ¿Por que si no la cuidas tú, quien va a cuidarla? No permitas que ningún hombre machista le haga daño, que destroce su autoestima, que se aproveche de ella y de su capacidad para amar. Esa niña que tienes dentro somos todas: cuando la cuidas a ella, nos cuidas a todas. Cuando tú te liberas, nos liberamos todas.

 #AutoestimaFeminista #MasculinidadPatriarcal #ViolenciaMachista #MachosSolos #MachosSinAmor #Pobrecitos


Coral Herrera Gómez


2 de septiembre de 2018

Tratarnos bien cuando nos enfadamos

Uno de los grandes retos para disfrutar del amor, es aprender a expresar nuestra ira sin violencia, gestionar nuestro enfado sin hacer daño a los demás, y tratar bien a las personas con las que nos enojamos. 

Tenemos a toda la cultura en contra, los niños aprenden que el único sentimiento que pueden expresar es la rabia y el enfado, y que no hay otra forma de resolver los problemas que usando la violencia. Es difícil hacer el cambio mientras sus héroes sigan siendo violentos, pero creo que es fundamental concienciarnos de lo importante que es tratarnos bien y cuidarnos en momentos de tensión y cabreo, porque también aprenden de nosotros y de nosotras. 

Nuestro mal humor no debería convertirse en gritos, insultos, amenazas y humillaciones, comentarios despreciativos, ni debería hacer daño a nadie: ni a desconocidos, ni a nuestros seres queridos. Urge en la Escuela aprender a gestionar las emociones fuertes, sobre todo para que dejemos de maltratar a nuestras niñas y niños, que son los más vulnerable, y para que dejemos de maltratarnos entre nosotros, en la casa, en la calle, y en las redes sociales.

#AmorDelBueno #BuenosTratos #Emociones #Relaciones 

30 de agosto de 2018

Curso Intensivo: Autoestima y Amor



El viernes 14 de septiembre empezamos nuevo curso intensivo en la Escuela del Amor para trabajar la autoestima y las relaciones de pareja. Es sólo para mujeres, y trabajaremos desde la autocrítica amorosa feminista. Dura diez días, y podéis apuntaros desde cualquier país. En cada sesión haremos un ejercicio, trabajaremos en el foro y compartiremos materiales, y al terminar celebraremos un chat en directo. 


Aquí tenéis toda la información y el botón de inscripción:

http://otrasformasdequererse.com/curso-intensivo-autoestima-y-amor-romantico/


¡Sois todas bienvenidas!

28 de agosto de 2018

Busco amor, y me encuentro feminismo




Muchas de vosotras venís aquí a buscar amor, y os encontráis con feminismo. Me escribís contándome que os sorprende llegar a mi muro y a mi blog, y encontrar teoría política aplicada al área de las emociones, el deseo, y las relaciones. Que os suena todo muy sensato, y que parece más fácil aplicarle la teoría feminista al amor con los análisis y las herramientas que voy ofreciendo en mis escritos. Que la mayoría de ellos son fáciles de leer, que son útiles para vuestra vida personal y profesional, para trabajar en clase o en casa con adolescentes.

Que el feminismo se entiende más fácil, que os está cambiando la vida, que ya no os sentís condenadas a sufrir por amor, que estáis aprendiendo a quereros y a cuidaros, que estáis haciendo autocrítica y trabajando a fondo los patriarcados que os habitan, que os estáis liberando de las relaciones en las que no sois felices, que estáis abriendo los ojos a una nueva forma de entender el amor y las relaciones, que estáis con ganas de explorar nuevas formas de quererse y de disfrutar más del amor y de la vida...todas estas cosas que me decís, me hacen sentir útil, y me hacen sentir que todo mi trabajo merece la pena. 

Al principio nunca pensé que me leería gente que no conocía el feminismo, de alguna manera creía que la gente se espantaría al leer cosas como "patriarcado", "capitalismo", "derechos humanos", "solidaridad", "amor del bueno", "compañerismo", "feminismo", pero creo que ha sido más bien al revés: esto de la revolución amorosa feminista es contagioso, y las #MujeresQueYaNoSufrenPorAmor somos cada vez más, ¡gracias a todas por vuestros lindos mensajes y por seguir mi blog!

Hoy estoy celebrando que ya he recibido 5 millones de visitas en mi blog, después de 8 años y 513 post, así que quería agradeceros vuestra presencia aquí, vuestro apoyo en redes, y todo el amor del bueno que me llega de tantos países diferentes, ¡muchas gracias a todas y a todos!

Coral Herrera Gómez 

26 de agosto de 2018

¿Cómo saber si hay amor en mi relación de pareja?



Loui Jover, 1967


Muchas mujeres están en relaciones de pareja en las que no hay amor. Quizás puede que haya mucho romanticismo, pero no hay amor. La trampa en la que caemos gracias a este gran espejismo colectivo que es el mito del amor romántico, es precisamente que aguantamos demasiado tiempo en relaciones que parecen de amor, pero no lo son.

A las mujeres heterosexuales nos cuesta distinguir el amor de la violencia porque la cultura amorosa patriarcal en la que hemos sido educadas nos hace creer que quién bien te quiere, te hará llorar, que los que más se pelean son los que más se desean, y que del amor al odio hay un paso.

Es una cultura sadomasoquista en la que a nosotras nos toca el papel de sufridoras, y nos hace creer que cuando un hombre nos vigila, nos controla, nos limita la libertad, ataca nuestro derecho a la privacidad, lo hace "por amor". Que sin el amor de un hombre no somos nada. Que los celos son pruebas de amor, que la violencia es pasional, que los malos tratos son "normales" entre dos seres que se quieren. Y es que son el pan nuestro de cada día: vivimos en una cultura muy machista y muy violenta en la que hemos naturalizado la violencia y el sufrimiento, y nos hemos acostumbrado y hasta resignado pensando que es imposible estar en una relación amorosa basada en el respeto mutuo, el placer y el compañerismo.
´
Sin embargo, las mujeres que ya no sufrimos por amor estamos cansadas de aguantar malos tratos en nombre del amor, estamos hartas de relaciones en las que no somos felices, estamos cansadas de nuestro rol de mujer sacrificada que todo lo soporta por amor, y ya no nos creemos el cuento de que haya algo de amor en una relación machista en el que a nosotras nos toca obedecer, someternos, renunciar a nuestra libertad, y trabajar gratis sirviendo al señor.

Para nosotras el amor tiene que estar basado en el placer, el disfrute, el compañerismo, la solidaridad, el buen trato, la libertad y la igualdad, la honestidad y la sinceridad. Creemos que si duele, no es amor. Confiamos en nuestra capacidad para evaluar si una relación nos está haciendo felices o no, si nos compensa o no, si puede funcionar o no, y en nuestra capacidad para tomar decisiones si la respuesta es no. Porque priorizamos el auto-cuido por encima de cualquier relación romántica: lo primero es nuestra salud, nuestro bienestar, nuestra felicidad. 

La mejor herramienta para hacer análisis de las relaciones en las que estamos es hacernos  preguntas. Os invito a poneros las gafas violetas con los filtros del amor, y a hacernos todas las  preguntas que se nos ocurran para intentar averiguar si estamos en una relación en la que hay amor, o si por el contrario estamos en una relación basada en la dependencia y la necesidad, en la dominación y la sumisión, en la comodidad o en el interés.

Las preguntas las tenemos que poner entre todas, aquí lanzo unas cuantas para empezar:

- ¿Te sientes plenamente correspondida en tu relación?, ¿crees que los dos estáis igual de ilusionados y tenéis las mismas ganas, y la misma intensidad en vuestros sentimientos?

- ¿Te sientes amada?, ¿Cómo te demuestra tu compañero su amor?,

- Si no te lo demuestra, ¿por qué no te lo demuestra?

- ¿Crees que tu compañero tiene ganas de disfrutar del amor y del sexo, o hay algún obstáculo que le impida vivir sus relaciones con libertad y alegría, como por ejemplo, el miedo?

- ¿Tenéis los dos el mismo concepto, o parecido, del amor, y del tipo de pareja que querríais tener? Si la respuesta es no, ¿hay condiciones para  amarse si vuestras apetencias no coinciden?

- ¿Te sientes aceptada tal y como eres?, ¿te ha pedido tu pareja que cambies tu forma de ser, o hagas cambios en tu vida?

- ¿Te sientes bien, te sientes feliz, estás a gusto en tu relación?, ¿porcentaje de felicidad?

- ¿Te sientes bien tratada?,

- ¿Te sientes bien tratada todo el tiempo, la mayor parte del tiempo, o sólo a veces?

- ¿Te sientes bien tratada cuando hay conflictos y discusiones?

- ¿Cómo tratas tú a tu compañero?, ¿notas mucha diferencia entre su forma de tratarte y la tuya hacia él?

- ¿Cómo habla de sus ex-novias?

 - ¿Cómo habla de las mujeres?

- ¿Cómo trata a la camarera que os está sirviendo la comida en el bar?

- ¿Crees que tu compañero es buena persona?

- ¿Crees que tu compañero es buena persona todo el tiempo, con todo el mundo?

- ¿Cómo se comporta con los animales?

- ¿Es machista? ¿Es racista, clasista, homófobo, lesbófobo, xenófobo?, ¿emite discursos de odio?

- ¿Sus actos y sus palabras se corresponden, lo que dice y lo que hace es coherente?

- ¿Cuantas pasiones y aficiones tenéis en común, hay compatibilidad entre ellas?

- ¿Se ocupa y se preocupa por tu placer, o sólo piensa en el suyo?

- ¿Sabe escuchar con amor?, ¿te escucha a ti con amor?

- ¿Cómo son sus relaciones con sus amigos y amigas, y con su familia?

-  ¿Sientes que la relación es fácil, o es difícil? Fluye el amor, ¿o estáis siempre peleando?

- ¿Ha mentido delante de ti alguna vez a alguien?

- ¿Cómo crees que te ve él, qué te dicen sus ojos cuando te mira, qué cosas le gustan de ti?

- ¿Cómo le habla de ti a los demás, cómo le habla de ti a su mejor amigo, te gusta lo que estás escuchando al imaginarlo?

- ¿Cómo te habla a ti sobre ti misma, cómo habla de ti a los demás cuando estás tú presente?

- ¿Se ha desnudado emocionalmente delante de ti, te ha dejado ver su interior, te ha hablado sobre sí mismo y sobre sus sentimientos?

- ¿Quién es el que se siente más feliz en la relación?, ¿quién es el que mejor está de los dos, o estáis igual de bien los dos?

- ¿Te sientes cuidada?,

- ¿Te sientes cuidada siempre, o solo a veces? Cuando enfermas, ¿te cuida?, ¿te ayuda cuando tienes problemas?, ¿se preocupa por ti?

- ¿Sientes que tienes intimidad y privacidad?, ¿respetas tú la suya?

- ¿Cómo actúa cuando está estresado o nervioso?

- ¿Os veis ambos juntos en el futuro, o alguno de los dos se ve fuera de la relación?

- ¿Te sientes libre para ser tú misma, para expresarte, para contar cómo te sientes, para hablar de tus deseos?

- ¿Te sientes libre en la relación para tener tus propios espacios, tus propios tiempos?

- ¿Cómo le acepta tu gente a tu chico?, ¿qué piensa él de tu gente?

- Si tu gente no le gusta, ¿crees que él trata de aislarte, o respeta tu red de afectos?

- Si su gente no te gusta, ¿crees que él se siente libre para relacionarse con su red de afectos?

- ¿Cómo se comunica contigo?, ¿quién llama primero?, ¿cuánto tarda en contestar tus mensajes?

- ¿Respeta los pactos a los que habéis llegado para estar juntos, o los rompe a menudo?

- ¿Crees que tu compañero confía plenamente en ti?

- Y tú, ¿confías plenamente en tu pareja?

- ¿Os reís mucho juntos?, ¿te estás divirtiendo?

- ¿Estás renunciando a algo, o te estás sacrificando por algo?

- Si es feminista, si dice que se está trabajando el patriarcado, ¿hay coherencia entre sus discursos y sus actos?

- ¿Hay compañerismo, igualdad y trabajo en equipo en tu relación?

- ¿Cómo os repartís las tareas en la casa, la crianza, los cuidados?,

- ¿Disfrutáis ambos de la misma cantidad de tiempo libre?

- ¿Cómo es vuestra forma de organizaros económicamente, sois solidarios el uno con el otro, dependéis del otro para vuestra subsistencia, cómo es la relación cuando no hay igualdad en los ingresos?

- ¿Te compensa la relación, sientes que las cosas buenas realmente compensan las malas?

- ¿Te gustaría que hubiese algún cambio en tu relación?, ¿Crees que es posible que haya un cambio en la realidad?

- ¿La relación ahora es mejor que al principio, o peor?

- ¿Imaginabas que tu relación iba a ser así?, ¿cómo la soñabas?

- ¿Tu relación se ha convertido en un cruce constante de reproches mutuos?, ¿hay cansancio o hartura por parte de ambos?

- ¿Qué cosas podrían mejorar en la relación?

- ¿Qué cosas te gustaría trabajarte a ti para ser mejor persona y para disfrutar del amor?

- ¿Y tu pareja, qué podría trabajarse para mejorar también?, ¿crees que tiene herramientas y ganas para hacerlo?

- ¿Cómo habla de sí mismo?, ¿cómo le ves el Ego y cómo le ves la autoestima?

- ¿Te da la razón en todo, te lleva la contraria en todo?, ¿te ríe todas las gracias?, ¿se pone por debajo de ti, o por arriba de ti, o permanece en el mismo nivel que tú?

- ¿Y tú, te pones por encima o por debajo, alternas posiciones de dominación y sumisión, o tratas de tener relaciones horizontales e igualitarias?- ¿Cuál es el porcentaje de nivel de sinceridad y honestidad de tu pareja?

- ¿Cómo sería tu vida si no estuvieses con tu pareja actual?, ¿qué estarías haciendo?

- ¿Cómo será la vida de él sin ti, qué estaría haciendo?

- ¿Tiene tu pareja miedo de quedarse solo/a?,

- ¿Y tú, tienes miedo a quedarte sola?

- ¿Te sientes encadenada a tu pareja por los sentimientos que albergas hacia ella, o por alguna otra atadura económica, contractual, etc?

- ¿Crees que tu pareja se siente libre estando en esta relación contigo?

- ¿Confías en ti misma para saber cuando es el momento de romper la relación, si llega ese momento?

- ¿Cómo crees que se comportaría él en la ruptura, te trataría con amor, o te haría la guerra?


En los comentarios podéis aportar más preguntas para ayudar a la construcción de herramientas que nos permitan evaluar si hay amor en vuestra pareja, o si no compensa seguir en ella.

¡Muchas gracias!

Coral Herrera Gómez

20 de agosto de 2018

¿Qué tienen en común los maltratadores y asesinos de mujeres?



Los hombres que asesinan a sus novias, ex novias o esposas tienen varias cosas en común, aunque tengan edades muy diferentes, pertenezcan a diferentes clases sociales y religiones, y vivan en puntos muy distantes del planeta:
-No están locos, ni son enfermos: matan porque son machistas y violentos .
-Creen que les mueve el amor, pero en realidad les mueve el odio. Confunden ambos términos porque son sentimientos muy fuertes, pero en realidad ninguno de ellos tiene capacidad para amar, para querer, para cuidar a nadie.
 - Castigan a las mujeres porque no saben aceptar las derrotas, ni entienden que las historias de amor empiezan y acaban, son incapaces de aceptar con humildad que todos somos libres para quedarnos o para irnos, y que las mujeres también lo son.
-Son hombres profundamente obedientes al patriarcado, y no toleran la insumisión ni la rebeldía femenina al papel que nos ha tocado durante siglos. Son soldados del patriarcado, lo interiorizan, lo defienden, lo imponen, y lo asumen sin cuestionarlo.
-La mayoría no trata a las mujeres como compañeras, sino como enemigas, y no disfrutan de las relaciones porque creen que el amor es una guerra.
-Su masculinidad frágil está en su punto de vulnerabilidad más alto. Cuanto más inseguros se sienten, más violentos son.
- Destrozan la autoestima a sus víctimas para hacerles más vulnerables y dependientes. Usan mucho la culpa para que aguanten más tiempo los malos tratos.
- Creen que son dueños de su pareja y que por tanto pueden disponer libremente de la vida de ella.
-Aman y defienden su libertad, mientras reprimen la de sus compañeras. La mayoría tiene muy claro que la monogamia es para ellas, no para ellos.
-No saben identificar, expresar y gestionar sus emociones, ni saben comunicarlas.
-No saben vivir su dolor sin hacer daño a los demás.
-Sufren un enorme complejo de inferioridad y superioridad con respecto a sus compañeras, se sienten dependientes de ellas y a la vez se sienten superiores.
- Su Ego necesita ser el más importante, y se siente profundamente herido cuando no son los protagonistas absolutos, cuando no están en el centro de la atención de la otra persona, cuando les desobedecen, cuando les traicionan, o cuando les dejan de querer.
- Tienen mucho miedo al «qué dirán»: el maltratador no quiere parecer un fracasado, temen que su masculinidad y honor queden cuestionados tras la ruptura de la pareja, tienen miedo a las burlas de los demás hombres si sus mujeres no les obedecen, les son infieles o les abandonan.
-Tienen miedo al futuro y a los cambios, por eso no admiten separaciones ni divorcios: quieren que todo siga igual que siempre, con sus privilegios y con su posición de dominación en la pareja .
-Están muertos de miedo. Tienen miedo a quedarse solos, a que nadie les quiera y les cuide.
-Cuanto más miedo tienen, más rabia sienten ante todo aquello que no pueden controlar, protagonizar o liderar.
-Instauran un régimen de terror en sus casas para que el miedo de ella sea más grande que el suyo propio. Amenazan, chantajean, hacen dramas, y quieren ser el centro de atención de su víctima, aunque sea haciéndole la vida imposible.
- Se sienten humillados con la libertad de las mujeres para dejar una relación cuando quieren.
- Se sienten impotentes: no pueden modificar la realidad a su antojo ni pueden comprar amor. No pueden tampoco obligar a ninguna mujer a que les ame. No pueden ejercer el control sobre los sentimientos de los demás porque el Amor es radical y hermosamente libre, lo que les llena de frustración porque no pueden hacer nada para retener a una mujer a su lado.
- Se sienten atacados por la revolución feminista que nos está cambiando la vida a millones de personas. Están llenos de rabia, no comprenden los cambios sociales, y creen que cuantos más derechos tienen las mujeres, menos privilegios tienen ellos. Creen que la igualdad les perjudica, y algunos odian profundamente a las humanas del género femenino en general, y a las feministas en particular.
-Se sienten frustrados porque su princesa no es tan sumisa, ni tan sacrificada, ni tan entregada como les prometieron en las películas. Las mujeres buenas no abundan: para la mayoría somos todas malas, mentirosas, manipuladoras, mezquinas, dominantes, crueles y perversas. De ahí la desconfianza que sienten hacia nosotras, pues creen que si se enamoran van a perder su libertad y su poder. Cuando se enamoran, sin embargo, se decepcionan cuando descubren que su princesa es «como todas».
Los hombres a los que admiran y sus héroes de ficción consiguen lo que quieren con la violencia, se divierten con la violencia, y resuelven sus problemas con violencia. No saben hacerlo de otro modo, así es como triunfan y tienen éxito: matando y sometiendo a los demás hombres, y a las mujeres.
-Tienen problemas para disfrutar de su sexualidad y sus relaciones amorosas porque se sienten presionados para dar la talla en a cama, y su forma de entender y experimentar el placer es muy limitada, pues la mayoría lo único que hace es descargar en pocos minutos para sentir que han cumplido con su rol de macho semental. Sienten poca empatía hacia sus compañeras sexuales, hacia sus necesidades, sus apetencias, sus gustos, y ni preguntan, ni escuchan, ni tienen ganas de aprender a dar placer a sus parejas. Y se sienten acomplejados cuando se juntan a una mujer empoderada que vive con plenitud su sexualidad y su erotismo.
-Están confusos y desorientados con respecto a su masculinidad y a sus roles, no saben cómo gestionar la falta de control sobre sus emociones y las de su pareja, no saben cuál es su papel en un mundo que cambia a velocidad vertiginosa y se llena de mujeres empoderadas que ya no necesitan a un hombre para mantenerse, ni para tener hijos, ni para ser felices.
- Creen que tienen derecho a vengarse cuando les hacen daño, y que pueden hacerlo con saña y crueldad, porque el amor es una guerra en la que todo vale. Cuanto más violencia empleen, más fácil será que la prensa y los jueces crean que fue un acto de amor y lo llamarán "crimen pasional".
- Cuando se vengan de una, se están vengando de todas. El odio hacia las mujeres se llama misoginia y se aprende a través de la familia, la Escuela y los medios de comunicación. Muchos de ellos además son anti-derechos humanos y anti-feministas declarados, y están llenos de prejuicios machistas.
- Muchos han sido criados en hogares machistas y no conocen otros modelos de relación amorosa. Ven natural y normal la violencia contra las mujeres porque lo han visto y lo han sufrido desde siempre.
- Algunos parecen buenas personas, y hasta pueden ser muy románticos. Pueden ser profundamente autoritarias y a la vez son muy vulnerables, pueden ser muy sensibles, y extremadamente crueles a la vez. Así consiguen ser perdonados una y otra vez: utilizan sus encantos, muestran a su niño desamparado para enternecer el corazón de su víctima.
- La violencia machista les ha dejado heridas para toda la vida a muchos de ellos, pero no tienen herramientas para romper con la cadena de la violencia y los malos tratos que han heredado de su familia.
- No saben pedir ayuda, aunque la necesiten desesperadamente cuando sufren tsunamis emocionales que les inundan y les sobrepasan. Ni piden ayuda profesional, ni piden ayuda a sus seres queridos: no lloran, no se desahogan, no saben hablar de lo que les pasa, no ven que el problem está en ellos. Y cuando lo ven, van hasta el final creyendo que no tienen otro camino que morir matando, auto destruyéndose y destruyendo a su compañera, a los hijos e hijas, a toda la familia.

Entender cómo se sienten y qué piensan los hombres que maltratan a sus compañeras, que ejercen sobre ellas violencia psicológica y física, y que pueden acabar asesinandolas, es fundamental para parar los feminicidios. Estamos ante un problema político y social extremadamente grave, así que las soluciones no son individuales únicamente, sino también colectivas.

Necesitamos ir a la raíz del problema si queremos acabar con la violencia machista: lo que nos mata no es el amor, es el patriarcado y las masculinidades construidas desde la misoginia y el machismo.  Hay que dejar de mitificar la violencia romántica y acabar con el romanticismo patriarcal, es urgente que los hombres se pongan a trabajar las masculinidades y que entre todos liberemos al amor del machismo.

Coral Herrera Gómez

3 de agosto de 2018

Violencia romántica

Violencia romántica: no sabemos distinguir entre el amor del bueno, y el romanticismo patriarcal. 

Nos hacen creer que sufrir es inevitable cuando nos enamoramos, que la violencia es producto de la pasión, que los celos y las muestras de posesividad son pruebas de amor, que los malos tratos en los tsunamis emocionales son consustanciales a las relaciones de pareja. 

Nos normalizan y romantizan la violencia para que creamos que es una muestra de cuánto nos ama él, que el amor lo puede todo, que si aguantamos algún día quizás suceda algo mágico que cambie todo y podamos ser felices. 

Nos pasa a muchas, a las feministas también: no identificamos la violencia porque creemos que es amor, y porque asumimos que para amar hay que sufrir. Así que hay que desmontar toda nuestra cultura amorosa para poder liberarnos todas del sufrimiento romántico, y para empezar a disfrutar en relaciones de amor compañero con gente que sepa gozar del amor. 

#AmorDelBueno#AmorCompañero #AmorLibreDeMachismo #AmarNoDuele#ViolenciaRomántica #AmorYFeminismo


#MujeresQueYaNoSufrenPorAmor

2 de julio de 2018

La crueldad en el embarazo, el parto y la infancia


Joe Webb
 

Crueldad en el embarazo y el nacimiento: violencia obstétrica

Somos gente cruel: vivimos en un mundo que ha normalizado y naturalizado la violencia hasta tal punto que no la vemos. Vivimos en un mundo en el que todos ejercemos nuestro poder sobre los demás en la medida en que nos dejan, o en que podemos. Es la ley del más fuerte: el pez grande se come al chico. 

Con los bebés es con quien más nos cebamos a la hora de aplicar nuestra maldad sin ningún tipo de remordimientos. Un ejemplo es cuando después de nacer alguien te pide que dejes al bebé en la cuna. No lo hace porque sea mala persona, sino porque a ella le dieron el mismo consejo transmitido por generaciones y generaciones bajo los más absurdos argumentos: "No le cojas mucho en brazos que se malacostumbra". 

¿Qué tiene de malo que un ser humano se acostumbre a los brazos, a los besos, a los mimos, al calor humano, a las palabras de amor?, ¿hay algo malo en un bebé que necesita cariño y demanda atención?

La cultura de la crueldad consiste en creer que hay que separar al niño y a la madre porque les viene bien a los dos: "así ella descansa, así el niño descansa, así se le pasa el calor, está mejor solito en su cuna". Es lo que siempre se aconseja, por lo tanto ya es una costumbre, por lo tanto no se cuestiona. Es lo normal, lo común, lo natural. 

La crueldad con los bebés empieza desde antes de salir del útero de las madres. Las mujeres embarazadas tenemos que llevar el seguimiento de nuestro embarazo en una estructura patriarcal como la Medicina moderna, que nos trata como a enfermas, que nos toma por ignorantes, que nos somete a pruebas dolorosas e invasivas, que toma decisiones sin consultar sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, que nos trata mal cuando no nos informan de lo que está pasando, que no nos deja parir en la posición que nos pide el cuerpo en ese momento, que nos medica sin nuestro consentimiento.

Cuando aceleran el parto sin respetar los ritmos de la mamá y el bebé, cuando nos hacen miles de tactos innecesarios, cuando nos gritan de malos modos para que pujemos, cuando nos aplican procedimientos que no hemos autorizado, cuando nos hacen cesáreas innecesarias. Todo se hace por el “protocolo”, y  aunque ya hay muchos países tratando de adaptarse a las nuevas recomendaciones de la OMS sobre el parto respetuoso, lo cierto es que el personal sanitario tiene unos horarios terribles, unos turnos de trabajo inhumanos, y unos salarios indecentes que les hacen víctimas y a la vez agentes de la crueldad del sistema laboral y médico. 

El parto es un momento trascendental en nuestras vidas, pero puede ser una experiencia hermosa o una auténtica tortura. En webs como ElPartoEsNuestro podéis leer historias de violencia hacia las madres en uno de los momentos en los que somos más vulnerables. El maltrato a las parturientas es una práctica común en muchos países del mundo: damos a luz la vida en condiciones de estrés, agotamiento, miedo, angustia, y dolor. Nada más nacer el personal sanitario suele tener mucha prisa para separar a madre e hija, y llevarse al bebé a hacer unas pruebas que podrían hacerse perfectamente estando el bebé sobre el pecho de la madre. Pero no lo hacen porque el primer acto de crueldad cultural es separar al bebé y a la mamá: así les demostramos a ambos quién manda sobre sus cuerpos, sobre su salud, sus afectos y sus vidas. 

Están más que comprobados los beneficios físicos, mentales y emocionales de los partos respetados en lo que no se separa a los bebés de sus madres en sus primeras horas de vida. Cuando ambos están juntos les mejora la presión sanguínea y la respiración, se regula la temperatura corporal, se estabiliza el latido cardiaco, y no hay cuna ni incubadora en el mundo que pueda sustituir a una madre o un padre haciendo el piel con piel con su bebé. Las máquinas no susurran palabras de tranquilidad al oído, no huelen a nada, no proporcionan consuelo frente al miedo, no cantan la canción que los bebés han estado escuchando durante meses en el vientre materno.

Y si la madre se rebela ante la crueldad de la separación, todo el mundo le exige que sea obediente, paciente, y se resigne a las normas obsoletas y crueles del hospital. 

Desde estas primeras horas en adelante, toda la sabiduría popular consiste en machacar a la madre para que no mime demasiado al hijo. Para que sea dura y firme, para que no se deje manipular por el pequeño bicho que quiere tiranizarla. Este es más o menos el argumento para justificar todos los comentarios acerca de lo importante que es la disciplina para un bebé desde los inicios de vida: dejarlos llorar para que ensanchen los pulmones, dejarlos resignarse para que se duerman después de pedir auxilio durante un rato a lágrima viva, dejarlos que se den cuenta de que sus necesidades no son importantes. 

La crueldad ignora la extrema vulnerabilidad de un bebé, que necesita sentirse seguro y protegido todo el tiempo. Su supervivencia depende de nosotros, de la atención que pongamos, de los cuidados que le brindemos, y esto nos hace sentirnos poderosos. En lugar de despertar ternura, en muchos adultos y adultas se despierta una sensación de triunfo: "este ser es mío, depende de mí, yo mando en él". 

Es curioso que cuando un familiar llora en una celebración nadie dice: "dejarle solo que le viene bien para ensanchar pulmones, no le hagáis ni caso". Generalmente nuestro impulso natural es ir a consolar a nuestro ser querido. Pero en los bebés es diferente: se entiende que lloran para molestarte, para interrumpirte, para llamar la atención, para tiranizarte. Entonces se les aplica esta forma sutil de maltrato para que su cerebro entienda que la vida es dura y cruel desde sus primeros segundos de vida hasta los últimos.

Otro de los actos máximos de crueldad consiste en no dejar que las mamás y los papás críen a sus bebés. La sociedad separa a las familias durante más de diez horas al día, y medica a los niños que viven con dolor esa separación forzosa. En algunos países los bebés sólo tienen derecho a estar con sus madres tres meses, en la mayoría los padres no tienen derecho a cuidar a sus hijos e hijas ni un sólo día. 

Es cruel que el mercado laboral nos aleje de nuestros bebés para que los cuiden otras personas a cambio de salarios bajos o muy bajos, y en condiciones poco idóneas por la cantidad de bebés y de niños y niñas que algunas profesionales tienen que cuidar. Deberíamos poder, las mamás que quisiéramos, encargarnos personalmente de la crianza y educación de nuestros bebés junto con nuestros compañeros y nuestra comunidad. Es monstruoso que sólo podamos vernos una, dos o tres horas al día, generalmente con una acumulación de cansancio atroz. No tiene sentido que nos presionen para ser mamás y luego no nos permitan serlo.

 
Crueldad en la infancia

Desde los primeros días de vida se nos fuerza de manera más o menos violenta a tener horarios, a distinguir entre el día y la noche, a comer cuando dice el pediatra, (no cuando tengamos hambre) a dormir cuando dice el pediatra (no cuando estemos cansados). Se escriben miles de libros con consejos para obligar a los niños a dormir toda la noche sin despertarse, para que sean niños-mueble que no den guerra durante el día, para que madruguen, para que corran a cumplir con los horarios del colegio y las extraescolares, para que no griten y no molesten, para que obedezcan en todo y no den problemas. Pero no encontramos la solución: es imposible tratar de conciliar el capitalismo con la infancia. 

Los niños y las niñas tienen otro ritmo, y necesitan mucho amor y mucha libertad de movimientos. Necesitan estar al aire libre, en contacto con la naturaleza, haciendo ejercicio y jugando. Los obligamos a permanecer miles de horas sentados en clase y ir de un lado a otro para cumplir con todas las obligaciones del día: es cruel que sólo puedan estar con su familia dos o tres horas al final del día, cuando todos están cansados y sin ganas de jugar, cuando a los adultos les toca hacer la cena, preparar el baño, recoger la habitación y la cocina. Cuando todo el mundo está de mal humor, vaya, y con prisas para desactivar por fin a los niños.

La cultura de la crueldad se aprende en las escuelas. Aún hay maestros y maestras que creen que la letra con sangre entra. Que para aprender hay que sufrir, hay que pasarlo mal, hay que disciplinarse y soportar estoicamente los gritos, insultos y golpes de los profesores. Ello incluye también los abusos sexuales, no sólo en la escuela, también en la familia: vivimos en una sociedad monstruosa que viola a diario a los niños y a las niñas. Y no es para satisfacer el deseo sexual de los adultos: es para ejercer el poder y el control sobre los seres más débiles y más vulnerables. 

Las niñas son más vulnerables que los niños, pero toda nuestra cultura se vuelca en enseñarnos que las niñas tienen que aguantarse, y que si los niños las pegan es porque les gusta. Sin embargo, cuando un niño se queja de maltrato, se le invita a hacer frente a su agresor y a convertirse en agresor a su vez: “defiéndete y ataca, que sepa que mandas tú y que no puede tratarte mal".  Es decir, a las niñas les hacemos ver que el maltrato es una prueba de amor, y que aguantar el maltrato también es una prueba de amor. Y a los niños, que la violencia es algo normal y que tienen que aprender a ser violentos si no quieren recibir hostias por todos lados, y a diario.

Los niños nos imitan: establecen jerarquías de poder y tratan mal a los que están por debajo de ellos. Utilizan motes para reírse de las singularidades de cada cual (gordo, orejón, cabezón, gafotas, enano, moro, chino, negro, loco, etc.), y reproducen todo el racismo, el clasismo, la homofobia, el machismo, y los odios que aprenden en casa y ven en la tele. En un aula de niños de 9 años, ya hay supremacismo blanco y patriarcado en cantidades industriales: ya hay grupitos de niños alfa haciendo de matones con los más débiles. Toda la crueldad con la que tratan a sus compañeros la han aprendido viendo a los adultos y adultas relacionarse, pero también tiene que ver con sus instintos primarios, y sobre todo, con su necesidad de tener el poder y el control. 

Se supone que en el proceso de socialización tenemos que enseñarlos a ser solidarios, a sentir empatía por los demás, a ser generosos, a compartir sus juguetes, a no acaparar todos los juguetes de los demás niños, a no resolver los conflictos con violencia. Esto debería formar parte de la educación que reciben en casa y en la escuela, pero no hay manera de que los adultos nos den ejemplo cuando somos niños. Si ellos acaparan recursos, y resuelven sus conflictos de poder con violencia, aprendemos a hacer lo mismo que los adultos. 

Creemos que la única manera de pasar de la infancia a la adultez es sufriendo para después hacer sufrir a los demás e inflingirles el mismo dolor que sentimos en la infancia. Así se perpetúa el ciclo de la violencia psicológica, emocional y física; creyendo que es el mejor método para aprender a ser humanos. Por eso castigamos a los niños, les imponemos nuestras normas, les hacemos sentir un estorbo, les mandamos callar, les neutralizamos con drogas, les desconectamos con pantallas para que nos dejen en paz un rato. 

Somos crueles con las niñas y los niños porque no los consideramos ciudadanos de pleno derecho, para nosotros no son sujetos, y no tienen derechos: somos nosotros, los padres y las madres, los que ponemos las normas y aplicamos las sanciones. Somos los presidentes, los legisladores, la policía, y los jueces de nuestra propia casa, así que los niños están completamente indefensos ante los abusos de poder, el sadismo y la violencia de los adultos.

Las estadísticas sobre maltrato infantil, abuso sexual, violaciones, y asesinatos de niños y niñas son atroces en todo el mundo. Los niños pobres y los refugiados son los más vulnerables: mueren huyendo de guerras, pasan toda su vida entre las bombas y llorando a sus muertos, se juegan la vida en el mar, sufren violaciones, secuestros y son esclavizados en redes de traficantes de niños para su explotación sexual o para robarles algún órgano y desaparecerles del mapa. 

Los niños son los que más sufren la violencia patriarcal, el hambre, el miedo, el horror de la guerra, la esclavitud, la soledad, las enfermedades mentales y los trastornos emocionales. Y hasta que no pare la explotación y la violencia en el mundo, no dejaremos de destruir a las nuevas generaciones para que lleguen heridas a la adultez, y reproduzcan la misma violencia que sufrieron. La crueldad que sembramos se vuelve contra nosotros: el dolor se perpetúa durante generaciones, vivimos en un mundo enfermo lleno de gente que necesita mucho amor, mucho cariño, muchas atenciones, mucha ternura. 

Para cambiar el mundo en el que vivimos, tenemos que empezar por la forma en que las mujeres parimos, por nuestros derechos sexuales y reproductivos, por garantizar a todas las madres un parto respetado, por permitir a las madres y a los padres criar a sus bebés. 
Y desaprender toda la cultura de la crueldad para poder aprender a disfrutar de la infancia, de la crianza, de la comunidad afectiva en la que nacemos y vivimos los primeros años de nuestras vidas.

Coral Herrera Gómez 

24 de junio de 2018

Romper con la cadena familiar del dolor



Hay que romper la cadena del dolor que se transmite de madres a hijas, de abuelos a nietos, y deshacernos del peso de los traumas que cargamos durante generaciones. Hay que acabar con los ciclos de la violencia y dejar de reproducir las dinámicas del maltrato en nuestras relaciones con los demás. Tenemos derecho a ser nosotras mismas, a viajar ligeras de equipaje, a dejar atrás al pasado, a empezar con ilusión una nueva etapa, a poner en práctica los aprendizajes de nuestras experiencias, a aprender desde el placer y no desde el sufrimiento.

Si el sufrimiento no para en algún punto, se perpetúa por generaciones. Podemos ser nosotras mismas las que detengamos la cadena del dolor, las que por primera vez en siglos no interioricemos los traumas de los demás, las que curemos las heridas abiertas para que se conviertan en bellas cicatrices. Hay que darse una oportunidad, a nosotras mismas y a los demás: podemos parar los malos tratos, y criar niñas y niños felices que no hereden de nosotros la culpa, los miedos, los odios, las carencias, las dependencias, los abusos, la explotación, el sadismo y la violencia.

Vamos a intentar acabar con las guerras, a rechazar las herencias familiares, a probar nuevas formas de relacionarnos, a aprender a expresar y gestionar nuestras emociones, a liberarnos de los viejos patrones y esquemas que no nos dejan ser felices.

Vamos a cerrar las heridas abiertas de nuestros antepasados, vamos a parar la guerra contra nosotras mismas, vamos a intentar tratarnos bien, y a querernos mucho, vamos a intentar hacer la vida propia y la de los demás más bonita. Nos merecemos mucho amor, más profundo que el océano.

Coral Herrera Gómez

22 de junio de 2018

Llenar el mundo de escuelas ecofeministas y diversas




Urge llenar el mundo de escuelas ecofeministas para niños y niñas. Ya que la educación tradicional está tardando tanto en incorporar la perspectiva de género y se resiste a incorporar a las mujeres a los libros de texto, hay que crear espacios alternativos feministas, libres de bulling, de discriminación y de violencia. Espacios educativos en los que enseñen derechos humanos, en los que se enseñe a valorar la diversidad, y a interiorizar la cultura del buen trato, la empatía, la solidaridad, el amor del bueno hacia los y las humanas, los animales y la naturaleza. 

Necesitamos escuelas ecofeministas sin jerarquías, sin competitividad, sin luchas de poder, sin fobias sociales, en las que se trabaje en horizontal y en redes para construir herramientas que permitan a las nuevas generaciones aprender a gestionar y a expresar sus emociones sin hacer daño a nadie, y a resolver conflictos sin violencia. Las niñas y los niños tienen derecho a saber sobre todas esas mujeres importantes que aportaron a la Historia de la Humanidad y que fueron invisibilizadas, y tienen que saber que muchas de ellas eran lesbianas y bisexuales, y que muchos de los hombres importantes eran gays o bisexuales.

Es urgente incorporar la educación emocional y los valores ecologistas, pacifistas, antirracistas y feministas a la educación que reciben nuestras hijas e hijos, porque en las escuelas tradicionales les enseñan a ser machistas. El bombardeo mediático es demasiado fuerte, no podemos dejarlos indefensos ante tanto odio y tantos prejuicios: necesitan herramientas para analizar con perspectiva crítica lo que les están contando, cómo se lo están contando, y lo que no les están contando. 

Vivimos en un mundo racista, machista, clasista, xenófobo, homófobo, lesbofobo, y la única manera de construir un mundo mejor es revolucionar la educación, la cultura y la comunicación. Necesitamos transversalizar el ecofeminismo en la educación tradicional, y también crear espacios de educación feminista, diversa y amorosa: llenemos el mundo de escuelas feministas.


Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en la Escuela del Amor

Regalate un curso en la Escuela del Amor
Visita mi tienda de regalos

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier aportación a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *