13 de octubre de 2014

Claves para trabajarse la dependencia emocional



Ilustración: Erika Kuhn
Ilustración: Erika Kuhn
Por Coral Herrera Gómez

Estas son algunas de las claves que trabajamos en el Laboratorio del Amor para construir relaciones bonitas que nos permitan sufrir menos, y disfrutar más del amor: 

-Ser tú misma. La gente se enamora de ti, por lo tanto es fundamental que sigas siempre siendo tú. Además, independientemente de que te amen románticamente o no, sigues siendo siempre una bella persona, y hay mucha gente que te aprecia y te quiere. 

- No renuncies a tu autonomía, a tu libertad, ni a tu red de afectos: no permitas que nadie te aísle, ni trates de aislar a tu pareja de su familia, amigos y amigas. El amor siempre crece cuando se comparte con más gente: no te cierres en tu pareja. Los novios y las novias van y vienen: tu red social y afectiva, en cambio, siempre permanece, y son tu mayor tesoro.
- Amar como adultas: tenemos que aceptar y cultivar nuestra autonomía, no delegar responsabilidades propias, no esperar que los demás nos cambien o nos mejoren la vida.   Aprender, en fin, a querernos, a tomar decisiones sin miedo, a respetar los pactos con una misma, a tomar la iniciativa, a equivocarnos, a volverlo a intentar.

- Quiérete bien a ti misma: reconoce tus logros, aumenta tu autoestima, conócete bien, trabaja con autocrítica amorosa, y no permitas que nadie te trate mal o te haga sentir inferior. El auto-amor te permitirá tener unas relaciones más sanas y felices: si te cuidas bien, si te respetas, si te conviertes en tu mejor amiga, no permitirás que nadie se aproveche de ti ni te haga daño. 
- Construye tu relación amorosa con el mismo amor que construirías tu casa si pudieras. Elige un buen compañero, establece unos pactos para la convivencia y el reparto igualitario de tareas y roles, y que las bases de vuestra relación sean siempre el respeto, la igualdad, el equilibrio, y el cuidado mutuo.

- Valora tu libertad, trabaja tu autonomía: no es lo mismo necesitar a alguien, que querer a alguien. Cuanto más autónoma seas, menos vas a necesitar a los demás, tanto a nivel económico como a nivel emocional... las relaciones más sanas son aquellas en las que dos personas que se unen, pueden separarse sin que sus vidas enteras se derrumben. Es esencial que aprendamos a disfrutar de la misma manera de la soledad y de la compañía.

-Hazte de vez en cuando estas preguntas: ¿soy feliz en mi relación?, ¿tengo mis espacios y tiempos propios?, ¿cómo resuelvo los problemas con  mi pareja?, ¿estoy acostumbrada a tomar decisiones, o a que mi pareja las tome por mi?, ¿me siento querida?, ¿el intercambio de cuidados y cariño es equilibrado o está descompensado?, y  ¿qué podría hacer para mejorar, cambiar la situación o salir de ella?.
-Aprende a decir no: nadie va a dejar de quererte si te niegas a hacer algo que no te gusta, si expresas una opinión contraria, si no cumples las expectativas sociales, si tomas tus propias decisiones, si defiendes lo que sientes o lo que piensas, si pides respeto hacia tus posiciones. No tienes por qué tener miedo al conflicto: se puede discutir con alguien sin hacerse daño, dialogando, hablando con sinceridad y cariño. Nadie va a dejar de quererte si dices "No". Y si te dejan de querer, es que no te querían realmente.

- El amor no te va a solucionar tus problemas ni te va a salvar de la pobreza, aunque de pequeña te hayan bombardeado con la idea de que el amor es mágico y el mundo está lleno de príncipes azules, futbolistas millonarios o narcos poderosos deseosos de retirarte del trabajo y tenerte como a una reina, la realidad es otra. Si necesitas salir de la precariedad o cambiar tu vida, la estrategia más inteligente es juntarte con más mujeres, trabajar en equipo, y buscar soluciones colectivas. 
-Atrévete a romper: deja atrás el pasado, acepta las pérdidas, y explora las nuevas etapas que se abren en tu vida. Atrévete a tomar decisiones, y no tengas miedo a los cambios. Solo dejando atrás lo antiguo podremos abrir las puertas y las ventanas hacia lo nuevo, lo que está por venir.

- Amar no es sufrir: tenemos que disociar el dolor del amor. Amar no es sacrificarse, ni renunciar, ni ceder. Amar no es aguantar malos tratos, amar no significa obedecer órdenes de nadie, amar no tiene nada que ver con someterse ni dejarse dominar. El amor se hace desde la igualdad, desde el respeto y la admiración mutua, desde el goce común. 
-Aceptar las pérdidas: la gente nos acompaña en el camino de la vida, a veces durante años, a veces menos tiempo, pero nadie recorre con nosotras completamente todo nuestro paso por este mundo. Así pues, si te dejan o si tu relación no funciona, hay que seguir caminando, acompañada de tu red social y afectiva siempre, tengas o no pareja.

- Mejor soltera que mal acompañada: cuando estás en una relación de dependencia te resulta muy difícil pensar que podrías enamorarte de nuevo y encontrar un compañero estupendo. O te cuesta imaginarte sola y feliz porque crees que no puedes valerte por ti misma. Sin embargo, se vive mejor sin peleas, sin miedos, sin malentendidos, sin dolores, sin humillaciones, sin malos tratos, Las relaciones amorosas son para ser disfrutadas, y si estás sufriendo, mejor acabar una relación dañina que permanecer en ella durante años. La soledad es buena también para ordenar ideas, para empezar de cero, para repensarse e inventarse, para fortalecer la autonomía propia, para conectar con una misma. Además, sin pareja siempre es más fácil conocer otra gente y abrirse a vivir nuevas experiencias.
-Pregúntate de vez en cuando, también: ¿cómo se sentiría tu pareja si lograses aumentar tu autoestima y empoderarte?,¿ si dedicases más tiempo a cultivar tus aficiones, o a cuidar a tu gente querida?, ¿cuál sería su reacción si empezases a decir lo que opinas y sientes sin miedo?, ¿crees que tu pareja sería feliz si te viese feliz, trabajando tu autonomía para no depender tanto de él?, ¿crees que podrías compartir ese proceso con tu pareja, que te respetaría y te animaría a ser independiente?.
-Desintoxicación emocional: de vez en cuando es bueno estar sin pareja, y tomarse vacaciones sentimentales. Piensa en la cantidad de tiempo y energías que se nos van en las relaciones: estos descansos  te vendrán bien para reorganizar tus pensamientos, para estar un tiempo tranquila, o para llevar a cabo tus pequeños o tus grandes proyectos…  utiliza tu energía amorosa para hacer más felices a los demás o a ti misma.
- Solas no podemos: juntas, sí. Rodéate de mujeres, únete para trabajar por la independencia y la autonomía de todas. Llena tu vida  de gente, de aficiones y pasiones personales. Aprende a disfrutar de tu soledad, y de la compañía. Conoce gente nueva, cuida a la gente de siempre. Diversifica afectos y únete a grupos de personas para aprender, para compartir aficiones o pasiones, para aportar a la construcción de un mundo mejor, para luchar por tus derechos, para celebrar la vida.

Coral Herrera Gómez, y las alumnas del Laboratorio del Amor


Uneté al Laboratorio del Amor 
por 100 euros al año o 9.95 euros al mes





Plataforma de formación on line de Coral Herrera: 
talleres intensivos y permanentes en 






Artículos relacionados:

Publicar un comentario

Unete al Laboratorio del Amor

Unete al Laboratorio del Amor
http://otrasformasdequererse.com/
Si te gustan mis artículos y quieres compartirlos en tu web o blog, puedes escribirme al mail: coralherreragom@gmail.com