17 de julio de 2022

Aprender a morirse con amor, desde la Filosofía de los Cuidados


Admiro mucho a la gente que se despide de la vida y de los suyos con amor. Gente que lo deja todo preparado para que su muerte no sea un problema, ni un desastre, ni genere guerras de ningún tipo entre sus familiares. 

Gente que se esmera en no dejar deudas emocionales de ningún tipo, que antes de irse es capaz de pedir perdón y de ir cerrando historias con su gente para que nadie se quede sin hablar las cosas difíciles que hay que hablar, o las cosas que nunca nos atrevimos a decir, pero que hay que decir para quedarnos todos y todas en paz. 

Me admira mucho la generosidad y la ternura con la que algunas personas preparan su despedida, las cosas que hacen con sus manos y las cartas de cariño que escriben como recuerdo, las conversaciones profundas que sostienen con sus seres queridos, y la manera en que arreglan los papeles para que la familia no tenga que sufrir la pesadilla de la burocracia. 

Es poca la gente que logra irse así, la mayoría de las personas somos incapaces de hablar de nuestra propia muerte y de prepararnos para ella con dignidad y amor. En casi todas las familias se habla de la muerte en pasado, de los familiares que se fueron, pero no de los que van a morir. Fingimos ser eternos y negamos la muerte hasta que nos pega el zarpazo y nos deja destrozados.

En la escuela nos podrían dar herramientas para aprender a cuidar a nuestra gente querida cuando nos vamos a ir de esta vida. 

Cuidar significa, entre otras cosas, ahorrar sufrimiento a los tuyos, y no usar tu muerte para hacer daño a tus seres queridos: para hacer chantaje emocional, para vengarse, para castigar, para decir la última palabra y dejar a tus seres queridos sin posibilidad de réplica. 

Necesitamos también un método de autodefensa emocional para poner límites a los muertos que nos quieren destrozar la vida:  hay gente que imagina con placer su funeral y disfruta imaginando el dolor de los suyos, y se deleita con el inmenso poder que va a seguir ejerciendo desde la ausencia. 

Hay gente que sigue manipulando emocionalmente a los demás muchos años después de su muerte. Por ejemplo, todos los que quedan traumados por la falta de cuidados y atención en su infancia, por los abusos sexuales y los maltratos que sufrieron, los que no pudieron denunciar al muerto cuando estaba vivo y siguen apareciendo en sus peores pesadillas. 

Hay gente que se va dejando deudas económicas, corazones destrozados, asuntos varios sin resolver, hijos e hijas no reconocidas, o secretos inconfesables que salen a la luz en el funeral, y que pueden convertir la vida de sus seres queridos en un infierno. Por ejemplo, esos hombres que llevan una doble vida y consiguen que todas sus mujeres, hijos e hijas se conozcan el día del entierro. Les importa poco o nada el dolor que causa en las esposas el saber que su vida entera fue una mentira, una estafa total, y el de las amantes por haber permanecido años en la sombra, ninguneadas e invisibilizadas. 

Hay gente egoísta que es capaz de escribir cartas o mensajes sin derecho a réplica, e incluso es capaz de culpar a alguien de su muerte sin darle la oportunidad de defenderse, con el objetivo de amargarle la vida con la culpabilidad, que a muchos/as les acompañará hasta la tumba. 

Así que hay que tener herramientas para que todos podamos valorar lo importante que es irse con la conciencia tranquila, cuidar a tus seres queridos hasta el final, y poder desear que sean felices sin tí. Aprender a dejar como legado un recuerdo maravilloso, mucho amor y mucha paz. 

Ojalá pudiésemos aprender todo esto en la escuela: a morirnos sin hacer daño a nadie, a no dejar deudas a nadie, a prepararnos y preparar a los demás para la despedida, a decir adiós con mucho amor, a cuidar a los que se quedan, a cuidar a los que se van, y a dejarlos ir en libertad cuando llega su momento. 

Ojalá todos y todas pudiéramos cuidarnos y cuidar en el proceso de la muerte e irnos de esta vida, ya sea voluntaria o involuntariamente, con mucha dignidad y tranquilidad, sin violencia y sin dolor. 

Ojalá liberados de todo, rodeados de muchos cuidados y mucho amor.

Coral Herrera Gómez 


Artículos relacionados:

¿Estás cuidando tu futuro?

Despacito: tenemos derecho a nacer y a morir sin prisas

Asignatura fundamental para la Vida: La Ética del Amor y la Filosofía de los Cuidados

¿Qué necesitas para vivir una Buena Vida?

Coral Herrera Gómez Blog

Únete al Laboratorio del Amor

Únete al Laboratorio del Amor
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
¡Vente con nosotras!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.