25 de abril de 2022

¿Estás cuidando tu futuro?



Vivimos creyendo que vamos a ser jóvenes para siempre, que vamos a gozar de buena salud toda la vida, que nuestras capacidades van a permanecer intactas hasta el final, y que de mayores nos cuidarán nuestros hijos e hijas, o pagaremos una residencia. Y sin embargo, es posible que no podamos ni pagar una residencia, ni ser cuidados/as en condiciones dignas. Piénsalo: el sistema no nos deja cuidar a nuestros bebés y a nuestros mayores: la mayoría de las personas adultas dedicamos la mayor parte de nuestra energía y nuestro tiempo a obtener ingresos. 

Dedicamos poco tiempo a cuidar nuestro futuro, hacemos como si no existiese. Pero vamos cada día hacia él, los años pasan volando, y cada vez hay más personas mayores porque la esperanza de vida es cada vez más alta. Los temas más urgentes de nuestro futuro individual y colectivo son dos: quiénes nos van a cuidar cuando ya no podamos cuidar de nosotros mismos/as, y cómo nos vamos a mantener económicamente. 

Para cuidar nuestro futuro tenemos que defender con uñas y dientes los derechos de las personas mayores y el alza de las pensiones. Exigir a los gobiernos que las residencias y centros de mayores sean espacios seguros y protegidos, y no puedan jamás caer en manos de empresas privadas. Blindar la ley para que ningún político aproveche una crisis mundial como la pandemia de COVID para atentar contra nuestro derecho a la salud, nuestro derecho a ser atendidos en hospitales cuando enfermamos, nuestro derecho a morir sin sufrimiento ni dolor. 

En muchos países destrozar y privatizar la Sanidad pública es legal, y su deterioro progresivo pone la vida de millones de personas en peligro. También tu vida está en peligro: nunca tendrás dinero para poder pagar el coste de la Sanidad privada, tus descendientes tampoco. 

La lucha por los derechos de las personas mayores no solo te ayudaría a tí a envejecer con dignidad, a tener garantizado tu derecho a la salud, y a recibir tratamiento médico y cuidados en tus últimos años de vida. 

También tendría un impacto en tus padres y en tus hijos e hijas, y en todos tus seres queridos: al principio y al final, todos somos dependientes y necesitamos cuidados. Y las personas que nos cuidan, también se merecen ser cuidadas. No es justo que las mujeres más pobres del planeta nos cuiden a cambio de salarios de miseria, y sin tener sus derechos laborales garantizados: ellas también tienen derecho al descanso, a la baja por enfermedad, al subsidio de desempleo, a tener vacaciones y jubilación digna.

Otro de los grandes retos que tenemos por delante es evitar la soledad. En las grandes ciudades viven en completa soledad miles de personas mayores, y a menudo descubrimos que han muerto cuando empieza a oler el cadáver en el portal. 

Los cuidados que damos y recibimos ahora de nuestras tribus y familia, son nuestra única protección. Estas redes de apoyo mutuo y cuidados compartidos hay que alimentarlas y regarlas a diario, son nuestro gran tesoro, nuestro antídoto contra la soledad y el desamparo.

Cuando trabajas para cuidar tu futuro, también cuidas el futuro de los demás: ¿qué planeta queremos dejarle a las sucesivas generaciones de seres humanos?, ¿cómo vamos a dejaer de producir plástico y de contaminar el agua, el aire, la tierra, y los alimentos?, ¿cómo vamos a dejar de invadir y destrozar los hábitats de millones de animales y seres vivos que están hoy al borde de la extinción?, ¿cómo vamos a parar las guerras, y este suicidio colectivo como especie?, ¿cómo vamos a trabajar para garantizar su derecho a tener una Buena Vida, libre de explotación, violencia y sufrimiento, y para dejarles un mundo mejor?

Coral Herrera Gómez




Coral Herrera Gómez Blog

Únete al Laboratorio del Amor

Únete al Laboratorio del Amor
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
¡Vente con nosotras!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.