4 de febrero de 2018

Cuando no te aman como tú quieres

Holy night, de Fran Rodriguez



Una de las cosas que más nos hacen sufrir en el mundo es no ser correspondidas cuando nos enamoramos de alguien. Yo desde el romanticismo práctico lo veo claro: si no hay reciprocidad, lo mejor es dejar la relación. Es muy duro estar con alguien que no te ama con la misma intensidad, el mismo ritmo, la misma entrega con la que tu amas, y el sufrimiento romántico pasa factura: tienes que gastar mucha energía para que tu autoestima no baje a niveles espantosos, pasas muy malos ratos, tienes que luchar mucho contra los miedos y los celos, tu salud emocional, mental y física se va deteriorando a medida que pasa el tiempo, y todo va siempre a peor, dentro de ti y con tu pareja.

Así que si no te sientes querida, a otra cosa, mariposa. Lo mejor es ahorrarse esos malos ratos, esos llantos, esos dolores, y no meterte en una relación que no va a funcionar. O salirte de ella en cuanto notes el desequilibrio, o cuando percibas que no tenéis las mismas apetencias, las mismas ganas, la misma ilusión, las mismas formas de entender el amor y la pareja.

Esto así planteado suena muy sensato, y muy simple: si no hay reciprocidad, mejor no profundizar en la relación y terminarla con cariño, sin dramas, al estilo práctico. Pero en realidad no es tan sencillo como planteo por dos razones: el tema del auto-engaño (o bien nos autoengañamos con respecto a la reciprocidad y nos sentimos queridas aunque no sea verdad, o bien nos autoengañamos pensando que en algún momento se producirá el milagro y caerá a nuestros pies, rendido de amor), y en segundo lugar, el patriarcado, que no nos deja disfrutar del amor. 

En las parejas heteras los hombres y las mujeres tenemos diferentes formas de vivir el amor, de pensarlo, de imaginarlo, y expresamos nuestros sentimientos de manera diferente. Es casi imposible amarnos en libertad y en igualdad de condiciones porque hemos aprendido cosas diferentes y sentimos diferente el amor. Nos educan de forma diferente para que nos creamos que somos diferentes.

Por eso a veces sucede que nos aman, pero no como quisiéramos. No como imaginamos, no como soñamos, no como nos lo cuentan en las películas y en las novelas. El patriarcado educa a las mujeres para que pongamos al amor en el centro de nuestras vidas, y a los hombres los enseña a colocar el amor al mismo nivel que el trabajo, el éxito en los negocios, las relaciones con sus grupos de amigos y con su familia, el deporte, y sus pasiones personales. Por eso nosotras mendigamos o exigimos amor, somos las demandantes de amor, y ellos son los que dan amor, pero evitando los excesos.

A nosotras el patriarcado nos quiere necesitadas de amor e hipersensibles, a ellos los mutila emocionalmente para que aprendan a sobrevivir en un mundo tan violento y competitivo. A nosotras el patriarcado nos engaña con la idea de que el amor nos va a salvar y nos va a hacer felices, a ellos los seduce con la promesa de que si son amados tendrán sexo, cuidados y compañía estable.

Ellos aprenden pronto que la monogamia es obligatoria para nosotras, pero no para ellos. Ellos separan el sexo del amor, y pueden tener todas las relaciones que quieran porque se sienten seres libres. Ellos defienden con uñas y dientes su autonomía, nosotras le damos nuestro poder al primero que se nos acerque. Renunciamos fácilmente a nuestra libertad porque nos han hecho creer que es una prueba de amor, a ellos les enseñaron a no renunciar a nada.

La libertad es cosa de hombres, el sacrificio, la abnegación, la entrega son cosas de mujeres. Creemos que para amar hay que sufrir, así que asumimos como algo natural estar jodidas e infelices en nuestras relaciones. Ellos en cambio para formar pareja quieren mujeres que no les den problemas, que no les monten escenas, que no les coarten su libertad, que no los acosen con reproches, llantos y chantajes.

En la tradición patriarcal, hombres y mujeres tienen necesidades diferentes. Ellos necesitan sumisas que no protesten, que asuman su sufrimiento como algo natural, que respeten sus tiempos y espacios, que respeten su libertad, y que esperen a que ellos vuelvan. Nosotras necesitamos sentirnos especiales, necesitamos sentirnos importantes, necesitamos sentirnos imprescindibles, necesitamos sentirnos amadas y protegidas. Damos sexo para conseguir amor, y nos cuesta desvincular sexo y romanticismo porque no nos han enseñado a disfrutar del sexo como un fin sino como un medio.

Muchas mujeres aspiramos a ser las compañeras, pero ellos no nos ven jamás como a iguales. Somos "las otras", somos las enemigas, las locas, las incomprensibles, las irracionales, las caprichosas, las salvajes, las insaciables, las que chupamos la sangre de los hombres y les destrozamos el corazón con una estaca.

El amor invisibiliza la desigualdad económica entre hombres y mujeres, pero la realidad es que para muchas mujeres en el mundo la única posibilidad de sobrevivir y tener algunos derechos es casarse con un hombre. Todas las princesas salen de la pobreza, la explotación o la vida aburrida gracias al amor. Así que nuestras relaciones no son desinteresadas: ellos acumulan poder y recursos, y nosotras accedemos a ellos por herencia o matrimonio.

A ellos les enseñan a defenderse del amor desde muy pequeños: creen que el amor les resta poder, les vuelve unos inútiles, les nubla en entendimiento y les somete a las mujeres.
El amor es una guerra, y ellos no quieren ser los perdedores. Nosotras tampoco, claro. Por eso tenemos nuestras estrategias para intentar ganar, pero nos frustramos mucho porque el otro no encaja en nuestro ideal de Príncipe Azul, y la relación no es jamás como la soñamos. Intentamos con todas nuestras fuerzas que la realidad y el chico se adapten a nuestra fantasía del amor total y para siempre, pero la resistencia masculina es bien intensa. Tenemos tres opciones: ser realistas y pactar con el otro el tipo de pareja que queremos, vivir en guerra permanente, o resignarnos a estas relaciones desiguales aunque lo pasemos mal.

Las mujeres perdemos demasiado tiempo y demasiadas energías en buscar el amor, y cuando lo encontramos, seguimos despilfarrando tratando de imponer a la pareja nuestro modelo mitificado de amor romántico. Hay mucho Ego ahí en esas luchas, pero nos cuesta verlo porque nos ampara la idea de que "lo único que queremos es amar y que nos amen". Y no, el amor no lo es todo. También está el poder, la necesidad, el egoísmo, el miedo, el Ego, y siempre ahí el patriarcado, atravesando nuestras emociones.

Nos frustra mucho comprobar que nuestras relaciones no son como las de las películas, en las que ellos acaban de rodillas pidiendo matrimonio. Pero es que precisamente lo que no quieren ellos es ponerse de rodillas, prefieren que sea la mujer la que lo haga, ya que ese ha sido su sitio durante siglos.

En realidad perdemos el tiempo tratando de que nos amen tal y como queremos ser amadas. Porque nuestros tenemos demasiado mitificado el amor, y nuestros deseos románticos no encajan con la forma en que los hombres educados en el patriarcado aman. No nos damos cuenta de que nosotras también estamos tratando de dominar al otro cuando queremos ocupar el centro de la vida del otro, e imponerle nuestro modelo ideal de amor.

Y guerreamos porque el otro generalmente no está dispuesto a ceder el poder. No hay mayor terror para un hombre que ser un "calzonazos", un hombre débil dominado por una mujer, por eso se resisten tanto al amor, por eso se defienden e imponen su ritmo, su grado de compromiso, su nivel de intensidad, y sus apetencias con respecto al modelo de pareja que les resulta más cómodo.

Y claro, en esta guerra de poder que vivimos al juntarnos, es imposible disfrutar del amor. 

Nosotras queremos comunicarnos y hablar todo el tiempo de cómo nos sentimos y en qué punto está la relación. Los hombres en cambio no están acostumbrados a hablar de una forma tan íntima y profunda sobre sus emociones, sus miedos, sus traumas, sus fantasías. Para muchos es imposible, y para una gran mayoría es difícil: se han pasado toda la infancia reprimiendo sus emociones para no mostrar su vulnerabilidad, y para parecer tipos duros que ni sienten, ni padecen. Han tenido que ocultar, disimular, contener lágrimas, gritos, y emociones muy intensas que no podían gestionar, así que es bien complicado luego estar en pareja, desnudarse y abrirse para compartir las profundidades de nuestro yo.

El patriarcado los hace a ellos simples, y a nosotras complicadas. Ellos quieren estar bien y que no haya problemas, nosotras queremos vivir el drama romántico y disfrutarlo hasta sus últimas consecuencias. Ellos quieren estar tranquilos, nosotras queremos seguir alimentando el amor y la pasión, y profundizar para llegar al éxtasis total.

Ellos ya saben que son amados, nosotras necesitamos constantemente el certificado que nos asegure que nos aman y nos son fieles. Ellos están acostumbrados a dominar, nosotras estamos acostumbradas a someternos, y en el amor lo hacemos voluntariamente, sin que nadie nos obligue.

A grandes rasgos, así funciona el romanticismo patriarcal, de manera que incluso cuando los hombres se enamoran locamente de nosotras, hay luchas de poder, hay miedos, hay problemas de comunicación, hay diferencias en cuanto al grado de compromiso que cada uno tiene, hay diferencias en cuanto a lo que cada cual entiende por "amor" y por "pareja". Y hay mucho patriarcado en nuestros deseos de vivir la relación de acuerdo a los mitos que interiorizamos con todas las historias románticas que nos tragamos.

Hay parejas que van trabajando sus patriarcados, que están hablando acerca de estas diferencias en nuestras formas de amarnos, que están analizando la estructura con la que nos relacionamos para intentar trascender del modelo dominación/sumisión al modelo igualitario. Pero la mayoría de las parejas optan por guerrear, o someterse, o alternar ambas posiciones.

Llegar a construir una relación de amor compañero requiere profundizar en nuestra identidad de género, analizar cómo nos sometemos y desobedecemos a los mandatos del patriarcado, cómo nos oprimen y como oprimimos, qué roles adopta cada uno, cómo afectan nuestros privilegios a la otra persona, cómo usamos nuestro poder en las relaciones con los demás.

Transformar nuestras emociones y nuestra forma de relacionarnos requiere de una gran capacidad de análisis y de autocrítica, y no todo el mundo está dispuesto a revolucionar su vida personal porque es doloroso, y porque implica mucho trabajo. La gente prefiere adaptarse al terreno de lo conocido: tú arreglas el coche, yo cambio pañales. Tú me esperas en casa, yo me voy de fiesta. Tú me cuidas y yo te protejo.

Así que para terminar esta reflexión, que no te amen se parece mucho a que te correspondan pero no de la manera en que tú desearías. Porque estas diferencias entre hombres y mujeres nos generan mucho sufrimiento. Y es que no basta con enamorarse: para construir una pareja tienen que darse las condiciones para poder que ambos puedan disfrutar del amor. 

El amor no es suficiente para construir una relación sana, alegre, igualitaria, y placentera . No basta con quererse mucho, hay que quererse bien. Para querernos bien hay liberar al amor del patriarcado, y liberarnos por dentro también. Hay que portarse bien, y tratar bien a todos los compañeros y compañeras sexuales y románticas que tengamos. Para querernos bien hay que ser generosos y desinteresados, hay que ser solidarios, hay que saber comunicarse y negociar para llegar a pactos que nos hagan sentir bien a todos.

Para querernos bien hay que amar desnudos, sin corazas, sin máscaras, sin escudos, sin armas, sin muros, sin miedos, sin peros, sin egoísmos, sin luchas de poder, sin violencia. Para querernos bien necesitamos crear una atmósfera de confianza basada en la honestidad, la sinceridad y el cariño hacia nosotras mismas y hacia nuestra pareja, incluso al final de la relación, sobre todo al final de la relación, que es cuando sale lo peor de nosotros.

Para poder querernos bien tenemos que sentirnos libres, sentirnos libres sobre todo de la necesidad de ser amadas o de tener pareja. Sentirnos libres para amar sin dominar ni someternos, para expresar nuestras emociones, para dar y recibir, para poder ser como somos siempre. Sentirnos libres para quedarnos y para irnos, para juntarnos y separarnos. Sentirnos libres e iguales para construir una relación bonita en la que podamos disfrutar, todos y todas.

Y para poder sentirnos libres, hay que acabar con el patriarcado, el individual y el colectivo, y hacer la revolución feminista del amor, del sexo, de los afectos y de los cuidados. En ello estamos ya unas cuantas, ¡seguimos!

Coral Herrera Gómez


Artículos relacionados:







Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en la Escuela del Amor

Regalate un curso en la Escuela del Amor
Visita mi tienda de regalos

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier aportación a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.

Si te gustan mis artículos y quieres compartirlos en tu web o blog, puedes escribirme al mail: coralherreragom@gmail.com