23 de noviembre de 2022

¿Quién cuida a las cuidadoras?



Cuando ya lo tenía todo listo para empezar con mi tesis doctoral en el pueblo, mi abuelo enfermó y me pasé un año cuidando de él y de mi abuela, hasta que se murieron. De esta época de mi vida aprendí muchas cosas, una de ellas, que las cuidadoras necesitamos cuidados. Mi hermana y mi madre se volcaron para que yo pudiera tener fines de semana libres, me llamaban a diario, y me daban apoyo emocional. Acudían al rescate en los momentos más duros, y también me apoyaron en el duelo, cuando todo terminó.


Hoy conozco a muchas mujeres que están cuidando solas a sus madres y padres, mientras cuidan a sus hijos e hijas, y están todas al borde de una depresión. Todas mujeres, todas agotadas y con un profundo sentimiento de soledad. Están cargando con todo el peso de los cuidados, tanto a nivel emocional como a nivel logístico, y sienten la ausencia de sus hermanos y hermanas, sobrinos y sobrinas, como una profunda injusticia. 


Es cierto que nuestra sociedad no nos deja tiempo ni espacio para cuidar, que estamos todos agotados y estresados, pero hay muchas cosas que podemos hacer para cuidar a las cuidadoras, como preguntarles de vez en cuando: ¿cómo estás?, ¿qué necesitas?, ¿cómo podemos ayudarte?


Podemos sostenerlas económica y emocionalmente, y podemos turnarnos para sustituirlas y que así puedan tener dos días de descanso a la semana, y vacaciones para que puedan desconectar y alejarse. Podemos cuidarlas cuando enferman, cuando se derrumban emocionalmente, cuando vienen los días de hospitalización o muchas noches seguidas sin dormir, y cuando se presentan nuevas dificultades según va agravándose la salud de la persona que está recibiendo los cuidados. Y por supuesto, cuando todo termina, siguen los cuidados, porque es entonces cuando soltamos toda la tensión, el agotamiento, el miedo, la tristeza y todas las emociones contenidas. 


Para que cuidar no suponga un desgaste tan brutal a nivel físico y emocional, lo único que funciona ahora mismo es la empatía y la solidaridad de todos los miembros de la familia, lo mismo las de sangre que las de la amistad. 


Repartir los cuidados y cuidar a las cuidadoras principales es un asunto político de primer orden: no es justo que la única solución que nos ofrece el sistema sea explotar a una mujer pobre y sin papeles para que se encargue de una tarea tan dura, tan mal pagada, y tan poco valorada como los cuidados. 


Cuidar es una responsabilidad de todos y de todas nosotras: a nuestros mayores, a nuestros niños, niñas, y bebés, a nuestras mascotas y nuestras plantas y huertos. También a los seres queridos que sufren accidentes, o tiene discapacidades y enfermedades mentales o fisicas que les hacen dependientes durante un tiempo. 


Todos y todas nosotras estamos en algún momento de nuestras vidas en una posición o en otra: necesitamos recibir cuidados en muchas épocas de nuestras vidas, es de justicia que también cuidemos a los demás cuando nos necesitan. 


Si hemos sobrevivido como especie, es gracias al compañerismo y la solidaridad, a nuestra capacidad para cuidarnos, para trabajar en equipo, y para crear redes de apoyo mutuo.


¡Necesitamos una Revolución Amorosa y de Cuidados ya! 


Podemos empezar hoy mismo, en nuestra propia familia y redes de seres queridos, repartiendo tareas, y dedicando nuestra energía y nuestro tiempo a dar y a recibir cuidados. 


Esta revolución no es posible sin los hombres, que tienen que renunciar al privilegio de recibir cuidados sin darlos, arremangarse hasta los codos, y empezar a asumir la parte que les toca. Es un asunto de sentido común y justicia social.

También las compañeras que se dedican profesionalmente a los cuidados merecen nuestros cuidados y nuestro apoyo, para que todas tengan salarios dignos y todos sus derechos garantizados.


#amordelbueno #cuidados #unmundomejor #cuidadoras #JusticiaSocial


Artículos relacionados:

La Revolución Amorosa 

La Ética del Amor y la Filosofía de los Cuidados

No cuidar es un privilegio patriarcal 

Cuidar a los que nos cuidan 

La colectivización de los cuidados: otras formas de cuidar son posibles



Coral Herrera Gómez Blog

Únete al Laboratorio del Amor

Únete al Laboratorio del Amor
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
¡Vente con nosotras!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.