2 de septiembre de 2018

Tratarnos bien cuando nos enfadamos



Podemos enfadarnos y expresarlo sin usar la violencia, y sin hacer daño a la persona con la que nos enfadamos. No es fácil, pero podemos tratar bien a todo el mundo incluso en momentos de ira intensa. Es cuestión de tomar conciencia y entrenar cada vez que nos invada la rabia y el cabreo.


Uno de los grandes retos para disfrutar del amor, es aprender a expresar nuestra ira sin violencia, a gestionar nuestro enfado sin hacer daño a los demás, y tratar bien a las personas con las que nos enojamos. 

Tenemos a toda la cultura en contra: en todos los relatos los protagonistas expresan con violencia su enojo. A las niñas les permitimos llorar, pero no mostrar su enfado. Los niños varones en cambio aprenden que el único sentimiento que pueden expresar es la rabia, y les hacen creer que no hay otra forma de resolver los problemas que usando la violencia. Todos sus héroes lo hacen, lo mismo los buenos que los malos: torturan y castigan a sus enemigos, y son más eficaces si lo hacen desde la ira. 

Por eso es tan importante aprender tratarnos bien y cuidarnos en momentos de tensión y cabreo, porque los niños y las niñas nos imitan y aprenden de nuestro ejemplo. Nuestro mal humor no debería convertirse en gritos, insultos, amenazas y humillaciones, comentarios despreciativos, ni debería hacer daño a nadie: ni a desconocidos, ni a nuestros seres queridos. De hecho, el trato hacia la gente con la que nos enfadamos debería ser exquisito hasta que podamos sentarnos a hablar con tranquilidad y explicar cómo nos sentimos, y por qué. 

No es fácil porque nuestro primer impulso cuando nos sentimos dolidos es herir al otro para que reaccione ante nuestra ira: para que pida perdón, se arrepienta, sienta miedo o para que deje de hacer algo que nos molesta o nos hace daño. Y no se trata tampoco de ocultar esa rabia que sentimos: es legítimo expresarla y mostrarla, pero no utilizarla para vengarnos ni para torturar a la otra persona. No se trata de empezar una guerra, sino de que la otra persona cambie su comportamiento o reflexione sobre la situación para poder resolverla.  

Urge en la Escuela aprender a gestionar las emociones fuertes, y a resolver nuestros conflictos cuando nos cabreamos sin herir a nadie. Se trata de poder decir cómo se siente una sin ponerse agresiva ni sumisa, utilizando la asertividad, o sea, la capacidad para hablar desde la calma para negociar, pactar y resolver el conflicto.

Sólo así podremos dejar de maltratar a nuestras niñas y niños, que son los más vulnerables, y dejar de maltratarnos entre nosotros, en la casa, en la calle, y en las redes sociales.

#AmorDelBueno #BuenosTratos #Emociones #TratoExquisitoEnLosConflictos

Coral Herrera Gómez Blog

Quiero que me escribas cada vez que publiques nuevos contenidos en el Blog:

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
Visita mi tienda de regalos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.