23 de junio de 2019

Un truco para tener más sexo con tu pareja: comparte las tareas domésticas




Una pareja que funciona como un equipo y basa su relación en la cooperación y la solidaridad, disfruta más del sexo que una pareja en la que una sola persona asume la mayor parte del trabajo doméstico, de crianza y cuidados.

Es de sentido común: una pareja basada en la explotación de una de las dos personas es una relación injusta y desequilibrada en la que una tiene una situación privilegiada, mientras la otra trabaja para que su vida sea más fácil y más bonita.

Este trabajo no es gratis: la injusticia genera cabreo, rabia, amargura y resentimiento, que es más grande cuanto mayor es la situación de abuso.

Y el cabreo nos baja la libido, es así de simple.

Las mujeres hemos vivido durante siglos como siervas del Señor (del Padre, del Marido), pero nos estamos rebelando, en las calles, en la casa, y en la cama. Ahora sabemos que la mayor parte de las mujeres del planeta tenemos doble jornada laboral, y disponemos de menos tiempo libre que nuestras parejas, y estamos hartas. Los hombres solo tienen que cumplir con el mandato patriarcal de traer ingresos a la casa, las mujeres además de trabajar para obtener ingresos, tenemos que asumir todo lo demás: tareas domésticas, organización y administración del hogar, crianza de los hijos/as, cuidados a familiares dependientes y a mascotas, más todo el trabajo mental y trabajo emocional que supone llevar adelante un hogar.

Hay muchos hombres que "ayudan", pero ya no nos conformamos con la ayuda. No es suficiente: no queremos jefes que colaboran, queremos compañeros con los que repartir igualitariamente el sostenimiento de la familia. Compañeros que luchan por los derechos y la igualdad de los hombres, y de las mujeres también, lo mismo en la fábrica que en el hogar. Compañeros solidarios, generosos y responsables que no necesitan someter a nadie para vivir como si fueran ricos en su propia casa.

Hoy en día, el reparto desigual de tareas es uno de los motivos principales para separarse o divorciarse, junto con la infidelidad. Las mujeres ya no asumimos nuestro papel de criadas-esposas: no queremos reyes en casa a los que cuidar y complacer, queremos compañeros, queremos amor del bueno.

Las mujeres estamos agotadas: nos dijeron que podíamos con todo. Y nos piden que seamos todo a la vez: tan buenas madres y amas de casa como nuestras abuelas, tan profesionales como nuestras madres, y tan modernas como nuestras hijas. Nuestras energías y nuestro tiempo son muy limitados, y el sexo requiere de ambos para que sea una experiencia gozosa. La única forma de conquistar nuestro derecho al tiempo libre y de combatir el cansancio es compartiendo las tareas con la gente con la que vivimos.

La sobrecarga de trabajo nos pone de mal humor, y la hormona del estrés nos anula la hormona del amor. Es así de simple. Cuanto mayor es el cabreo y el cansancio, menos ganas tenemos de disfrutar de una sesión de sexo. Cuanto más solidario es el compañero, más ganas tenemos de hacer el amor.

Es fácil de entender: cuanto más se implica un hombre en sus obligaciones y responsabilidades, más ganas dan de follárselo, de cogérselo, de disfrutarlo.

Es una regla muy simple: cuanto más se compromete y trabaja un hombre en todo lo que tiene que ver con la limpieza, el orden, la alimentación, el cuidado de las mascotas, la crianza de los hijos e hijas, la organización del hogar y de la vida familiar, más posibilidades tiene de tener una compañera feliz a su lado.

Cuanto más felices somos las mujeres, más ganas tenemos de revolcarnos entre las sábanas. Y es que no hay nada más excitante que tener a tu lado a un hombre comprometido. Una persona que te cuida y se cuida, que se comporta como un adulto, que no se siente superior a ti, y que no necesita a una mamá que le de ordenes y le diga lo que tiene que hacer.

Cuando no hay reciprocidad, no hay manera de quererse bien y de disfrutar del amor. Cuando una relación no está equilibrada, no hay forma de evitar el conflicto y las luchas de poder. Cuando hay conflictos permanentes, se nos quitan las ganas de besar, acariciar, abrazar y jugar con los hombres. Para poder tener buen sexo, hay que tener buena comunicación y mucha complicidad, y toneladas de empatía, generosidad, y solidaridad.

Cuando sientes con tu pareja el amor compañero, es mucho más fácil tener la casa llena de risas, besos, gemidos y jadeos.

Tomen nota, compañeros: no se trata solo de barrer o de fregar los platos cuando toca. Se trata de renunciar a los privilegios de la masculinidad, y de transformar la propia masculinidad: los más machos son los hombres más egoístas, abusadores y explotadores.  No podéis seguir haciendo como que no pasa nada: si pasa. Os tenéis que poner ya a trabajaros los patriarcados: para ser mejores personas, y para tener relaciones más placenteras y más divertidas con vuestras compañeras.

Haz la prueba: cuando te lo trabajas a fondo para quitarte el machismo que llevas dentro, la mujer que has elegido para compartir la vida, la alegría, el deseo y el amor se multiplican. Verás cómo aumenta la lujuria al mismo tiempo que aumenta tu compromiso en el hogar al que perteneces. Si en lugar de sentirte superior logras sentirte un miembro más de la familia que has formado con tu chica, y sientes que tienes la misma responsabilidad que ella, es más probable que ella tenga ganas de jugar contigo y divertirse en la cama.

Si tomas conciencia de tu lugar y tu papel en la casa, tendrás muchas más posibilidades de llenarla de risas, abrazos, caricias, besos, juegos eróticos y sesiones de sexo maravillosas. 

Haz la prueba: verás que rico.


Coral Herrera Gómez



Más artículos relacionados:

Hombres que cuidan 

Hombres que ya no hacen sufrir por amor 

Sin machismo los hombres serían más felices

Otras formas de ser hombre son posibles

¿Cómo contribuimos las mujeres a la transformación de las masculinidades?


Coral Herrera Gómez Blog

Quiero que me escribas cada vez que publiques nuevos contenidos en el Blog:

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
Visita mi tienda de regalos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.