30 de enero de 2011

Mujeres egipcias en lucha



Estoy conmovida con la lucha de los pueblos magrebíes: Túnez, Egipto, Marruecos, lugares donde la gente no posee las libertades y los derechos que tenemos aquí, que se juegan mucho más que cualquier occidental acudiendo a una manifestación, faltando al trabajo,
 luchando por visibilizar su protesta, su dolor, su rabia.



 Me estremeció leer que los egipcios tienen cortadas sus vías de comunicación, la primera de ellas, Internet, lo que demuestra que es el primer medio de comunicación de masas horizontal, que surge desde la gente y para la gente, pese a los intentos de controlar la libertad de circulación de la información, que se extiende como la pólvora desde los blogs y las redes sociales. ya hacía tiempo se advertía del gusto de las mujeres árabes jóvenes, encerradas en casa a la espera de que llegue un marido, a las redes sociales. Este es el resultado de esta libertad informativa. Las consecuencias serán más represión, más control por parte del poder político y económico, más hostias, más sangre, más rabia, más revolución.




No sé si en España tendremos la valentía que está demostrando esta gente. Supongo que tendríamos que ser diez millones mas de precarios y unos dos millones mas de parados para que estallase la rabia acumulada; pero solo cuando deje de gobernarnos un partido "socialista". Para que exista la protesta aquí es necesario un partido de derechas con mano dura que nos de bien por todos lados sin cortarse un pelo; entonces sindicatos y oposición sacarían a las masas descontentas a la calle.




Mientras, observamos como la gente está harta de tragar, de pasar penurias, de emplear todo su tiempo de vida en enriquecer a unos pocos multimegamillonarios del planeta, de ser estafada y despojada de sus derechos más fundamentales.





Y lo increíble ha sido que ni el ejército ni la policía ha provocado una masacre, y que en Túnez se despojaron de sus uniformes para convertirse en humanos, en trabajadores asalariados, en personas con madres, hermanas, hijos e hijas hartos de pasar penurias.


 Esta foto que sigue me hace llorar de la emoción; una mujer besando a un policía. para mí es el símbolo de la madre que pare soldados que reprimen a sus hermanos.





Nosotras somos las que traemos hij@s al mundo y deberíamos educarlos para la paz, no para la guerra. No hay nada más doloroso que entregar la vida de tu hijo por una causa tan absurda como la patria, la religión o los intereses petroleros.



Me impresiona la valentía de las mujeres árabes, se ven de todas las edades, y me estremece pensar en lo desesperadas que tienen que estar por su presente, por el futuro de sus hijos y nietos, por el estado de su pueblo.



Si la detienen sufrirá torturas, humillaciones verbales, noches de calabozo y proceso judicial; pero este es su gran momento. Hombres armados retrocediendo temerosos ante la pedrada de rabia. Hombres que podrían matarla a palos en tres minutos pero no avanzan.


 Una revolución que parece imparable.




Es estremecedor ver a las mujeres egipcias y tunecinas participar en la revolución, porque tienen mucho más que perder que sus compañeros varones. Y aun así, salen a la calle, con o sin velo, para exigir un cambio radical, para decir basta a la pobreza, a la falta de oportunidades, a la represión informativa.







Toda mi solidaridad con las revoluciones árabes de parad@s, trabajador@s, estudiantes, intelectuales. gente sensible que forma escudos humanos para proteger el Museo del Cairo, gente comprometida que sale a la calle para reclamar unas condiciones de vida dignas, gente que está muriendo por el terrorismo de Estado, gente que está abandonando los uniformes para unirse a sus herman@s. 



Recopilación de fotos de  Leil-Zahra Mortada

para ver más: 



Publicar un comentario en la entrada

Unete al Laboratorio del Amor

Unete al Laboratorio del Amor
http://otrasformasdequererse.com/
Si te gustan mis artículos y quieres compartirlos en tu web o blog, puedes escribirme al mail: coralherreragom@gmail.com