29 de agosto de 2009

Ciberamores: El Amor en Internet



Hoy quería escribir acerca de cómo las nuevas tecnologías están modificando nuestras formas de relacionarnos. Contra la tesis que afirma que Internet es un medio que contribuye a aumentar la soledad de los individuos posmodernos, yo pienso que es una poderosísima herramienta de comunicación horizontal. Pese a los esfuerzos de la televisión, Internet es el único medio que integra al consumidor al dispositivo comunicacional. Es el primer medio que proporciona herramientas para expresarse y para el desarrollo de la creatividad sin trabas, y además permite la comunicación de las personas entre sí, cosa que no es posible en otros medios masivos. 

Es cierto que existe una brecha lingüística (determinada por el uso internacional y masivo del inglés) y una brecha tecnológica entre los seres humanos que pueden acceder a la red y los que no, pero su uso cada vez es más masivo incluso en países subdesarrollados, y supone una vuelta a la creación de la cultura e intercambio de información entre la gente sin mediaciones. Es cierto también que los imperios tecnológicos como Microsoft y fenómenos masivos como los de Google, Yahoo, Facebook o Myspace están copando abusivamente el mercado cibernético. 

A pesar de ello, la Red es un sitio que permite a miles de personas comunicarse, escribir y exponer sus creaciones artísticas, y tener acceso a un número ilimitado de productos culturales, blogs, páginas web, periódicos, revistas, fanzines, folletos digitales, portales de información, etc.



. Como aspectos positivos del amor en Internet, me gustaría subrayar el hecho de que muchas personas han vivido y están viviendo historias de amor tan reales o más que en la realidad de la vida cotidiana (Berger y Luckmann). Cada vez son más numerosos los matrimonios de gente que se conoció por Internet, los romances a distancia, los adulterios cibernéticos, los reencuentros con antiguos novios y amantes. Internet es la gran alternativa para la gente que huye de los lugares tradicionales de ligoteo, como bares y discotecas, o para los que lo utilizan indistintamente, complementando los ligues reales con los ligues cibernéticos.

Muchas personas tienen, por distintas razones, problemas para ligar: timidez, complejos, inseguridad, horarios de trabajo difíciles, prohibición de salir de casa (para las mujeres musulmanas o los presos cumpliendo condena en su domicilio), aspecto físico no adecuado para los cánones de belleza hegemónicos (obesidad mórbida, malformaciones, enfermedades), personas que viven en entornos aislados, (como es el caso del mundo rural), o simplemente personas casadas que echan canitas al aire cibernéticas. Además, para los habitantes de las grandes ciudades, donde el tiempo es el gran problema, Internet es cada vez más un medio para conocer gente, ligar o echarse unos polvos sin compromiso. En este sentido, por la web se ahorra tiempo porque tenemos un catálogo de hombres y mujeres dispuestos a conocer a alguien y establecer relaciones sin tener que salir a la calle a buscarlas.

Internet es un mundo en el que las barreras físicas, arquitectónicas o ambientales se eliminan; la desconexión puede producirse de inmediato (no tenemos que excusarnos para irnos), y la conexión se da en unas condiciones de total libertad: las personas hablan entre sí si les apetece, si se gustan, si quieren intercambiar información…. Hablar por Internet es más fácil que en el cara a cara (especialmente para los más tímidos), y a menudo facilita la primera cita porque los amantes virtuales ya han podido escribirse, oírse y verse en la pantalla. Los nervios ante la cita "a ciegas" son los mismos, pero al menos ya tendremos bromas con las que romper el hielo.   



La gran utopía amorosa de Internet ha sido, para muchos, la idea de que en el amor la belleza interior es lo que cuenta. Anque no seas excesivamente guapa o guapo, pueden enamorarse de ti por lo que uno realmente es por dentro, sin tener en cuenta el factor físico. Es una utopía porque con el desarrollo de los perfiles, podemos ver videos y fotos de la persona sin conocerla de nada, de modo que el aspecto físico o la fotogenia siguen siendo fundamentales. 

Después de todo, en la Web ocurre lo mismo que en la vida diaria: buscamos gente perfecta del mismo modo que buscarmos el producto que nos satisfaga. Lo queremos todo y ya; la gente se encuentra a un golpe de ratón, a un click. Esto es un fenomeno que va en aumento, porque ya no es cosa de frikis, sino que cada vez más la gente lo usa con naturalidad, para tener encuentros sexuales esporádicos, o para encontrar al amor de su vida (aunque sea una y otra vez).

  Gracias, sin duda, a Internet, el amor es hoy en día más globalizado e intercultural, pues une a parejas de todo el mundo. Con Internet no existen las distancias físicas o temporales, de modo que dos enamorados pueden verse diariamente, aunque uno esté en Moscú y otro en un pueblecito de la costa portuguesa. 

Internet sin duda tiene muchas ventajas, porque permite a la gente trascender su pueblo, su entorno, su localidad, y conocer gente de todas partes sin moverse de casa. Estas mismas relaciones a distancia también mueven a la gente; hay personas que se recorren medio globo por ir a conocer a su amado.Yo conozco parejas maravillosas que nacieron en los chats y que hoy en día comparten felizmente su vida; en realidad, Internet es un modo más de conocerse, tan válido como las agencias de contactos, los viajes organizados, las fiestas privadas y públicas, etc.




Además, Internet permite a las organizaciones y los movimientos sociales ampliar sus redes de apoyo e información; cada vez hay más clubes de frikis, asociaciones vecinales, culturales o políticas, ONG’s, Plataformas, medios de contrainformación, organizaciones de todo tipo que unen a gente por su ideología política, su orientación sexual, su estilo de música preferido, su deporte favorito, su preocupación por el medio ambiente, o sus aficiones personales. Y esto es positivo porque revitaliza los movimientos sociales, visibiliza nuevas formas de organizarse, permite el intercambio de información, ... dando una oportunidad de aportar cosas y relacionarse a la gente con problemas de movilidad o con escasas habilidades sociales. También disminuye la soledad del raro del pueblo o las dificultades de relación de los ex-presos; Internet, en este sentido, es un medio enormemente democrático e integrador, porque las personas con discapacidades o los ancianos pueden moverse con soltura por la World Web Wide.


También es positiva la visibilidad que adquieren grupos de sexualidad heterodoxa. Estos grupos poseen ideologías alternativas en torno a las relaciones sexuales y afectivas, e Internet es un lugar donde poder encontrar gente que comparte estas prácticas sexuales no hegemónicas con mucha discreción. A través de la Red, homosexuales que no han salido del armario, individuos que quieren practicar intercambio de parejas (swingers), tríos, cuartetos y orgías, sadomasoquistas, etc. pueden entrar en contacto; a menudo se hacen quedadas masivas a festivales de fin de semana que reúnen a cientos o miles de personas afines a determinadas prácticas. En los medios de comunicación masivos estos grupos no existen o son presentados como gente excéntrica; por ello Internet es el medio a través del cual adquieren visibilidad y pueden organizarse. 




El aspecto negativo es, por supuesto, la mediación. Internet es un espacio a la vez liberador (para las personas que eligen voluntariamente otras prácticas sexuales alejadas de la monogamia y la heterosexualidad) y opresivo (para las prácticas comerciales que explotan a personas que son víctimas de la explotación sexual o el abuso, como es el caso de la pederastia y la esclavitud infantil). Nos parece importante distinguir este punto porque las únicas noticias que salen de Internet están relacionadas con la pederastia y el tráfico de esclavos sexuales, pero nunca presentan el lado positivo de Internet: su capacidad para conectar a las personas y la posibilidad de interacción y comunicación que ofrece, por ejemplo, a las parejas que tienen que vivir separadas por océanos por motivos de trabajo. En este sentido, Internet rompe las barreras del tiempo y del espacio y nos acerca al sueño humano de la teletransportación. Estoy segura de que en unas décadas podremos enviar hologramas, imágenes nuestras tridimensionales con movimiento, a la otra punta de la Tierra en tiempo real.


Las relaciones amorosas de Internet se ven influenciadas en gran medida por páginas como meetic, planazo, badoo, match, etc. que ofrecen la posibilidad de conocer gente e iniciar amistades o romances. Estas páginas facilitan un espacio a cada persona para colgar su perfil y tener fotos, videos, correo y sistema para chatear. Esto implica que la forma de conocerse está predeterminada por los parámetros que ofrece la página para registrarse y relacionarse. Algunas son de pago y otras gratuitas, pero en todas parece que vamos a comprar on line el mejor producto. El producto que se adecue a nuestras necesidades. 


Si somos españoles de clase media con profesión liberal buscamos un perfil similar al nuestro creyendo que así será más fácil ser compatible con la otra persona. Los miembros de estas páginas de citas varían en sus apetencias: unos buscan gente con la que pasar ratos agradables, y otros buscan a su princesa ideal, el problema es que el amor es caprichoso, variable, impredecible. Es fácil decir: “me voy a enamorar de esta mujer que es parecida a mí y tiene mis mismos intereses”, pero no es fácil que suceda. A menudo las personas nos enamoramos de gente diferente a nosotros (diferente profesión, clase socioeconómica, religión, raza, etnia, idioma o cultura), o buscamos que tengan lo que nosotros no tenemos; por eso buscar al príncipe azul en Internet a menudo genera más frustración que buscarlo en la Realidad.

En la interacción cara a cara conocemos gente y se activan muchos mecanismos (el olor que emitimos, los gestos que percibimos, la forma de caminar o de estar sentado, la sinceridad de la mirada, etc.) que en Internet no se dan. Por eso el amor en estas páginas de Internet no es fácil, y a menudo se parece a una búsqueda consumista de un producto ideal. 


Sin embargo, nuestro veredicto es positivo: Internet mejora las relaciones humanas porque permite comunicarse con gente lejana al instante, porque permite hacerlo a través de distintos medios: escribir un mail, chatear, postear en un blog, enviar videos y fotos, grabar una canción o una declaración de intenciones… y porque normalmente las relaciones atraviesan la pantalla y la gente queda para conocerse cara a cara e intercambiar feromonas olfativas. A veces se dan flechazos brutales, otras veces el encuentro no va más allá de una amigable charla, y en otras acaba siendo una cita divertida en la que intercambiar placeres sin compromisos posteriores.

Otras voces más críticas se escandalizan porque se considera que Internet promueve la infidelidad. Cada vez son más los hombres que están chateando por el celular mientras sus compañeras cocinan, y cada vez más mujeres que tienen al marido viendo la televisión y chatean con su amante desde el portátil. Intercambian comentarios, y cada uno está en otra parte del mundo intercambiando mensajes picantes, tiernos, banales o profundos. El deseo de volar hacia otros brazos creo que es el mismo de siempre; es la tecnología la que ha avanzado. Antes se hacía más clandestinamente, ahora puedes ser descubierto si tu pareja entra en tu correo, en tu celular o tus perfiles en las redes sociales. Así que no podemos echar la culpa a Internet; son millones las parejas aburridas de sí mismas que sondean en el ciberespacio en busca de un poco de emociones fuertes. 


Las voces más críticas consideran aberrante que la gente pase delante de la pantalla un tiempo precioso que podría emplearse en estar con gente en la realidad. Los últimos estudios recalcan lo importante que es para nosotros poder hablar con alguien cara a cara, dar y recibir abrazos y besos, sentir calor humano, bromear y reírnos… y sobre todo, poder quitarnos las máscaras y las pantallas y tener gente con la que poder compartir nuestras intimidades sin necesidad de defendernos o medir nuestras palabras. 


Así, el uso de Internet como pantalla para no enfrentarse al mundo sí que puede llegar a ser patológico, sobre todo porque esa pantalla nos permite mostrarnos como queremos que nos vean, no como somos. Eso se ve en la vida real (casi siempre mostramos nuestro mejor lado) y en Facebook, donde todo el mundo va de buen rollito y siempre se cuentan buenas noticias y grandes hazañas, o pequeños problemas cotidianos. Pero nunca contamos miserias personales que ensucien nuestro perfil (he traicionado a mi amiga, me he aprovechado de mi primo, he mentido a mi compañero de trabajo, he sido infiel a mi marido, he robado en una biblioteca, he leído el correo de mi esposa, he hablado mal de mi vecino a los otros vecinos...).








Artículos relacionados:


Amores horribles: Los celos en la cultura popular

Amores horribles en Facebook






Publicar un comentario

Unete al Laboratorio del Amor

Unete al Laboratorio del Amor
http://otrasformasdequererse.com/
Si te gustan mis artículos y quieres compartirlos en tu web o blog, puedes escribirme al mail: coralherreragom@gmail.com