10 de noviembre de 2018

Pasos a seguir para someter a millones de mujeres con la droga del amor romántico




O cómo fabricar yonkis del amor para que los hombres vivan como reyes:
- A los 6 años las niñas ya deben de tener clara su condición de ser humano inferior y admirar a los hombres.
- Desde la infancia tienen que verse como víctimas, y empezar a soñar con el cuento de que en el amor romántico está la felicidad.
- Desde la infancia hay que contarles que sólo las querrán por su capacidad para amar y cuidar a los demás, explicarles todo lo que no pueden y no deben hacer por ser mujeres, y hacerles creer que su valía depende de la aceptación y el reconocimiento de los demás.
- Una niña con carencias afectivas será más vulnerable y dependiente: no hay que acostumbrarles a los besos, los brazos y el cariño. Que se lo ganen obedeciendo.
- Meterles en vena la necesidad de ser amadas para estar completas: que vean muchas películas de princesas que esperan con paciencia la llegada de su amado, que piensen que el amor es la salvación y la solución a todos sus problemas.
- El amor ha de ser el centro de su universo y sus preocupaciones, cuanto antes empiecen a soñar con su Príncipe Azul, mejor.
- Construir sus miedos para que los interiorice: miedo al fracaso por no tener pareja, miedo a no ser nadie, miedo al abandono, miedo a no ser amada, miedo a la soledad.
- Seducirlas y engañarlas a todas con la idea de que amar es sufrir, aguantar, renunciar y someterse, y que tendrá el premio que merece al final del valle de lágrimas en el que vivimos.
- Que interioricen la guerra contra el patriarcado y pierdan sus energías en batallas inútiles, que se maltraten y se autodestruyan, que se hagan auto-boicot, que se crean que la felicidad está fuera para que busquen desesperadamente a alguien que las quiera.
- Que soporten todo en nombre del amor: malos tratos, violencia, relaciones de abuso y explotación. Que se sometan al patriarcado desde la intensa necesidad de ser amada por un hombre.
- Que crean que solas no pueden, y con sus amigas tampoco.
- Que sientan que si no le llega el amor es porque tienen mala suerte, o porque es culpa suya, y que sigan soñando con los milagros románticos.
- Que crean que los demás son muy felices y comen perdices.

Si machacas constantemente la autoestima de las mujeres con mensajes a través de los medios para que luchen contra sí mismas, para que no les guste su cuerpo ni su personalidad, para que se sientan mal y sean exigentes consigo mismas, para que crean que estando guapas las van a querer más, para que se torturen voluntariamente, entonces se someterán a la tiranía de la belleza y siempre estarán acomplejadas, insatisfechas, inseguras, y amargadas.
Una vez que prueben la droga del enamoramiento, ya las tienes de rodillas mendigando o exigiendo amor, esforzándose para ser amadas, intentando ser complacientes, olvidándose de sí mismas, traicionando sus ideales, renunciando a su libertad, haciendo sacrificios, y deseando cuidar a cualquier hombre que quiera cumplir el papel de Salvador o Príncipe Azul.

Así se fabrican las yonkis del amor: mujeres que viven amargadas por la falta de amor, mujeres que se conforman con las migajas de amor, mujeres que se autoengañan para seguir consumiendo su droga favorita, mujeres que se olvidan de su felicidad y trabajan para hacer felices a los hombres.
Sabiendo que así nos quiere el patriarcado, llenas de culpa, frustraciones, rabia, miedos, sufrimientos, y dominadas por nuestra necesidad de amor, entonces hay que trabajar muy duro para desobedecer, para ir contracorriente, para dejar de someternos y de sufrir por amor, para liberarnos, para querernos bien a nosotras mismas, para buscar otras formas de relacionarnos, y para construir colectivamente mucho amor del bueno.


5 de noviembre de 2018

¿Por qué no se van de casa las mujeres que sufren violencia machista?


¿Que por qué no se van de casa las mujeres que sufren violencia machista? Porque cuando se separan, a veces empieza un infierno mucho peor: los maltratadores se obsesionan, viven devorados por la rabia y el odio, las acosan, las persiguen por la calle, entran en su casa, la atacan en redes sociales y por teléfono, las amenazan todos los días, a algunas las pegan palizas y las violan, las destruyen psicológicamente mientras ellas tratan de aguantar. 

Muchas de las que se atreven a denunciar no reciben orden de protección, a pesar de que cuando lo hacen la violencia y el odio contra ellas se intensifica. A muchas las acaban matando porque la rabia del maltratador no disminuye con el tiempo: son capaces de estar años acosando, insultando, maltratando, y tratando de quitarle a los hijos e hijas, porque saben que es la forma de castigo más cruel que podemos sufrir cuando somos madres. 

Las mujeres no se separan para proteger a sus hijos y porque no quieren separarse de ellos, ni dejarles solos con el padre. Tienen la autoestima por los suelos, sufren depresiones y ansiedad, sus energías están puestas en sobrevivir, y viven con un miedo permanente. 

Las mujeres no se van de la casa porque la mayoría no tienen donde ir, y cuando logran huir, ellos las encuentran y las amenazan en su lugar de trabajo o en la calle. 

La única forma que tienen algunas mujeres de salvar su vida es que el maltratador lleve escolta humana que le controle las 24 horas del día, pero la ley pone el foco en la víctima. Algunos jueces protegen a los agresores y les permiten convivir con sus hijos e hijas aunque sean un auténtico peligro. 

Así que a ellas no les queda más remedio que intentar "desaparecer", pero no todas pueden hacerlo. Se necesita una red de gente querida muy volcada en apoyarla, y no todas las mujeres tienen esa red. Muchas están solas y desamparadas por el Estado, y cuando el machista las mata, ningún juez es inhabilitado pese a que han negado la ayuda en una situación de peligro. Son los máximos responsables de las vidas de esas mujeres, niñas y niños que necesitan protección, y son cómplices de los machistas violentos.También la prensa es cómplice porque sigue justificando a los agresores y los asesinos, y culpabilizando a las víctimas.

¿Se entiende entonces por qué no huyen las mujeres, y qué ocurre cuando lo hacen? 

#25N #DíaInternacionalContraLaViolenciaMachista
#MachismoMata #StopFemicidios
#UnMaltratadorNoEsUnBuenPadre
#JusticiaPatriarcal #JuecesCómplices #MujeresEnLucha

30 de octubre de 2018

Las niñas y la revolución feminista



Ellas son la medida de todas las cosas. La forma en que tratamos a las niñas son el mejor indicador para evaluar si un país es democrático, y si sus líderes gobiernan en contra o a favor de la gente. La inmensa mayoría de los gobiernos del mundo son incapaces de garantizar los derechos humanos de las niñas más pobres, porque al poder no le interesa acabar con la pobreza.

Ellas sufren más hambre y la desnutrición que los niños, sufren más el analfabetismo, trabajan millones de horas dentro y fuera de sus casas en condiciones de semiesclavitud, les cortan los genitales, las casan con viejos, sufren violaciones en sus casas, mueren más en los partos que las mujeres adultas, son obligadas a ser madres y a renunciar a su infancia, sufren más accidentes mortales en sus hogares, las usan para hacer intercambios comerciales entre familias, las prostituyen cuando no hay para comer, las secuestran y las esclavizan los traficantes de niñas para uso sexual o reproductivo, y en países como China o India su nacimiento es una desgracia, por eso las matan más que a los niños.

Ellas no sufren sólo la violencia del capitalismo, también el patriarcado con su misoginia, racismo, xenofobia, el odio a la infancia, y el odio a los pobres: en ellas se concentra toda la violencia del mundo, sus cuerpos son atravesados por todo el odio del mundo. Para entender nuestro tiempo presente, hay que fijarse en cómo tratamos a los seres humanos más indefensos y vulnerables, y cómo trabajamos para conseguir derechos humanos para todas ellas sin excepción.

Hay que empezar por su derecho a vivir una vida libre de violencia, seguir por el derecho a techo, a la salud y la educación, su derecho a no trabajar y a ser niñas, su derecho a no sufrir la tortura de ser madres en la infancia, su derecho al placer y la alegría, y su derecho a recibir afecto y buenos tratos de su tribu, de su comunidad, y de la sociedad entera. Ellas son el motivo más importante para luchar por un mundo mejor, ellas son el principal sujeto del feminismo y de la revolución feminista

#DerechosDeLasNiñas #StopMutilaciónGenital #StopMaltratoInfantil #StopViolenciaMachista #StopAbusoInfantil
#PatriarcadoCriminal #NiñasNoEsclavas #NiñasNoMadres #StopPobreza #Feminismo #DerechosSexualesYReproductivos

29 de octubre de 2018

Temas de Noviembre en el Laboratorio del Amor



Durante todo el mes vamos a estar trabajando en el tema del amor sin romanticismo,

 y en la fabricación de herramientas para trabajar los celos en el Laboratorio del Amor. 

Terminaremos con un chat en directo, si os apetece uniros a nosotras, podéis apuntaros aquí: 

http://otrasformasdequererse.com/laboratorio-del-amor/

28 de octubre de 2018

Que tus emociones no hagan daño a nadie: primer principio de la ética amorosa





"Que tus emociones no hagan daño a nadie" es una de las leyes fundamentales del amor y los afectos. También es un principio básico de la autocrítica amorosa: por gigantesco que sea el tsunami emocional que te arrasa, que no deje víctimas a su paso, que no duela a los demás, que no se multiplique. 

Funciona muy bien, por ejemplo, para evitar reproducir la cadena familiar de los malos tratos, o para trabajar los celos, el odio, la pena, los miedos... es justo lo contrario al pensamiento patriarcal que legitima la sed de venganza del amante dolido, y con el que se justifica, por ejemplo, la violencia machista.


Creo que controlar las emociones para que no hagan daño a los demás y tampoco a nosotras mismas, es una de las mejores herramientas para mejorar nuestras relaciones y para cuidar nuestra salud mental y emocional. Las emociones suben de intensidad cuando las estallamos contra la otra persona, y nunca nos hace sentirnos bien. Además no suele provocar reacciones positivas en ella, sino más bien lo contrario. Es así, en realidad, como iniciamos las guerras, los conflictos, y las peleas, con la idea de que si nosotras estamos dolidas, entonces la otra persona tiene que sufrir también.  
La única forma de desahogarnos sin hacer daño a nadie es cuando podemos compartir lo que sentimos con nuestra gente querida. Si tenemos el espacio afectivo para hablar de ellas, si logramos  desahogarnos sin que nuestras palabras hieran a nadie, entonces se van diluyendo poco a poco, bajan en intensidad y volumen, se hacen más manejables para trabajar con ellas. Necesitamos hablar de lo que sentimos, pensar la emoción para lograr que no nos arrase. Necesitamos racionalizarla, tomar distancia, coger otras perspectivas del tema, y escuchar buenos consejos de las amigas y los amigos que nos quieren. A veces, incluso, necesitamos ayuda profesional para tener herramientas que nos permitan trabajar las emociones.
Al compartirlas y sacarlas de las profundidades de nuestro ser, creo que dejan de tener tanto poder sobre nosotras. De pronto no parecen ya monstruos gigantescos y no nos sentimos tan vulnerables. Una vez que las vemos manejables, es más fácil sentarse a hablar con la persona con la que hemos tenido el conflicto, por ejemplo. Para solucionarlo y elaborar nuevos pactos, o para separarnos sin hacer la guerra. 
Mi propuesta es que tomemos esta idea como un principio fundamental de la ética amorosa: que mis emociones no hagan daño a nadie, ni a mi misma. Tenemos que aprender a manejar la ira, la pena, la frustración, el dolor, el desamparo, el odio, los miedos, la rabia y la tristeza para que no nos destruyan, y no destruyan a los demás.
De lo que se trata al fin y al cabo, es de disfrutar de la vida y del amor, y para eso es fundamental aprender a surfear en los tsunamis emocionales, a sacar toda la emoción sin que estalle contra nadie, a convivir con las emociones, a expresarlas y compartirlas, a manejarlas para que no nos inunden, y para que podamos tener calidad de vida. Y porque nos merecemos estar bien, y ser felices. 

Coral Herrera Gómez

20 de octubre de 2018

Autoestima y resistencia política

En realidad las mujeres no tenemos un problema de autoestima. El problema lo tiene el patriarcado que nos quiere machacar y encuentra en todas nosotras una resistencia feroz. Todas queremos estar bien, vivir bien, disfrutar de la vida y del amor., pero el patriarcado nos invita a autodestruirnos a diario. 

Es cierto que a veces tenemos las defensas más bajas, pero ahora ya sabemos que la guerra no es contra nosotras mismas, sino contra el patriarcado que tenemos dentro repitiéndonos constantemente que no valemos nada. Y esto nos pasa a todas, así que hay que unirse, compartir herramientas, desobedecer todo lo que se pueda, y aprender a quererse bien a una misma. 

Resistir al patriarcado y desalojarlo de nuestro interior es el mayor acto de rebeldía política que estamos haciendo en nuestras vidas. Y ya tenemos la receta mágica para liberarnos: aprender a cuidarnos y a querernos mucho, a nosotras y entre nosotras. y estamos en ello, ya no nos para nadie. 

#MujeresQueYaNoSufrenPorAmor

Charlando con Leticia Dolera en La Ser

Ayer en la radio, charlando con Leticia Dolera en la Cadena SER sobre películas románticas:





19 de octubre de 2018

Mi libro en la tele del Diario Público



En el programa La Frontera, Juan Carlos Monedero habla de mi libro y lee un poquito al terminar su programa. Que ilusión #MujeresQueYaNoSufrenPorAmor

17 de octubre de 2018

¿Por qué hay que dejar de sufrir por amor?


De Steven Meissel



Sufrir por amor nos envejece y nos pone feas. Es justo lo contrario a lo que sucede cuando nos enamoramos y estamos felices: se nos ve radiantes, nos brilla el pelo, la mirada, la piel, y todo el mundo nota nuestras noches de amor.

Cuando sufrimos se nos marcan las ojeras, las bolsas, las arrugas, se nos borra la sonrisa, se nos opaca la mirada y se seca la piel. Estamos más cansadas siempre, porque sufrir nos roba las energías y la alegría de vivir. Sufrir no es gratis: además de envejecer, nos deteriora por dentro y por fuera. Nuestra salud mental y emocional se daña, nuestra salud física también.

Hay que dejar de sufrir por amor cuando nos hace dependientes de la droga del amor, nos aísla y nos pone sumisas, como quiere el patriarcado. Nos vuelve zombies, nos amarga la vida, nos hace perder tiempo, con lo corta que es la vida.

¿Queréis mas razones para convenceros de lo importante que es no sufrir por amor?

Nos sobran los motivos: tenemos que dejar de despilfarrar tiempo y energías en relaciones que no funcionan y no nos hacen felices. Mejor si es desde el principio.
Cuanto antes te liberes, mejor.
Cuando una se libera, nos liberamos todas.

#LoRománticoEsPolítico #MujeresQueYaNoSufrenPorAmor #AutocuidadoFeminista


En librerías y en la web de Catarata:
https://www.catarata.org/libro/mujeres-que-ya-no-sufren-por-amor_80398/

13 de octubre de 2018

Reflexiones sobre la Guerra Mundial contra las Mujeres


The Conquest of Natureby Eugenia Loli (178) The Old Reader



Brasil: una mujer asesinada cada 2 horas.
México: una mujer asesinada cada 3 horas.
Colombia: una mujer asesinada cada 9 horas.
Argentina: una mujer asesinada cada 34 horas.
El Salvador: una cada día.
Venezuela: una cada 2 días.
República Dominicana: una cada 3 días.

Multipliquen las horas, los días y los meses para echar cuentas de la cantidad de mujeres asesinadas por el terror machista. Y luego les invito a leer sobre la cantidad de violaciones, desapariciones, secuestros, agresiones y abusos sexuales, acoso callejero y laboral que sufren las mujeres y las niñas en América Latina. Sus agresores y asesinos son hombres: maridos, novios, pretendientes, ex novios. Las matan en casa, y nadie lo ve. La prensa te cuenta que el asesino la amaba.

xxxxxxx


La Guerra Mundial contra las mujeres y las niñas es la guerra más larga de la Historia de la Humanidad. También es la más cruel, porque sólo hay un ejército, no dos. Los soldados del patriarcado matan, esclavizan, violan, torturan y maltratan a la mitad de la población, que está desarmada. La Resistencia feminista lucha desde posiciones pacifistas, sacando a miles de mujeres a las calles cada 25 de Noviembre en todo el planeta. No lo leerás en los libros de Historia ni en los de texto.


xxxx


#DesdeEuropaNoLoVéis: a mi me pasó también, así que entiendo que le pase a tanta gente. Yo había leído mucho sobre feminismo y estaba muy concienciada, pero cuando emigré a América Latina, me quedé horrorizada. Cuando estás en Europa, es fácil que te hagan creer que las mujeres tienen ya todos sus derechos y que la desigualdad está en los salarios, y en los altos puestos directivos, y poco más, porque en los medios apenas te cuentan lo que pasa en el mundo.

Pero cuando vienes acá, te encuentras con una realidad brutal. El nivel de machismo y de violencia en este continente es espantoso: salir a la calle para cualquier mujer es un peligro en la mayor parte de los países. Pero estar en casa, también: es el espacio en el que más violaciones, secuestros, torturas y asesinatos hay.

Si en España matan a una mujer una vez a la semana, aquí en América los machistas matan a doce al día. Si en España se denuncia una violación cada 8 horas, aquí es cada diez minutos, más todas las que no se denuncian. La cantidad de niñas violadas, embarazadas y obligadas a ser madres es demencial: es una tortura sistemática, diaria, llena de crueldad. Estamos hablando de miles, millones de niñas, desde la Patagonia hasta la frontera con Estados Unidos. Si en España las mujeres son precarias, aquí son pobres y extremadamente pobres.

Cualquier cifra que uses para explicar la violencia machista, en Centroamérica y México se multiplica por cien: aquí la guerra contra las mujeres es un genocidio. Mujeres descuartizadas, quemadas vivas, empaladas, degolladas, violadas en grupo hasta la hemorragia mortal, asesinadas con machetes, martillos, bates de béisbol, cuchillos, asfixiadas, o asesinadas a golpes. Aquí la impunidad es casi total, sobre todo en países como México. Los hombres trafican con mujeres para llevarlas a Europa y a Estados Unidos como si fueran ganado, desaparecen cientos de mujeres al año, y la justicia no actúa. No estamos seguras en los taxis, ni en el metro, ni en las calles, ni en el campo, ni en la casa. Es un verdadero infierno.

Entiendo que hay gente que cree que las feministas somos unas exageradas, pero ya es hora de que entendáis vosotros que Europa es una isla de bienestar desde la que no se aprecia la guerra contra las mujeres, no se percibe el cambio climático con tanta violencia, no se ve la pobreza extrema, ni el inmenso poder de las iglesias fundamentalistas. Mi consejo es que abráis los ojos, leáis mucho, y viajéis para abrir horizontes en vuestras mentes: la realidad fuera de vuestras islas es terrible, especialmente para las mujeres y niñas de Asia, África, India, China, y América Latina. Seguir negando el patriarcado y el femicidio mundial es un crimen: nos están matando, todos los días, a todas horas. Hay que visibilizar esta guerra, y visibilizar a las mujeres que luchan para acabar con ella, las heroínas del siglo XXI, las que están poniendo sus cuerpos y sus vidas para parar esta locura, pero no las ves porque para los medios de tu país no existen. Pienso que invisibilizar, minimizar o negar esta guerra es como negar el Holocausto, definitivamente. No es ignorancia, es maldad.

#AbreLosOjos #FeminismoOBarbarie #StopFemicidios #TerrorismoMachista #StopGuerraContraLasMujeres #AbajoElPatriarcado


xxxx


La Guerra mundial contra las mujeres y las niñas es una de las guerras más monstruosas y largas de la Historia de la Humanidad. No se habla de ella y no hay nadie con quien reunirse para pedir la paz, y mientras se acusa a las feministas de ser violentas, cada día los hombres nos matan, nos secuestran, nos esclavizan, nos violan y nos torturan en todos los paises del mundo.

En México cada 40 minutos un hombre viola a una mujer (sólo hablamos de las violaciones denunciadas). Cada 7 horas uno de ellos mata a una mujer, es decir, 3 o 4 personas asesinadas al día.

Es un genocidio lento y constante, en la que están implicados muchos hombres: policías, jueces, periodistas, y todos los que colaboran con el patriarcado para justificar la misoginia, cosificar a las mujeres, romantizar la violencia, negar la guerra, y culpabilizar a las víctimas. Son muchos soldados, y entre ellos no hay bajas, ni heridos, ni presos.

Nosotras estamos luchando desarmadas frente a unos enemigos armados hasta los dientes, nuestra única defensa es el feminismo

#ElOdioContraLasMujeres #LaGuerraMundialContraLasMujeres

Coral Herrera Gómez



Datos sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el mundo:

https://www.cepal.org/es/publicaciones/5826-estudio-la-informacion-la-violencia-la-mujer-america-latina-caribe

http://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures

https://www.fidh.org/es/temas/derechos-de-las-mujeres/8-de-marzo-de-2018-dia-internacional-de-lucha-por-los-derechos-de-las

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37828573


Coral Herrera Gómez Blog

Quiero que me escribas cada vez que publiques nuevos contenidos en el Blog:

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
Visita mi tienda de regalos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.