28 de abril de 2019

Mujeres que sufren en la fiesta de la democracia



Hoy se celebra la "fiesta de la democracia" en España, y yo tengo que confesar que a mí me parece una fiesta muy macabra: yo sufro un montón. Se me encoge el alma pensando en la cantidad de gente que va a votar en contra de los derechos humanos de las mujeres, los y las inmigrantes, las lesbianas y los gays, las personas trans, la gente pobre y la clase obrera. Me duele pensar que hay gente que apoya el fin de la sanidad y la educación pública, las leyes que atentan contra nuestras libertades, la tortura de los animales, y que apoye el negocio de unos pocos hombres que se forran alquilando cuerpos de mujeres y vendiendo sus bebés.

Suena surrealista, pero hay gente que quiere que gobiernen partidos que quieren mantener o incrementar los privilegios de la Iglesia y las grandes empresas. Son partidos que muestran descaradamente su nostalgia por la dictadura y quieren devolvernos a tiempo pasados, son líderes políticos cuyo objetivo es aumentar la precariedad y la explotación laboral, los salarios indecentes, el empobrecimiento de toda la población y el enriquecimiento de unos pocos.

Realmente hay poca diversión en esta fiesta en la que ponemos en peligro nuestra propia democracia eligiendo a tipos como Hitler, Bolsonaro, Trump, o alguno de los tres niñatos ignorantes y machistas del Trifachito español. La fiesta de la democracia en realidad es un día para sufrir mucho: por el peligro que corren los pocos derechos y libertades que tenemos, y porque es el día en el que se legitiman la derecha y el fascismo como una opción tan válida y democrática como las demás.

Cada vez que celebramos esta "fiesta de la democracia", pienso en toda la gente que se queda fuera: emigrantes que vivimos en el extranjero, inmigrantes que viven en España, españoles que son hijos de inmigrantes, y gente que se abstiene voluntariamente de votar porque no se siente representada por ningún partido, no quiere elegir al menos malo de todos, y no considera que el régimen político que heredamos del franquismo sea una democracia.

Este año las protagonistas de la fiesta somos las mujeres: la derecha capta muchos votos con el discurso antifeminista, nos jugamos mucho en estas elecciones. Cada cuatro años nos pasamos horas en vilo rezando para que la gente de izquierdas vaya a votar y nos libremos de un gobierno de extrema derecha, pero en esta ocasión la tensión es máxima.

Se pasa fatal, la verdad, mirando sondeos y esperando los resultados, y cuando llegan, no estalla la alegría: generalmente sólo experimentamos angustia por el alto abstencionismo, dolor y rabia cuando gana la derecha, o alivio cuando no gana la derecha. Así lo vivo yo, sufriendo desde el extranjero, y viendo como gana la derecha año tras año desde hace décadas.

Y es que cómo no sufrir en esta fiesta que ni es realmente una fiesta, ni es una democracia: no hay nada más anti-democrático que un sistema político que permite al fascismo presentarse a las elecciones manipulando la realidad, emitiendo discursos de odio contra las mujeres y otros colectivos humanos, y trabajando para acabar con los pilares de la democracia, que son los derechos humanos fundamentales.

Si vas a votar, piensa en las mujeres más pobres de España. Ellas no pueden participar, y serían las más afectadas por el triunfo de la derecha que las odia por ser inmigrantes, por ser pobres, y por ser mujeres. Las mujeres más pobres de España no pueden elegir a sus representantes, y son las que más desprotección, abusos y explotación sufren. Viven sin papeles, cobran los salarios más bajos, trabajan jornadas muy largas, y soportan toda la opresión, la desigualdad, el racismo, la xenofobia, y la violencia patriarcal. Ellas son las que sufrirán las consecuencias de la precariedad laboral, las que serán separadas de sus familias por las deportaciones, las que serán encerradas en centros de internamiento para extranjeros, las que se quedarán sin acceso a la educación y a la sanidad, y las que pondrán sus cuerpos para el negocio de la prostitución y la compraventa de bebés cuando la derecha logre legalizarlo. Ellas son las que más sufrirán los recortes y eliminación de derechos si gana la derecha: piensa en ellas si vas a ir a las urnas, porque necesitan nuestro apoyo y solidaridad, más que nunca. #NoVotesAlTrifachito

#28A #España #SufrirEnLaFiestaDeLaDemocracia #Antifeminismo #MujeresPobres #GenteQueVotaContraSusDerechos #GenteQueNoPuedeVotar #LoLLamanDemocraciaYNoLoEs #SinDerechosNoHayFiesta #SinMujeresNoHayDemocracia

Coral Herrera Gómez Blog

Quiero que me escribas cada vez que publiques nuevos contenidos en el Blog:

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año

Únete al Laboratorio del Amor, por 10 euros al mes, o 100 euros al año
Para saber más pincha en la imagen

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor

Regalate un curso en el Laboratorio del Amor
Visita mi tienda de regalos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Quiero colaborar


¿Quieres colaborar con mi blog? Ahora puedes hacerte mecenas de mi blog con una aportación ecónomica, grande o pequeña, cualquier contribución a este proyecto es bienvenida.



PayPal. La forma rápida y segura de pagar en Internet.