11 de diciembre de 2016

Sobre Fidel Castro y la revolución

En mi humilde opinión, a Fidel y su gente les faltó dar el último paso de la revolución: eliminar el partido, las jerarquías, los líderes revolucionarios, y dejar al pueblo cubano autorganizarse y autogestionar sus recursos y sus propias normas de convivencia.

En la Cataluña de 1936 se hizo y funcionó: no hay nada más revolucionario que el poder popular asambleario en el que confluyen la libertad y la igualdad. Sin ídolos, sin dioses, sin líderes viviríamos mejor. Fidel dejó de hacer falta una vez que logró consolidar su revolución, pero no quiso dejar de ser el Papá de todos, seguro se pensó imprescindible.

También podría haber aprovechado para acabar con la desigualdad de género, el machismo, la misoginia, la lesbofobia, la homofobia y la transfobia, porque sin diversidad y feminismo no hay revolución posible.

Dicho esto, no puedo negar que Fidel me parece un personaje histórico apasionante.
Buen viaje y hasta siempre, comandante.
Publicar un comentario

Unete al Laboratorio del Amor

Unete al Laboratorio del Amor
http://otrasformasdequererse.com/
Si te gustan mis artículos y quieres compartirlos en tu web o blog, puedes escribirme al mail: coralherreragom@gmail.com